Oscar Santa María Huerta vivió un evento bastante sorprendente que se convirtió en el único caso registrado de un avión militar disparando a un OVNI.

Durante la mañana del 11 de abril de 1980, quien fuera Teniente Coronel de la Fuerza Aérea Peruana de tan solo 23 años de edad, Oscar Santa María Huerta, estaba preparándose para realizar ejercicios diarios junto a 1.800 militares y civiles en la Base de la Fuerza Aérea de la Joya, a unos 1.000 kilómetros de Lima, capital de Perú.

Huerta, quien había volado aviones de combate desde los 19 años, se preparaba para despegar con su avión caza Sukhoi-22 para interceptar un OVNI.

El extraño objeto había sido avistado a unos 5 kilómetros de distancia, a unos 600 metros de altura y sin responder a ninguno de los avisos previos.

El ataque a un OVNI

El piloto que le disparó a un OVNI y vivió para contar la historia
Oscar Santa María Huerta el día del incidente. Crédito: news.com.au

Según declaraciones de Santa María, el misterioso «globo», estaba en zona aérea restringida sin autorización, lo que podría haber presentado un peligro para la nación.

Junto a Santa María, otros investigadores y ex oficiales testificaron sobre el suceso al National Press Club, en Washington hace unos 7 años con el objetivo de presionar al gobierno de los Estados Unidos a investigar los casos OVNIs.

Después de haber despegado, Huerta voló a unos 2.500 metros del objetivo y se colocó en posición de ataque.

Huerta declara que una vez tuvo al objetivo en mira, disparó una ráfaga de 64 proyectiles de 30 mm, los cuales serían suficientes para derribar cualquier tipo de aeronave.

Sin embargo, no tuvieron ningún efecto sobre el OVNI. Según las declaraciones del Teniente, Coronel, parecía que el objeto había «absorbido» las balas.

Justo después de haber sido atacado, el extraño globo se elevó a gran velocidad hacia el cielo, alejándose rápidamente.

Maniobras fuera de este mundo

El piloto que le disparó a un OVNI y vivió para contar la historia
Los proyectiles que fueron esquivados por el OVNI. Crédito: razonyfuerza.mforos.com

Santa María rápidamente lo persiguió logrando situarse a una distancia de 500 metros aproximadamente, de inmediato alcanzaron la ciudad de Camaná, a 84 kilómetros de la base. En ese instante, el objeto se detuvo de golpe, lo que obligó al piloto a desviar su rumbo para devolverse.

Huerta giró hacia la derecha y consiguió posicionarse para disparar, accionó el cañón pero una vez más, el OVNI realizó otra maniobra imposible, subiendo rápidamente y esquivando el ataque.

Huerta intentó utilizar la misma táctica varias veces, pero en cada oportunidad, el objeto escapó con facilidad.

Para ese entonces, habían sobrepasado los 19.000 metros de altura, una presión que no estaba diseñada para los aviones caza Sukhoi. A esto se le sumaba que el combustible del vehículo estaba terminándose.

La confirmación del OVNI

El piloto que le disparó a un OVNI y vivió para contar la historia
Base de la Fuerza Aérea La Joya, Perú Crédito: reportperu.wordpress.com

En una última maniobra final, el hombre decidió acercarse lo más posible a su objetivo para poder ver bien a que se estaba enfrentando.

Santa María dijo:

“Me sorprendió ver que el ‘globo’ no era un globo en absoluto. Era un objeto que medía unos 10 metros de diámetro con una cúpula brillante en la parte superior de color crema, similar a una bombilla cortada por la mitad”.

El fondo era una base circular más ancha, de color plateado, y parecía una especie de metal. Carecía de todos los componentes típicos de los aviones. No tenía alas, chorros de propulsión, escapes, ventanas, antenas, nada. No tenía un sistema de propulsión visible.

En ese momento, me di cuenta de que no se trataba de un dispositivo de espionaje, sino de un OVNI, algo totalmente desconocido. Estaba casi sin combustible, así que no podía atacar, ni maniobrar mi avión, ni hacer una fuga a alta velocidad. De repente, tuve miedo. Pensé que podría haber terminado.»

Huerta volvió a su base haciendo movimientos de esquive en el aire por miedo a ser atacado, verificando siempre su radar y los espejos retrovisores en caso de ser perseguido.

Cuando aterrizó, el objeto continuaba en el mismo lugar y así estuvo por más de 2 horas, siendo visibles para todos en la base.

El piloto que le disparó a un OVNI y vivió para contar la historia
Cortesía: Óscar Santa María Huerta

LEE MÁS:

Este evento fue registrado por el Departamento de Defensa de los Estados Unidos con un documento titulado «OVNI avistado en Perú». Un suceso similar ocurrió en Irán, cuando Parviz Jafari intentó disparar a un objeto extraño, pero su arsenal falló de forma misteriosa. Esto nos revela que miembros de las fuerzas militares de todo el mundo han sido testigo de extraños objetos voladores.

Referencias:

  • The only man to ever shoot at a UFO – Un artículo de Frank Chung, redactor de news.com.au
    https://www.news.com.au/finance/work/leaders/the-only-man-to-ever-shoot-at-a-ufo/news-story/8fdf6eddbe5363fb5823f1625a7713f5

Una publicación de CodigoOculto.com – Todos los derechos reservados. Prohibida su copia y uso en otros medios, sin autorización.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí