Tuberías de aguas residuales siguen bombeando sangre con virus en la ruta de migración del salmón


16.6k shares
Tuberías de aguas residuales siguen bombeando sangre con virus en la ruta de migración del salmón
Crédito: Tavish Campbell

En la más grande ruta de migración del salmón en Canadá, tuberías residuales bombean sangre con virus nocivos en los sistemas de aguas naturales.

Esta no es la primera vez que se denuncia, en diciembre de 2017 un destape indignó a todo el mundo: se estaban bombeando grandes cantidades de sangre infectada en las aguas donde el salmón realiza su migración.

Obviamente se generó indignación mundial ante este atentado contra la biodiversidad, sin embargo hasta ahora las compañías responsables continúan lanzando estos desechos contaminados a las aguas.

En 2017, el camarógrafo y conservacionista submarino Tavish Campbell dio a conocer el problema en un vídeo captado durante inmersiones realizadas en los meses de abril, junio y octubre de ese año.

Recientemente Campbell regresó al lugar y se encontró con la amarga sorpresa de que las tuberías siguen lanzando aguas residuales infectadas, principalmente hacia los sistemas fluviales alrededor de las Islas Discovery en Columbia Británica en la costa oeste de Canadá.

Sangre infectada con virus

Para agravar el asunto, Campbell cree que los residuos contienen sangre infectada con una enfermedad viral infecciosa que suele presentarse en las granjas o criaderos de salmón.

Campbell explicó en un vídeo subido a Instagram:

Inmersiones recientes han revelado que la sangre aún fluye y TODAVÍA ESTÁ INFECTADA con Piscine orthoreovirus (PRV). Este virus, que proviene del océano Atlántico, infecta al 80 por ciento de los peces de cultivo en Columbia Británica y se ha demostrado que es dañino para el salmón del Pacífico”.

El Piscine orthoreovirus (PRV) pertenece a la familia Reoviridae y es el único virus de peces conocido relacionado con el género Orthoreovirus. El virus es el agente causante de la inflamación del corazón y del músculo esquelético (HSMI), una enfermedad emergente en el salmón atlántico de cultivo (Salmo salar L.). Se descbrió por primera vez en 2010 en el salmón atlántico.

Se ha logrado identificar la fuente de la contaminación de las aguas: proviene de una tubería conectada a Brown’s Bay Packing Company, una planta que procesa salmón del Atlántico.

Salmón, contradicciones y contaminación

En el año 2017, ante la presión de los medios, Brown’s Bay Packing Company declaró en su sitio web que desinfectaban todas las descargas antes de liberarlas en el mar. Esta acción, aunque parezca extraño, es legal en Noruega.

Sin embargo, la versión de la compañía no coincide con los análisis realizados, que encontraron patógenos como gusanos intestinales y Piscine orthoreovirus (PVR).

Crédito: Tavish Campbell

Muy aparte del salmón, estas aguas contaminadas también afectan al resto de la vida marina. Aunque esto se ha comprobado aún mediante estudios, sí se tiene claro el negativo impacto que causa sobre los salmones.

Campbell dijo en declaraciones a Motherboard:

El año 2019 fue el peor retorno de salmón rojo en la historia de Canadá. Así es como se ve la extinción y está sucediendo justo debajo de nuestras narices”.

Según informó Campbell, muchos partidos políticos, incluido el Partido Liberal de Canadá de Justin Trudeau, han prometido abordar este problema proyectándose en mejorar los procesos en las granjas de peces del océano para 2025.

Sin embargo, han pasado dos años y el problema parece haber empeorado. Es claro que no tenemos hasta 2025 para esperar y tomar acciones.

Referencias: Researchgate / Vimeo / Vice


Like it? Share with your friends!

16.6k shares
Redacción CODIGO OCULTO
La verdad es más fascinante que la ficción.

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *