Escenas «apocalípticas» vienen ocurriendo en el norte África con el peor brote de langostas en las últimas décadas.

Kenia es una de las localidades que viene experimentando el peor brote de langostas del desierto de los últimos 70 años. Se trata de una plaga tan intensa en algunas áreas que los lugareños afirman tapan la vista y la luz.

Se estima que son cientos de millones de insectos los que podrían acabar con los cultivos a gran escala en África. La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) ha catalogado el incidente como «extremadamente grave» y como una «amenaza sin precedentes» para la seguridad alimentaria y el sustento de las personas.

Aunque las langostas son inofensivas para los humanos y animales, el problema podría convertirse en una catástrofe, debido al hambre insaciable de estos insectos y la falta de alimentos que generaría para las comunidades africanas.

Ndunda Makanga, un agricultor de la zona, dijo a The South China Morning Post:

Incluso las vacas se preguntan qué está pasando”.

Infestación de langostas

Desde junio pasado, el este de Etiopía y el norte de Somalia empezaron a experimentar la infestación más grave que la región ha experimentado en los últimos 25 años.

Un agricultor camina entre enjambres de langostas del desierto que se alimentan de sus cultivos en la aldea de Katitika, Kenia. Crédito: Ben Curtis / AP

El este de África ha sido escenario de problemas climáticos, como lluvias y temperaturas cálidas, que han creado el ambiente perfecto para el brote de las langostas.

Ahora, cada vez más langostas se dirigen hacia Etiopía, uniéndose a una enorme masa de insectos que es tan grande como la ciudad de Moscú.

Según la FAO, su tamaño y potencial es tan grande como nada que hayamos visto antes. La plaga de langostas amenaza con destruir pastos y cultivos, e incluso tan solo un pequeño enjambre podría consumir en un solo la cantidad de cosechas que podrían alimentar a 35.000 personas.

Hasta ahora, 70.000 hectáreas han sido infestadas en Kenia, y la FAO ha advertido que el problema no disminuirá hasta al menos junio de 2020.

QU Dongyu, director general de la FAO, dijo en un comunicado:

Las comunidades en África oriental ya se han visto afectadas por las sequías prolongadas, que han erosionado sus capacidades para cultivar alimentos y ganarse la vida. Necesitamos ayudarlos a recuperarse, una vez que las langostas se hayan ido”.

Plaga podría empeorar

Shilabo, Ogaden, región somalí – Etiopía. Una manada de camellos trata de abrirse camino a través de una invasión de langostas. Crédito: FAO

Los expertos estiman que si las lluvias y el clima cálido continúan, la masa de langostas podría incrementarse exponencialmente y extenderse a más países del este de África.

Muchas cosechas han sido devastadas en Etiopía, e incluso un avión tuvo que desviar su ruta luego de que la gran cantidad de langostas redijeran la visibilidad de los pilotos.

Se ha informado que algunos enjambres ya han llegado a Irán, Egipto, Eritrea, Arabia Saudita y Yemen, en busca de alimentos frescos y condiciones climáticos cálidas y húmedas.

Para reducir la expansión de la plaga, las Naciones Unidas han otorgado US $ 10 millones para incrementar la fumigación de pesticidas en las zonas afectadas.

El brote de langostas está destruyendo la vegetación de África, un país golpeado por la crisis, a una velocidad y ferocidad alarmantes, informó la ONU.

Fuente: FAO / The Guardian

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here