Astrónomos han descubierto una enorme y ondulante onda de gas y polvo donde se formaron las estrellas recién nacidas en la Vía Láctea.

La estructura gaseosa cubre un tramo de 80 millones de kilómetros de la Vía Láctea, con una masa de 3m soles, que corre directamente detrás de nuestro sistema solar

Los astrónomos han comunicado que la onda corre directamente detrás de nuestro sistema solar, bastante próximo, pero ha eludido la observación hasta ahora.

La onda más grande conocida

Se trata de una cadena de viveros estelares más grande conocida en la Vía Láctea. La noticia ha sido brindada durante una conferencia científica en Hawaii.

NGC 604 es un gigantesco vivero estelar

Alyssa Goodman, profesora de astronomía aplicada en la Universidad de Harvard, presentó los hallazgos en la reunión de la American Astronomical Society en Honolulu.

Goodman dijo:

Es la estructura gaseosa más grande que conocemos en la Vía Láctea. Está justo en nuestra cara. Es una locura que esté tan cerca”.

Las estimaciones indican que la onda gaseosa posee más de 9.000 años luz y constituye lo que sería el «brazo local» de la Vía Láctea.

¿Cómo se formó?

Los científicos han sugerido alternativas para explicar cómo se formó la onda. Se ha postulado que una galaxia más pequeña colisionó en esa zona de la Vía Láctea, causando ondas que se extendieron de manera similar a cuando una piedra es arrojada a un estanque.

Imagen del cielo nocturno sobre Paranal el 21 de julio de 2007. Crédito: ESO / Wikimedia Commons. CC BY 4.0

También se ha sugerido que materia oscura podría encontrarse alrededor de las galaxias, que podría haber desencadenado una colosal explosión cósmica, lanzando ondas de nubes de polvo y gas durante millones de años, para finalmente establecerse.

Goodman dijo:

Creemos que la ola es dinámica, pero la escala de tiempo de su movimiento hacia arriba y hacia abajo, realmente no lo sabemos”, dijo Goodman.

Los astrónomos Catherine Zucker y João Alves, junto a Goodman, hallaron la onda cósmica cuando cartografiaban la distribución de vastas nubes de polvo y gas que salpicaban nuestro vecindario galáctico. En esta regiones el gas se comprime de forma extrema que pueden nacer nuevas estrellas.

Los astrónomos dieron a conocer en su investigación que el mapa realizado reveló la forma de la gigantesca onda de nubes conectadas.

Anteriores estudios habían sugerido la existencia de un gran anillo de viveros estelares alrededor del sistema solar denominado Cinturón de Gould, pero el nuevo mapa muestra que no se trata de un anillo, sino de una onda gigantesca.

El estudio científico ha sido publicado en la revista Nature.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here