Un equipo internacional de científicos está desafiando nuestra comprensión de una parte de la historia de la Tierra al observar la Luna, la crónica más completa y accesible de las colisiones de asteroides que excavaron nuestro sistema solar.

En un estudio publicado hoy en Science, el equipo muestra que el número de impactos de asteroides en la Luna y la Tierra aumentó de dos a tres veces, comenzando hace unos 290 millones de años.

Sara Mazrouei, autora principal del estudio y Ph.D. en el Departamento de Ciencias de la Tierra en la Facultad de Artes y Ciencias de la University of Toronto (U of T), dijo en un comunicado:

Nuestra investigación proporciona evidencia de un cambio dramático en la tasa de impactos de asteroides tanto en la Tierra como en la Luna que se produjo aproximadamente al final de la era del Paleozoico.

La implicación es que desde ese momento hemos estado en un período de tasa relativamente alta de impactos de asteroides que es 2.6 veces mayor que hace 290 millones de años”.

SwRI fue parte de un equipo que usó los datos de Lunar Reconnaissance Orbiter para estudiar los cráteres de la luna, en función del tamaño y el código de color según la edad aquí, para comprender la historia del impacto de la Tierra. La superficie lunar está dominada por cráteres azules menores de 290 millones de años, lo cual es consistente con los de la Tierra, lo que indica que los bombardeos en ambos cuerpos han aumentado desde entonces
SwRI fue parte de un equipo que usó los datos de Lunar Reconnaissance Orbiter para estudiar los cráteres de la luna, en función del tamaño y el código de color según la edad aquí, para comprender la historia del impacto de la Tierra. La superficie lunar está dominada por cráteres azules menores de 290 millones de años, lo cual es consistente con los de la Tierra, lo que indica que los bombardeos en ambos cuerpos han aumentado desde entonces. Crédito: NASA/LRO/USGS/University of Toronto

No fueron borrados por la erosión

Anteriormente se había asumido que la mayoría de los cráteres más antiguos de la Tierra producidos por los impactos de asteroides han sido borrados por la erosión y otros procesos geológicos. Pero la nueva investigación muestra lo contrario.

Rebecca Ghent, asociada. profesor en el Departamento de Ciencias de la Tierra de la U of T y uno de los coautores del artículo, dijo en un comunicado:

La relativa rareza de los grandes cráteres en la Tierra con más de 290 millones de años y más de 650 millones de años no se debe a que hayamos perdido los cráteres, sino a que la tasa de impacto durante ese tiempo fue más baja de lo que es ahora.

Esperamos que esto sea de interés para cualquier persona interesada en la historia del impacto de la Tierra y la Luna, y el papel que podría haber jugado en la historia de la vida en la Tierra”.

Vista aérea de un cráter de meteorito en Arizona
Vista aérea de un cráter de meteorito en Arizona.

Durante décadas, los científicos han tratado de comprender la velocidad con que los asteroides golpean la Tierra mediante el uso de fechado radiométrico de las rocas a su alrededor para determinar sus edades. Pero como se creía que la erosión causaba la desaparición de algunos cráteres, era difícil encontrar una tasa de impacto precisa y determinar si había cambiado con el tiempo.

Una forma de evitar este problema es examinar la Luna, que es golpeada por asteroides en las mismas proporciones en el tiempo que la Tierra. Pero no había manera de determinar las edades de los cráteres lunares hasta que el Lunar Reconnaissance Orbiter (LRO) de la NASA comenzó a orbitar la Luna hace una década y estudiar su superficie.

Analizando los impactos en la Luna

Usando los datos de la LRO, el equipo pudo reunir una lista de las edades de todos los cráteres lunares con una antigüedad inferior a mil millones de años. Lo hicieron utilizando datos del instrumento Diviner de LRO, un radiómetro que mide el calor que irradia la superficie de la Luna, para controlar la tasa de degradación de los cráteres jóvenes.

Durante la noche lunar, las rocas irradian mucho más calor que un suelo de grano fino llamado regolito. Esto permite a los científicos distinguir rocas de partículas finas en imágenes térmicas.

Datos de impactos en la Luna
Datos de impactos en la Luna. Crédito: NASA/LRO/University of Southampton/University of Toronto

Los científicos utilizaron  esta información anteriormente para calcular la velocidad a la que las rocas grandes que rodean los cráteres jóvenes de la Luna, expulsadas a la superficie durante el impacto de asteroides, se descomponen en el suelo como resultado de la lluvia constante de pequeños meteoritos durante decenas de millones de años. Al aplicar esta idea, el equipo pudo calcular las edades de los cráteres lunares que no tenían fecha.

En comparación con una línea de tiempo similar de los cráteres de la Tierra, encontraron que los dos cuerpos habían registrado la misma historia de bombardeo de asteroides.

Se desconoce la razón del salto en la tasa de impacto, aunque los investigadores especulan que podría estar relacionado con grandes colisiones que tuvieron lugar hace más de 300 millones de años en el cinturón principal de asteroides entre las órbitas de Marte y Júpiter. Tales eventos pueden crear escombros que pueden alcanzar el sistema solar interior.

Si bien los investigadores no fueron los primeros en proponer que la tasa de ataques de asteroides a la Tierra ha fluctuado en los últimos mil millones de años, son los primeros en mostrarla estadísticamente y cuantificar la tasa.

Los hallazgos se describen en el estudio «Earth and Moon impact flux increased at the end of the Paleozoic», publicado en la revista Science.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here