Los humanos actuales podrían tener en su ADN los rastros de una antigua especie de homínido de hace aproximadamente un millón de años.

El antepasado puede haber sido el Homo erectus, pero nadie lo sabe con certeza: el genoma de esa especie humana extinta nunca se ha secuenciado, dijo Adam Siepel, biólogo computacional en el Laboratorio Cold Spring Harbor y uno de los autores de un nuevo artículo que examina las relaciones de los ancestros humanos antiguos.

La nueva investigación, publicada este 6 de agosto en la revista PLOS Genetics, también encuentra que los humanos antiguos se aparearon con neandertales entre 200.000 y 300.000 años atrás, mucho antes de que ocurriera la mezcla más reciente y mejor conocida de las dos especies, después que el Homo sapiens emigró en grandes cantidades de África a Europa hace 50.000 años. Gracias a este antiguo evento de mezcla, los neandertales en realidad deben entre el 3% y el 7% de sus genomas al antiguo Homo sapiens, informaron los investigadores.

Siepel dijo en un comunicado:

“Nuestra mejor conjetura es que un grupo temprano de humanos anatómicamente modernos abandonó África y luego se encontró y se cruzó con neandertales, tal vez en el Medio Oriente. Este linaje [de los humanos] se habría perdido, ya sea extinguido, o absorbido por los neandertales, o migrado de regreso a África”.

Antigua mezcla

La nueva investigación ilustra la complejidad de la profunda historia de la humanidad. Durante mucho tiempo se ha acumulado evidencia de que los humanos y los neandertales se aparearon mientras sus poblaciones se superponían en Europa, antes de que los neandertales se extinguieran hace unos 30.000 años.

Hallan ADN de misteriosa y antigua especie que se apareó con los seres humanos
Reconstrucción de un neandertal.

En 2010, los investigadores informaron que entre el 1% y el 4% de los genes humanos modernos en personas de Asia, Europa y Oceanía provenían de ancestros neandertales. Cuando se suman todos los fragmentos de ADN de neandertal presentes en todos los humanos modernos en la actualidad, se puede preservar aproximadamente un 20% del genoma de neandertal, según una investigación de 2014.

A medida que los científicos pudieron secuenciar fragmentos de ADN más frágiles de fósiles de ancestros humanos antiguos, descubrieron una compleja red de cruces que se remonta a milenios atrás. Algunos isleños del Pacífico, por ejemplo, llevan fragmentos del ADN de una misteriosa especie antigua de humanos conocida como denisovanos.

Los investigadores del nuevo estudio utilizaron un método computacional para comparar los genomas de dos neandertales, un denisovano y dos individuos africanos modernos. (Los africanos fueron elegidos porque las personas modernas en África no portan genes de neandertales del conocido entrecruzamiento humano-neandertal que ocurrió en Europa a partir de hace 50.000 años).

Historia compleja

El análisis arrojó evidencia de este tipo de inserción anidada de ADN. El hallazgo de que el Homo sapiens parece haberse apareado con neandertales entre 200.000 y 300.000 años atrás combina con evidencia previa de algún tipo de evento de mezcla entre las dos especies antes de que los humanos se mudaran en masa a Europa, dijo Siepel.

Los investigadores también encontraron que el 1% del genoma de los denisovanos proviene de los genes de un ancestro desconocido, de un evento de cruzamiento que debe haber sucedido, aproximadamente, hace un millón de años. Este ancestro misterioso podría haber sido el Homo erectus, dijo Siepel, porque el Homo erectus probablemente se superpuso en Eurasia con los ancestros de los denisovanos y los neandertales. Sin embargo, estos fragmentos son pequeños y no hay secuencias de Homo erectus para compararlos, por lo que esto es especulativo.

Hallan ADN de misteriosa y antigua especie que se apareó con los seres humanos
Reconstrucción plástica de un Homo erectus.(Wikimedia Commons / CC BY-SA 3.0)

En ambos casos, estos eventos de cruzamiento se transmitieron nuevamente a los humanos modernos: los investigadores encontraron que el 15% de las secuencias de cruzamiento que se encuentran en los denisovanos están presentes en las personas que viven hoy en día.

Los nuevos resultados son otra evidencia de que los linajes humanos antiguos y modernos se mezclaron con relativa frecuencia, dijo Siepel.

Fuente: Live Science

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here