Hace algunos días se reportó la muerte en masa de elefantes en Botswana. El incidente fue un total misterio, sin embargo investigadores podrían haber hallado al «culpable».

Si bien la intoxicación es una posibilidad, también se ha sugerido que un nuevo patógeno puede ser responsable, y se ha planteado la idea de que podría transmitirse a los humanos.

Una declaración del gobierno de Botswana con fecha del 12 de julio dijo que hasta ahora se habían encontrado 281 cadáveres de elefantes alrededor de Seronga. Dijo que las investigaciones sobre estas «muertes inexplicables» estaban en curso. Se enviaron muestras de diagnóstico a otros países para su análisis. Si bien los resultados de Zimbabwe habían sido devueltos, el gobierno estaba esperando los resultados de otros países antes de hacer más anuncios.

Los lugareños informaron que los elefantes caminaban en círculos antes de caer de bruces al suelo. Se ha sugerido que este es un signo de deterioro neurológico, potencialmente debido a una nueva enfermedad.

Niall McCann, de la organización benéfica de conservación con sede en el Reino Unido National Park Rescue, dijo que hasta que los resultados de las pruebas regresen, lo que causó la muerte masiva sería solo especulación. Hasta el momento, no hay evidencia para decir que esta es una enfermedad nueva. «Todo es desconocido», dijo.

McCann agregó:

“Lo que sí sabemos es que los elefantes afectados parecen sufrir una función motora comprometida, lo que sugiere que esto, sea lo que sea, afecta al sistema nervioso central de alguna manera.

El gobierno de Botswana está muestreando múltiples cadáveres y el medio ambiente circundante. Estas muestras se envían para su análisis a múltiples laboratorios tanto regionales como internacionales. Si esto fuera algo simple, ya sabríamos de qué se trata; si es algo nuevo, complejo o que se degrada rápidamente, entonces podría llevar meses descubrir qué está matando a todos estos elefantes”.

Riesgo de propagación

Si las muertes son el resultado de una nueva enfermedad, existe el riesgo de que se propague aún más entre las diferentes poblaciones. McCann dijo que debido a que los elefantes viajan grandes distancias, se debe suponer que no estará contenido en la región.

También sugirió que lo que sea que esté causando la muerte de los elefantes podría representar un riesgo para los humanos.

McCann dijo:

“Si se trata de una toxina o un veneno, el riesgo para las poblaciones humanas es obvio, ya que es probable que el agua o el suelo estén contaminados. Si se trata de una enfermedad, entonces vale la pena ser muy prudente y asumir que la zoonosis es una posibilidad hasta que se descarte. Todos estamos viviendo con las consecuencias de un evento zoonótico , y asumir que esto no podría suceder aquí sería arrogante”.

La zoonosis es donde una enfermedad puede transmitirse de animales a humanos. Se cree que así es como comenzó la actual pandemia de COVID-19. Se sabe que los elefantes transmitieron tuberculosis a los humanos en el pasado, pero no se sabe si alguna enfermedad nueva también podría transmitirse. Los expertos también dicen que el riesgo de esto es muy bajo.

Stephen M. Rich, Director del Laboratory of Medical Zoology en la University of Massachusetts Amherst, dijo que los virus «no siguen las reglas». Dijo que un virus que podría ser mortal para los elefantes podría ser inofensivo para los humanos, y viceversa.

Rich dijo:

“Primero, el universo de virus es muy grande, por lo que descubriremos virus ‘novedosos’ durante mucho tiempo. Algunos de ellos serán patógenos, es decir, causarán enfermedades. Y un subconjunto de ellos serán patógenos de animales que pueden contagiarse a los humanos”.

Daniel Streicker, investigador principal de la organización benéfica de investigación con sede en el Reino Unido, Wellcome Trust, que estudia enfermedades infecciosas, dijo que sin saber qué virus está matando a los elefantes, incluso si es un virus, es imposible saber si representa un riesgo a humanos.

Streicker dijo:

“La aparición repentina y la restricción geográfica de las muertes sugieren que si se trata de un patógeno, y no, por ejemplo, una toxina, puede ser introducido recientemente a los elefantes, quizás de otra especie”.

Muerte de cientos de elefantes habría sido por un nuevo patógeno que podría pasar a humanos
Crédito: JBi-Weisendorf / Pixabay

Eric Fèvre, presidente de Veterinary Infectious Diseases de la University of Liverpool en el Reino Unido, dijo que cree que la transmisión zoonótica «es una posibilidad bastante remota, pero [estoy] de acuerdo en que tiene sentido investigar para estar seguro».

Fèvre dijo:

“En ausencia de una mejor información de diagnóstico, es difícil estar más seguro, aunque es probable que el riesgo humano aquí sea bajo; no hay razón por ahora para imaginar que esto es zoonótico”.

Aún así, la información actualmente disponible no es concluyente. El gobierno de Botswana ha manifestado que las investigaciones están en curso y que diversos laboratorios están analizando las muestras tomadas de los cadáveres de los elefantes.

Fuente: News Week

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here