Registros Akáshicos guardarían el conocimiento universal como si fuera un archivo de todo lo que ocurrió desde el origen.

El conocimiento preciso de lo que sucedió en el pasado o que nos develará el futuro han sido siempre uno de los mayores deseos del ser humano, al punto de gastar millones en recursos para tratar de encontrar estas respuestas.

Las máquinas del tiempo se han convertido en la cultura popular como una de las formas de encontrar las respuestas del pasado o para saber qué sucederá en el futuro. Pero la ciencia aún no ha podido replicarlas, por lo que no hay forma de tener este conocimiento.

Sin embargo, ciertos tipos de doctrinas esotéricas o teosóficas plantean la existencia de un éter universal en el que todo lo que acontece se graba en una especie de archivo que se conocen como Registros Akáshicos.

¿Qué son los registros Akáshicos?

Los registros Akáshicos toman como base al hinduismo y al budismo. Crédito: Piqsels, Tinette / Wikimedia Commons

Se trata de conocimientos ancestrales que se vinculan internamente con la reencarnación, haciendo observaciones a lo experimentado por el alma durante todas sus vidas encarnadas.

Para localizar los Registros Akáshicos debemos adentrarnos al reino espiritual, y para poder tener acceso a ellos se debe realizar una modificación del estado de conciencia, incluyendo la elevación de la frecuencia o campo vibracional.

En el libro «Cómo leer los Registros Akáshikos» publicado en el año 2011 por la escritora y profesora estadounidense, Linda Howe, se explica cómo es transformada la dimensión espiritual de un individuo cuando accede a los Registros Akáshicos.

La escritora describe que mientras se desarrolla el acto de acceder o de abrir los Registros Akáshicos se pasa de un estado de conciencia humano común, a un estado de conciencia del universo o divinidad por medio del cual podemos reconocernos o reencontrarnos con lo divino en una totalidad de niveles.

Posible origen prohibido

Conocimiento universal prohibido. Crédito: Gerd Altmann / Pixabay

Akáshico viene del término «Akasha», que perteneció a un antiguo idioma sánscrito de la India, cuya traducción es «éter», energía cósmica o el espacio que compone todo el Universo. Es el suave medio que lleva el sonido, la información, luz, lo que sustenta la vida y la energía.

De acuerdo a diferentes estudios. Los Registros Akáshicos no son recientes, han estado presentes en civilizaciones antiguas, como la egipcia mediante las «Tablas de Thoth».

En la Biblia se presentan como el «Libro de la vida», en la «Tabla eterna» del Islam y en los mayas en lo que ellos llamaron como el «Banco Psi».

Incluso los sabios de la India conocidos como Rishis, tenían el conocimiento oculto e imprescindible que ocupa los demás elementos como la tierra, el agua, el aire y el fuego.

Es decir, el Akasha tenía todos los elementos y a su vez se encontraba fuera de ellos sin restricción alguna.

Lo más interesante de esto es que todo, hasta los seres humanos, provenimos de esa matriz, incluyendo el espacio, la fuente divina sin forma, la creación y su origen.

Es a partir de allí que nace por primera vez el espíritu, o el éter, el Akasha o el elemento esencial traducido como registros.

¿Qué creen los que siguen esta corriente?

Los creyentes de los registros Akáshicos aseguran que somos una única unidad. Crédito: Pxhere

Para todos los que apoyan esta teoría, nuestra formación proviene del polvo de estrellas de los mismos componentes de la creación y lo recordamos a través de los archivos.

Y de allí la tan común frase que somos toda una unidad, provenimos de una fuente, pero de formas propias, respecto al cuerpo, alma y mente.

De acuerdo a esta doctrina, el Akasha es todo lo que fue, lo que es ahora y lo que será en el futuro, es por eso que nacemos con diferentes almas que vivirán experiencias que ayudarán en la evolución, y el conocimiento.

