El mundo moderno ha sido azotado por una pandemia implacable: el nuevo coronavirus o COVID-19, tan severa que ha paralizado las actividades humanas, dando un respiro a la naturaleza de unas semanas sin contaminación.

Los efectos de la cuarentena se han visto reflejados en la evidente reducción de la contaminación en el aire en China, posteriormente también en la atmósfera en Italia y ahora en los canales de la bella Venecia.

El detenimiento de las actividades humanas, especialmente el turismo ha traído consigo un factor positivo: los canales de Venecia ahora tienen aguas más claras y los peces y cisnes han vuelto a nadar en ellos.

Es así como una vez más, la mágica Venecia amaneció con una maravillosa vista natural como no se veía en muchos años.

Cisnes y cientos de peces vuelven a los canales de Venecia luego de la cuarentena en Italia
Canales de Venecia amanecieron con el agua muy clara, dejando ver cientos de pequeños peces. Crédito: Marco Capovilla / Facebook

Turismo sin control

El problema se ha dado mayormente debido al turismo, causando contaminación en las aguas. Sin embargo, luego de varios días sin visitantes, las aguas son más claras e incluso se pueden ver peces nadando en ellas.

Venezia Pulita es un grupo de Facebook que ha difundido diversas fotografías y vídeos de los canales con aguas transparentes. Estas buenas noticias, tras la tragedia de la pandemia, han causado en los residentes un rápido optimismo y una gran reflexión.

Algunos residentes dijeron que lo ocurrido «es una maravilla» y que «el virus trajo algo hermoso» al lugar.

Cisnes y cientos de peces vuelven a los canales de Venecia luego de la cuarentena en Italia
Una vista maravillosa que hace mucho tiempo no era posible presenciar. Crédito: Marco Capovilla / Facebook

De acuerdo al alcalde de Venecia, «el agua ahora se ve más clara porque hay menos tráfico en los canales, lo que permite que el sedimento permanezca en el fondo. Es porque hay menos tráfico de botes que generalmente lleva sedimento a la parte superior de la superficie del agua».

Además, la calidad del aire también ha mejorado, debido a la reducción de las emisiones de CO2 que anteriormente botes y otros vehículos generaban.


 

Es posible que la naturaleza quiera darnos una corta lección, o como algunos han dicho un «ultimátum», para cambiar de una vez por todas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here