Una peculiar y supuesta tribu organizada viviría en las profundidades de la Tierra, alejados de la superficie por voluntad propia, se trata de los Ctones.

Una de las historias más peculiares de la ciudad china de Jixi, de la provincia de Heilongjan, menciona a una pequeña mina ubicada a las afueras, la cual se derrumbó en 28 de febrero del 2003, trayendo consigo la leyenda de una tribu en las profundidades de la Tierra.

Este incidente fue reportado en todo el país, pues 14 mineros habían quedado tapiados por los escombros. Durante días, los equipos de rescate encontraron 12 cuerpos, sin embargo, faltaban 2: Lao Pen y Wan Hu.

Las autoridades desistieron de la búsqueda al poco tiempo, pues no se encontró rastro de ninguno de los cuerpos. Las autoridades dieron la noticia a los familiares y se les canceló la indemnización por lo ocurrido y todo quedó como un trágico capítulo.

Sin embargo, pocas personas saben que esta historia cambió por completo 5 años más tarde.

El regreso del hombre desaparecido

Wan Hu y Lao Pen nunca se encontraron en la mina. Crédito: skeeze / Pixabay

Las autoridades notaron algo extraño en los registros de la compra de una casa. El nombre que aparecía como comprador era Wan Hu.

Al revisar la documentación, se dieron cuenta que era la misma persona que había desaparecido en la mina de Jixi 5 años atrás.

Resulta que el hombre había «reaparecido» y no solo que había comprado una casa, es que se había dedicado a la jardinería después de descubrir que su esposa se había vuelto a casar y se había marchado de su antigua casa junto a sus hijos.

Las autoridades encararon a Wan Hu, interrogándolo al pensar de que se trataba de un intento de defraudar al estado, pero el hombre se defendió mostrando recibos en donde constaba que le había cancelado hasta el último yuan al gobierno del dinero que su esposa había recibido por su muerte.

Sorprendentemente, Wan Hu estaba vivo, pero esto no tenía sentido alguno ¿Cómo sobrevivió y donde estuvo durante los últimos 5 años?

Las autoridades lo retuvieron para que explicara qué había sucedido. Después de todo, si él estaba frente a ellos, es probable que Lao Pen también siguiera con vida.

Sin embargo, su explicación fue, cuanto menos, curiosa y sorprendente: había vivido con una extraña, pero avanzada tribu llamada Ctones que habitan las profundidades de la Tierra.

La tribu de las profundidades de la Tierra

Wan Hu aseguró vivir bajo la superficie por 5 años. Crédito: Stefan Keller / Pixabay

Las declaraciones de Wan Hu sorprendiendo a propios y extraños. Sin dejar que esta noticia se filtrara a los medios, decidieron evaluarlo psicológica y físicamente, para descartar algún problema que lo llevara a pensar aquello.

Sin embargo, todos los exámenes salieron más que positivos. Las autoridades asumieron entonces que la historia no era más que un producto de su imaginación, pero los doctores tenían algo más que agregar.

Wan Hu no tenía rastro alguno de carbón en sus pulmones, algo totalmente imposible ya que dedicó gran parte de su vida a la minería.

Antes del accidente, la compañía minera había realizado exámenes médicos a todos los trabajadores para verificar si estaban aptos de laborar en la mina. Wan Hu había mostrado padecer antracosis y que posiblemente, este sería su último trabajo.

Pero ahora no mostraba ningún problema pulmonar. Más sorprendente aún, sus 32 dientes estaban totalmente sanos, pero su certificado médico decía que solo tenía 25. Además, su aspecto físico se asemejaba al de un hombre sano a sus 20 y tantos años, y no al de un hombre demacrado de 39 años, como mostraban los registros.

Las autoridades volvieron a explorar los túneles, excavando aún más en búsqueda de algo que hubiese podido mantener con vida al hombre, pero no encontraron nada, por lo que no sabían que pensar.

¿La historia del hombre era cierta? Pero, sobretodo ¿Qué había pasado con Lao Pen?

La historia sobre los Ctones

Un túnel lo llevaría a la superficie. Crédito: StockSnap / Pixabay

Wan Hu contó todo lo que había sucedido después del derrumbe, con lujo de detalles como se le exigió.

Cuenta que los escombros lo separaron a él y a Lao Pen del resto de sus compañeros, haciéndolos descender mucho terreno. No podían ver la superficie, no había nada de luz más allá de la que les proporcionaban las linternas de sus cascos.