En pocas palabras, para ellos es la sustancia que cubre al Universo y donde se acumulan todos los pensamientos, emociones, palabras pronunciadas, acciones hechas por las personas a lo largo del tiempo, siendo además un fundamento evolutivo, que le permite a cada ser no comenzar de cero en su ruta evolutiva.

Accediendo a estos registros podríamos obtener la sabiduría del cosmos, recordaríamos nuestro origen divino y obtendríamos la información necesaria para resaltar el potencial de la encarnación que tenemos ahora.

Mediante la conexión de nuestro ser superior, guías espirituales y la diosa interna entraríamos al plano de los Registros Akáshicos para la sanación del alma y obtener respuestas a cosas tan recónditas como ¿Por qué estoy aquí? ¿Qué dones tengo y como puedo usarlos para mí transformación, de mí entorno y de la humanidad? ¿Cómo puedo despertar mis facultades de la espiritualidad? No hay pregunta en los Registros Akáshicos que no tengan respuesta.

Pero más allá de la obtención de respuestas o de información sino además proporciona métodos de cómo podemos utilizar elementos que sanarían nuestro ser, que potenciarían nuestra evolución incluyendo el ADN, es decir vivir la vida que merecemos vivir.

¿Cómo leer los registros Akáshicos?

La forma de leer los registros Akáshicos. Crédito: Pxfuel

Son realizadas por un terapista espiritual que califique, o por la misma persona luego de formarse. Pueden hacerse de manera presencial o a distancia, y deben durar una hora máxima.

Los métodos para acceder dependerán de lo aprendido por el terapista o individuo, puede ser mediante meditaciones, oraciones, reiki, radiestesia, canalización espiritual o cualquier otra técnica.

¿Posible estafa del ‘New Age’?

Posible estafa del New Age. (Public domain)

Una de las visiones que se tienen sobre los Registros Akáshicos es la de una estafa; un engaño de la Nueva Era y el Nuevo Orden Mundial en su intento de crear una única religión, haciendo creer que es la correcta para poder controlar a toda la población.

Usando palabras «agradables» como el espíritu, el universo, la naturaleza, la reencarnación, el alma o el espíritu y lo combinación con discursos convincentes, en donde mencionan que esta es la única forma de evolucionar, por ejemplo.

Personas que se han visto vinculadas a esta creencia en el pasado, aseguran que esto no es más que una especie de secta que está propagándose por todo el mundo, explicando que los muchos de los «terapeutas» que son capaces de leer los registros Akáshicos en realidad estarían creando una falsa expectativa en las personas.

Los detractores se basan, irónicamente, en las tradiciones religiosas que más implican al budismo y el hinduismo.

Los budistas e hinduistas no aceptan estos registros ya que, para ellos, no hay mención alguna en sus textos de ello y aseguran que, al igual que muchas otras invenciones erradas de las religiones orientales, fueron creadas por ocultistas, teósofos o esotéricos.

Creer o no en los Registros Akáshicos es decisión de cada persona. Nuestra labor es ofrecer información desde todos los puntos de vista para que cada quien saque sus propias conclusiones. Personalmente creo que cualquier religión es peligrosa (si es usada con fines particulares, como hemos visto) y el único camino a la paz interior está en uno mismo, en creer en ti y en tus principios.

Referencias:

  • ¿Qué son los Registros Akáshicos?
    https://www.wemystic.com/es/registros-akashicos/
  • Lo que necesitas saber sobre los Registros Akáshicos
    https://www.cuarzomistico.com/lo-que-necesitas-saber-sobre-los-registros-akashicos/

Una publicación de CodigoOculto.com – Todos los derechos reservados. Prohibida su copia y uso en otros medios, sin autorización.

1 COMENTARIO

  1. MADRE MÍA… con lo fácil que es comprenderlo: IMPREGNACIÓN DE LAS IMPRONTAS MORTALES EN LA CONSCIENCIA DE LA CONCIENCIA… leñe…

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí