Existen muchas historias sobre el Rey Salomón; qué era un ser omnipotente, sabio y que ningún hombre podía vencerlo ¿Cómo es posible que tuviera tales «poderes»? Todo parece indicar que esto tenía que ver con el extraño anillo del Arcángel San Miguel que portaba.

El Rey Salomón llevaba un tesoro que, se cree, fue dado por el mismo Arcángel Miguel. La leyenda cuenta que él mismo le dijo a Salomón que sería capaz de dominar a los demonios que habitan en la Tierra y, junto a él, construiría Jerusalén.

Con este anillo, Salomón podría comprender el lenguaje de los animales y conocería todos los secretos de la Tierra. Por esa razón, se resguardó en el Arca de la Alianza, siendo uno de sus tesoros.

San Miguel Arcángel

El Arcángel San Miguel, uno de los ángeles mas importantes del cristianismo. Crédito: Francesco Maffei / Wikimedia Commons

De acuerdo a la religión cristiana, el Arcángel San Miguel otorga a sus protegidos la capacidad de liberarse de sus miedos y de fortalecer su voluntad y espíritu.

De esta manera las personas pueden liberarse de las cadenas que lo aferran y que no le permiten creer en sí mismo, incrementando su fuerza en determinadas ocasiones o cuando se deba superar una prueba fundamental.

En pocas palabras, se trata de un ángel protector que se invoca en determinadas situaciones para conseguir valor y eliminar las malas energías que nacen en uno mismo.

La historia de Salomón

El Rey Salomón, una leyenda de la tradición judeocristiana. Crédito: historiaoculta.com

La historia judía relata que el Rey David, en su lecho de muerte, reclamó la presencia de su hijo y sucesor al trono, Salomón.

Salomón era un hombre joven, que carecía de cualquier experiencia como gobernante, por lo que su preocupación ante su nuevo mandato era evidente.

El rogó a su padre que le entregara algo que le hiciera la tarea más fácil mientras se acoplaba a su nuevo puesto.

Obedeciendo, David pidió que trajeran un joyero e hizo que Salomón lo abriera. En él se encontraba una moneda. Antes de fallecer, le dijo:

Abre este estuche y mira la cara de la moneda. Pero cuando te encuentres en la cima del bienestar, vuelve a abrirla y dale la vuelta y mira el lado opuesto. Que Dios sea contigo, hijo mío”.

Con el transcurrir de los años, Salomón tuvo varios problemas en su reinado. Los altos rangos de su reino se habían revelado, sus esposas demandaban caprichos innecesarios, llegando al punto de construir altares a dioses que iban en contra de su religión.

Esto último ocasionó que la inversión para construir el primer templo del Dios de Israel se viera rebajado, por lo que era prácticamente imposible de levantar.

Sin embargo, y recordando las palabras de su padre, Salomón abrió el joyero y leyó en la cara de la moneda la frase «Esto también pasará», en hebreo.

El confort al repetir esas palabras en su cabeza le ayudaron a afrontar la situación y a superar los obstáculos, pudiendo detener la rebelión y tomando el control de su reino una vez más.

La aparición del demonio

De acuerdo a la leyenda, el demonio Asmodeo engañó a Salomón para que le entregase su anillo. Crédito: conspiracionesynoticiasactuales.blogspot.com

La leyenda relata que el reino de Salomón era tan próspero que, sin importar de donde vinieran sus barcos, siempre traían prosperidad a su pueblo.

Los tributos que recibía de todos los lugares eran incontables, pues su poder y sabiduría era venerado por todos. Sin embargo, la comodidad y la buena vida hicieron que olvidara a su padre y sus últimas palabras, por lo que el joyero terminó en un rincón de su habitación y no volvió a ser abierto.

Fue en ese momento que Asmodeo, un demonio tan poderoso que era considerado el Rey, cambió su vida.

La historia relata que este ser había sido capturado y llevado ante el Rey, convirtiéndose en esclavo.

El poder de Salomón era tal que consiguió tener al Rey de los Demonios como su esclavo personal. Otro logro que contribuía a su leyenda y grandeza. Sin embargo, este tiempo no duraría para siempre.

