Uno de los templos más importantes y antiguos de Japón albergaba una estatua antigua sumamente misteriosa, la cual, puede ser un indicio de la existencia de seres reptilianos en el remoto pasado…

Hōryū Gakumonji o simplemente Hōryū-ji, es uno de los templos de madera más antiguos de todo el planeta. Su nombre significa «Templo de la enseñanza de la Ley Floreciente», ya que servía como una especie de monasterio.

Debido a su antigüedad, es sumamente venerado en Japón y, posiblemente es el templo más importante de todos, llegando a ser nombrado, incluso, como Patrimonio de la Humanidad en 1993 y Patrimonio Nacional por el gobierno japonés.

Sin embargo, este templo ubicado en Ikaruga, en la prefectura de Nara, guardaba entre sus aposentos una estatua que posee un extraño aspecto y que nos hace recordar aquellas talladas por los antiguos sumerios.

Un personaje con aspecto de reptil, como los dioses antiguos que bajaron del cielo, la cual ha sido retirada misteriosamente y escondida del público. Sin embargo, y a pesar de que quieran ocultar la evidencia, la historia está ahí y no puede ser borrada.

La leyenda de la estatua reptiliana de Hōryū-ji

Templo de Hōryū-ji y la leyenda no humanos. Crédito: nsmaibun / Pixabay

Durante la era Edo de Japón, cuando aún gobernaba el Shogun, existía una especie de jerarquía que involucraba a todos los ciudadanos del país.

Esta, sin contar al Shogun, la cabeza de la nación, tenía en su parte más alta a los Samuráis, los guerreros protectores del reino.

En la segunda etapa estaban los agricultores y todos aquellos encargados de alimentar a una nación que, para ese entonces, dependían totalmente de sus campos de arroz y la siembra de verduras.

En la tercera etapa estaban los trabajadores industriales, y en la cuarta etapa estaban los comerciantes.

Sin embargo, existía una última etapa al fondo de la jerarquía; una raza que fue marginada por el resto de la población y eran conocidos como los «no humanos».

Lo más distintivo de estos seres era su aspecto de reptil y que vivían alejados de las ciudades, en aldeas remotas envueltas por el espeso bosque. Vivían únicamente de la caza de animales, los cuales mataban para comer.

El temor a estas criaturas nacía ya que, para esa época, matar y comer animales iban en contra de los designios de Dios, por lo que la gente temía sufrir de alguna maldición si convivían con ellos.

Sin embargo, fue a ellos a los que el Shogun les pidió la creación de armaduras de cuero y que confeccionaran sus armas con el mismo para hacerlas más resistentes. Después de todo, ellos ya estaban «malditos».

Estatuillas de aspecto reptil del periodo Ubaid en Mesopotamia (4000 y 5500 a.C).

También se les asignó la tarea de ser quienes ejecutaran a los criminales de la nación, siendo el único método la decapitación.

Otra versión de la historia asegura que la milicia japonesa no existía como tal y que esta raza de seres reptilianos terminarían convirtiéndose en la raza guerrera del Shogun, siendo el origen a los samuráis tal cual los conocemos en la actualidad.

La leyenda asegura que durante muchos años vivieron aislados del resto, marginados y empujados a las afueras de las ciudades. Sin embargo, ahora se cree que viven mezclados entre la sociedad, disfrazados de humanos, por lo que es muy difícil distinguirlos.

El retiro de la estatua

La estatua fue retirada del templo y su paradero es desconocido. (Public domain)

Actualmente esta estatua no se encuentra en el templo, a pesar de que existen imágenes que la ubican dentro de sus instalaciones. De acuerdo a muchos teóricos, se retiró para ocultarla del público y, actualmente, su paradero es desconocido.

Sin embargo, el templo de Hōryū-ji no es el único que cuenta con monumentos de personajes con aspecto de reptil; en la misma Asia, pasando por África hasta llegar a América, hay estatuas que representan a una raza que vivió en el pasado y, posiblemente, continúen viviendo entre nosotros.

Las diferentes teorías aseguran que existen dos razas de reptilianos; una maligna y una buena, siendo la primera la que busca esclavizar a la raza humana para alimentarse de ella.

También sugieren que estos seres tienen una inteligencia descomunal, al punto de que su cerebro tiene la capacidad de contactar telepáticamente con otros seres y desestabilizar al mundo.

No es la primera vez que un monumento, alguna tumba o una pintura rupestre «extraña» se ha ocultado al público para suprimir información, pero la humanidad está despertando y cada vez es menos complicado que encontremos la verdad…

Referencias:

  • The Reptilian Statue at Horyuji Temple Nara, Japan
    https://www.disclose.tv/the-reptilian-statue-at-horyuji-temple-nara-japan-313214
  • Japan: The Reptilian Statue at Horyuji Temple
    https://spacetravelinalabama.com/2019/09/07/japan-the-reptilian-statue-at-horyuji-temple/

Una publicación de CodigoOculto.com – Todos los derechos reservados. Prohibida su copia y uso en otros medios, sin autorización.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here