Sin nada más que hacer, decidieron esperar algunos días, pero jamás vieron algún indicio que les indicara que los estaban buscando. Con sus fuerzas casi al límite, decidieron buscar una salida bajo sus propios medios.

En su búsqueda encontraron con una red de túneles que no estaban en los planos de la mina y, a simple vista, parecían antiguos pero estables. Decidieron adentrarse a ellos con la esperanza de encontrar un camino hacia la superficie. Pero en realidad, sería todo lo contrario.

En un punto donde habían perdido la cuenta de los kilómetros descendidos se vieron emboscados por un grupo de personas de muy baja estatura, quienes los capturaron, llevándolos aún más profundo.

Sin embargo, su sorpresa fue mayúscula al encontrarse con una civilización completa, bien estructurada y desarrollada viviendo una vida aislada de la superficie. Sus captores los liberaron y los llevaron con sus pares, quienes los recibieron como sus iguales.

Wan Hu cuenta que estos se les presentaron como los Ctones, y ellos pensaban que la vida en la superficie era muy agobiante y turbia, por lo que creían que tanto él, como Lao Pen, intentaban huir de ella.

Durante 5 años convivieron con los Ctones, aprendiendo su lenguaje, el cual no fue complicado de entender debido a que estaba perfectamente desarrollado, con un sistema de escritura tan complejo como el suyo.

Descubriendo sus costumbres, como la poca utilización del hierro a pesar de conocer la metalurgia. De hecho, se enfocaban más en la utilización del cobre, la plata y el oro. Además habían desarrollado un sistema de iluminación basado en espejos reflectores.

Sus hábitos alimenticios se basaban en un hongo único de ese lugar, el cual tenía grandes propiedades curativas y era excelente para conservar la salud. Gracias a ello, Wan Hu mostraba tales mejorías físicas y los Ctones tenían un promedio de vida que rondaba los 200 años.

Wan Hu explicó que la forma de vida de los Ctones no era mala, no hacía falta nada, nadie vivía con lujos debido a un sistema de equidad cultural, pero él, a diferencia de Lao Pen, extrañaba la vida en la superficie.

A pesar de que tanto Lao Pen como los Ctones intentaron persuadirlo, ya tenía una decisión tomada. Así lo guiaron hasta una especie de cueva que conducía a un túnel que lo llevaría hasta la superficie, a una zona cercana a la de su desaparición.

Pruebas de su alegato

Encontraron diamante sin cortar en la casa de Wan Hu. Crédito: piqsels

A pesar de contar todo con lujo de detalles, y de su mejoría física, las autoridades no terminaban de convencerse, pero la duda ya estaba sembrada en todos.

Sin embargo, había una cosa más, una que llamó la atención y que terminó de confirmar la historia de Wan Hu ¿Cómo es posible que un hombre que desapareció hace 5 años haya podido comprar una casa y más equipos de jardinería de punta?

Al revisar los movimientos bancarios del hombre, se dieron cuenta que tenía 40.000 yuanes. Una orden de cateo también los llevó a descubrir 10.000 yuanes más en efectivo y diferentes diamantes sin cortar valorados en 300.000 yuanes.

Las autoridades volvieron a aprisionar a Wan Hu, pensando que se trataba de alguna especie de espía de otro país. Pero las pruebas médicas estaban, y sin duda, era él.

La explicación de Wan Hu fue contundente: Los diamantes habían sido un regalo de despedida de los Ctones, y el dinero lo había conseguido de la venta de algunos a un joyero de Shangai.

Se contactó al joyero, y los recibos eran válidos, además los diamantes eran parecidos a los encontrados en la casa de Wan Hu. No hubo manera de refutar esta última evidencia.

Muchas personas aseguran que Wan Hu continúa en cautiverio en una base militar en algún lugar de China para que esta historia no pueda ser confirmada. Los detalles de las mismas han sido filtraciones que se han hecho en la red, pero nada oficial.

No es la primera vez que se omite información vital sobre aquello que contradice la historia tradicional, por lo que creer o no en este suceso queda a criterio de cada uno de nosotros.

Referencias:

  • Ctones: La civilización que habita en el interior de la Tierra – Un artículo de JC Gigamisterios, redactor de gigamisterios,org
    https://gigamisterios.org/civilizaciones/ctones-la-civilizacion-que-habita-en-el-interior-de-la-tierra/
  • Los Ctnones, mito o realidad – Un artículo de Miosotis, redactor de paranormalhub.org
    https://paranormalhub.org/es/the-ctones-myth-or-reality/

Una publicación de CodigoOculto.com – Todos los derechos reservados. Prohibida su copia y uso en otros medios, sin autorización.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here