Curioso, Salomón le comentó a Asmodeo que «no entendía» cuál era el temor que se le tenía a los demonios si su rey había sido encadenado y esclavizado por un simple mortal.

Asmodeo se limitó a responder que, si le quitaba las cadenas y le prestaba su anillo «mágico», le mostraría el poder que Salomón poseía.

Este aceptó; lo liberó y le entregó su anillo. Asmodeo lo tomó del brazo y, en cuestión de segundos, lo llevó a más de 400 kilómetros de distancia de Jerusalén, exiliándolo y nombrándose a sí mismo como Rey.

Su exilio y regreso al trono

Salomón vivió como un mendigo hasta que consiguió alcanzar una vez más su lugar como Rey. Crédito: Agenor Rudas / YouTube

Los próximos días fueron toda una tortura para Salomón. Sin más oportunidades para volver a su reino, vagó por Israel, viviendo solamente de las limosnas que otros le daban.

Cuando recordaba sus tiempos de gloria, y exclamaba quien era, la gente se burlaba de él. Y es que el hombre que una vez fue considerado el más sabio y poderoso era ahora un simple vagabundo trastornado.

Sin embargo, y por azares del destino, un simple día recordó aquella frase que había olvidado por los últimos años: «Esto también pasará». Así, decidió tomar el control de su vida una vez más y luchar por su lugar y su reino.

Contra todo pronóstico, Salomón logró recuperar su anillo y, así, volver a ser el Rey. Una vez en su trono, recordó una vez más las palabras de su padre: «Cuando te encuentres en la cima del bienestar, vuelve a abrirla y dale la vuelta y mira el lado opuesto».

Abrió el cofre y leyó el reverso de la moneda, las palabras eran exactamente las mismas «Esto también pasará».

¿Quién es Asmodeo?

Representación del demonio Asmodeo. Crédito: Louis Le Breton / Wikimedia Commons

De acuerdo a la demonología hebrea, Asmodeo era el gran jerarca del infierno, en ocasiones es representado como Belcebú, el príncipe del infierno. Representación que se le da en la tradición post hebrea, en el Libro de Tobías del Antiguo Testamento, quién lo describe como un espíritu maligno y lujurioso.

En las leyendas, se dice que fue amante de Sara, la hija de Raquel, después de que asesinó a 7 hombres que se casaron con ella.

Tobías, quién quería casarse con Sara, consiguió la ayuda del Ángel Rafael para poder encadenar al demonio hasta el Alto Egipto.

Tesoros que otorgan poderes a sus portadores

Existen muchas leyendas de tesoros y anillos que dan «poderes» a sus portadores. Crédito: Pete Linforth en Pixabay

La leyenda de Salomón no es la única que habla de algún tesoro que le da grandes habilidades a quien lo porta. De hecho, tan solo es una más.

Si vamos al Museo Británico, podemos encontrar diferentes manuscritos que datan de hace miles de años, en donde se habla sobre una leyenda tibetana que sería el comienzo de la misma alquimia, específicamente de la destrucción del «Anillo de Kurkar» en la forja volcánica de Gesar de Ling, lo que provocó un cataclismo en donde se sacudieron el mundo Astral, el Elemental y el Físico.

En el ocultismo asiático podemos leer la historia del Shu Ching, quien relata la historia de los magos de la dinastía Shang, quienes apresaban a sus enemigos en anillos de Jade.

De esta manera podemos observar que nuestra historia está repleta de leyendas que, aunque los historiadores las traten como simples fábulas, son registros y pruebas que sugieren una realidad totalmente diferente…

  • El misterio del anillo del Arcángel San Miguel – Un articulo de esnimaginable.blogspot.com
    https://esinimaginable.blogspot.com/2015/05/el-misterio-del-anillo-del-arcangel-san.html
  • PROTECCIONES DE MIGUEL ARCANGEL – Un artículo de magiaangelica.com.ve
    https://www.magiaangelica.com.ve/arcangeles/protecciones-de-miguel-arcangel/

Una publicación de CodigoOculto.com – Todos los derechos reservados. Prohibida su copia y uso en otros medios, sin autorización.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here