Aunque podríamos pensar que sabemos todo del cuerpo humano, este no deja de sorprendernos. Ahora, un nuevo descubrimiento ha sido realizado: descubren accidentalmente un nuevo órgano dentro de la cabeza humana.

Mientras un grupo de oncólogos del Instituto del Cáncer de los Países Bajos utilizaban un nuevo tipo de exploración como parte de su investigación en pacientes con cáncer de cabeza y cuello, notaron que dos áreas de la cabeza se iluminaron inesperadamente.

Mientras seguían escaneando pacientes, seguían encontrando la misma área iluminada. Resultó que las 100 personas escaneadas tenían puntos brillantes. No era una anomalía, era potencialmente un órgano completamente nuevo.

Glándulas salivales

Se trata de un conjunto de glándulas salivales, predominantemente glándulas mucosas con múltiples conductos de drenaje, ubicadas en la parte posterior de la nasofaringe.

Wouter Vogel, oncólogo radioterapeuta y autor del estudio, dijo en un comunicado:

“Las personas tienen tres conjuntos de glándulas salivales grandes, pero no allí. Hasta donde sabíamos, las únicas glándulas salivales o mucosas en la nasofaringe son microscópicamente pequeñas y hasta 1000 están distribuidas uniformemente por toda la mucosa. Así que, imagina nuestra sorpresa cuando encontramos estas”.

Hallazgos confirmados

Los investigadores confirmaron los hallazgos con sus colegas del UMC de Ámsterdam utilizando cadáveres, y ahora han denominado «glándulas tubarias» al órgano más nuevo de la humanidad.

Descubren accidentalmente un nuevo órgano dentro de la cabeza humana
Glándulas tubarias. Crédito: Radiotherapy and Oncology

Postularon que estas glándulas podrían representar una complicación en pacientes sometidos a radiación, incluida la disfagia (dificultad para tragar), y estudiarlas podría ayudar a los oncólogos a evitar esta área para prevenir posibles complicaciones.

Vogel agregó:

“La radioterapia puede dañar las glándulas salivales, lo que puede provocar complicaciones. Los pacientes pueden tener problemas para comer, tragar o hablar, lo que puede ser una carga real”.

Se han observado a otros 723 pacientes sometidos a radioterapia, descubriendo que mientras más radiación se administre al área que contiene las glándulas tubarias, se experimentarán más complicaciones luego de la terapia.

Vogel dijo que estas son buenas noticias, debido a que se podría evitar futuras complicaciones en pacientes.

“Para la mayoría de los pacientes, técnicamente debería ser posible evitar la administración de radiación a esta ubicación recién descubierta del sistema de glándulas salivales de la misma manera que tratamos de preservar las glándulas conocidas. Nuestro siguiente paso es averiguar cómo podemos preservar mejor estas nuevas glándulas y en qué pacientes. Si podemos hacer esto, los pacientes pueden experimentar menos efectos secundarios que beneficiarán su calidad de vida en general después del tratamiento”.

El estudio científico ha sido publicado en la revista Radiotherapy and Oncology.

Vía: Nethelands Cancer Institute

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here