El Proyecto Aquiline de la CIA era un avión no tripulado de 3 metros que llevaría a cabo misiones de espionaje en las profundidades de la Unión Soviética.

La CIA ha desclasificado un nuevo grupo de documentos sobre el proyecto desde principios de la década de 1970, revelando entre otras cosas, planes para adaptarse a la propulsión nuclear y hacer que opere fuera de la famosa Área 51.

El Proyecto Aquiline nunca entró en funcionamiento, por razones que exploraremos. Pero, como señala la CIA en el prefacio del nuevo lanzamiento, «el concepto demostró ser invaluable como precursor de los vehículos aéreos no tripulados de múltiples capacidades de hoy en día”.

Proyecto Aquiline

El proyecto se originó en la década de 1960. Después del derribo del avión espía Gary Powers U-2 sobre la Unión Soviética, los vuelos tripulados se volvieron políticamente demasiado arriesgados. Los satélites podían mirar por encima de la Cortina de Hierro, pero solo proporcionaban fotografías granuladas de largo alcance. Lo que se necesitaba era un pequeño avión no tripulado para el reconocimiento estratégico desde el primer plano.

La solución fue un avión no tripulado impulsado por hélice disfrazado de pájaro volador. Desde la distancia, era indistinguible de un buitre.

El informe de 1968 de la CIA indica:

“Es pequeño, vuela bajo y lento, tiene pequeños dispositivos visuales, acústicos y de radar; pueden superar las defensas en lugar de dominarlas”.

El hardware fue construido por McDonnell Douglas, con al menos cinco prototipos de drones construidos y probados.

Al ser de bajo costo, «inofensivo» y no tripulado, Aquiline fue visto como más políticamente aceptable que un avión tripulado y no provocaría la misma reacción que un avión de combate potencialmente armado que vuela sobre otro país. Su enfoque sigiloso significa que «penetraría con relativa impunidad miles de millas en áreas negadas como la Unión Soviética, China Roja, Cuba, etc.»

CIA desclasifica avión no tripulado «Stealth Drone» de los años '70, con propulsión nuclear
Prototipo de drone Aquiline con forma de pájaro por McDonnell Douglas. Archivo de la CIA

El Proyecto Aquiline tenía la intención de llevar una variedad de cargas útiles para el reconocimiento de cerca de sitios sensibles. Además de las cámaras fotográficas e infrarrojas, podría equiparse con equipo para inteligencia electrónica (captar detalles de emisiones de radio y radar, por ejemplo, ubicar el radar de defensa aérea) e inteligencia de comunicaciones, espiar el tráfico de radio ruso. Los datos se enviarían de vuelta a un controlador central a través de un avión de relevo, ahora revelado como un C-47. El avión no tripulado se recuperaría en el aire en helicóptero, una técnica que ya estaba en uso en las operaciones de aviones no tripulados Firebee en Vietnam.

Curiosamente, los documentos también revelan dispositivos de emplazamiento» para recopilar información, regresar más tarde para recoger información y apoyar a ‘agentes en el lugar’.

Las especificaciones técnicas del drone Aquiline están en gran medida redactadas o no incluidas en los documentos suministrados. Un documento indica que llevaría a cabo operaciones en rangos de hasta 1.931 kilómetros. La navegación sería un problema en los días anteriores al GPS. Una sugerencia fue que Aquiline seguiría caminos, rieles o líneas eléctricas para encontrar lugares remotos.

Propulsión atómica

Un concepto detallado de operaciones muestra cómo se ejecutaría una misión Aquiline. La unidad de drones se basaría en el Área 51, con equipos móviles con los drones y unidades de control de radio volando a ubicaciones operativas, bases de la USAF o portaaviones de la Armada, según sea necesario.

Cada misión se llevaría a cabo a lo largo de una ruta previamente planificada y ensayada. Se tomaron medidas especiales para proporcionar información sobre el clima a lo largo de la ruta planificada desde la Central Meteorológica Global de la Fuerza Aérea y para proporcionar seguridad física para el equipo y el personal clasificados.

CIA desclasifica avión no tripulado «Stealth Drone» de los años '70, con propulsión nuclear
Documento ‘Concepto de operaciones’ de la CIA. Archivo de la CIA

La mayor revelación en los nuevos documentos son los planes para actualizarlo con una planta de energía atómica. El original tenía un motor de 3.5 caballos de fuerza desarrollado originalmente para una motosierra, que la CIA planeó reemplazar con algo más futurista: un sistema de propulsión de radioisótopos.

Otra declaración informativa afirma que «en su forma avanzada» Aquiline podrá operar sobre objetivos durante 120 días, lo que sugiere una fuente de energía nuclear.

Se esperaba que el avión no tripulado de potencia atómica estuviera en uso operativo en 1974. Si bien la NASA todavía usa fuentes de energía de radioisótopos para alimentar sondas espaciales y rovers planetarios, generalmente se los considera demasiado peligrosos para su uso en la Tierra. El informe pasa por alto esto:

“Tendrá una gran utilidad para aplicaciones sobre el agua; sus riesgos de radiación serán tan bajos como para permitir la consideración de su uso para misiones en tierra”.

CIA desclasifica avión no tripulado «Stealth Drone» de los años 70, con propulsión nuclear
EL Proyecto Aquiline sería operado desde el Área 51.

El Proyecto Aquiline pudo haberse adelantado a su tiempo. Ciertamente no fue el final de los drones con forma de pájaro.

En cuanto a la CIA, que también desarrolló un prototipo de drone libélula guiado por láser al mismo tiempo que Aquiline, es poco probable que abandonaran la idea por completo. Pero es posible que no descubramos la tecnología actual de drones espías de la CIA hasta que la desclasifiquen en otros cincuenta años.

¿Es posible que es drone haya sido confundido con avistamiento de OVNIs o UAPs?

Pueden leer el informe de la CIA en este ENLACE.

Fuente: Forbes

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here