Las Mujeres y lo Paranormal ¿son más susceptibles al fenómeno?


Las Mujeres y lo Paranormal ¿son más susceptibles al fenómeno?
Imágenes. Free-Photos (Pixabay) / techfreshgadgets.com. Edición: Fernando T.

A lo largo de la historia de la Humanidad existieron mujeres que destacaron por sus dones psíquicos o por sus proezas sobrenaturales, pero también se documentaron innumerables casos que estuvieron involucradas en funestas situaciones de supuesto origen paranormal.

Siempre se ha mencionado que las mujeres son más intuitivas que los hombres, pero algunos investigadores sostienen que el porcentaje de mujeres con cualidades sensoriales también es significativo. Tradicionalmente se sospechaba que la intuición era una característica predominante en las mujeres, y esta creencia fue precisamente la causa que en tiempos muy remotos este don fuera fatal, castigándose a las mujeres que eran consideradas brujas o practicantes de artes ocultas.

¿Son las mujeres más susceptibles a los fenómenos paranormales?
¿Son las mujeres más susceptibles a los fenómenos paranormales? Cortesía: techfreshgadgets.com

Un estudio llevado a cabo por investigadores de las universidades de Granada, Pompeu Fabra de Barcelona y Middlesex University de Londres, afirma que las mujeres son más intuitivas que los hombres debido a un componente biológico (relacionado con la menor exposición prenatal a la testosterona en el vientre materno) que las predispone a ser más intuitivas y menos reflexivas que éstos durante sus vidas. Los hombres, que reciben más testosterona prenatal, son por ello más arriesgados y menos empáticos que las mujeres. ¿Será también ésta la razón que incline la balanza femenina hacia la mediumnidad o la clarividencia?

A continuación, un resumen de casos de mujeres que se involucraron de algún modo con el fascinante mundo de lo paranormal.

Cristina, la Santa Indestructible (1150-1224)

Cristina nació en una familia humilde de Toscana, Italia, a la que abandonó, junto a sus dos hermanas, para vivir como eremitas. De ella lo que más ha trascendido son sus proezas sobrehumanas, narradas y autenticadas por el cardenal Jacques de Virty, que la conoció personalmente.

Cortesía: abelardosantiago.blogspot

Murió muy joven, entre los 20 y 30 años, y estuvo largo tiempo insepulta, por varias razones. Mientras estaban cantando la misa de su funeral se levantó del ataúd y voló hasta que el techo de la iglesia la detuvo, porque «le repugnaba el olor nauseabundo de los pecadores empedernidos que asistían a su funeral», solo bajó cuando el sacerdote oficiante se lo ordenó. Hay que decir que esta sensación de olor nauseabundo ante el pecado le acompañó durante su vida, llegando a vomitar convulsivamente a la vista de algún pecador.

También puedes leer: Incubos y Sucubos: Ataques Sexuales Paranormales

Cristina, luego de su pseudo-muerte, declaró que había estado en el infierno, en el cielo y en el purgatorio y que Dios le había ofrecido ir al cielo o volver a la vida para dar testimonio y sufrir por las almas del purgatorio, pagando con sus penitencias, sufrimientos y enfermedades lo que las almas debían. Ella eligió lo último, y a partir de entonces los prodigios se sucedieron unos detrás de otro.

Cortesía: ecured.cu

Se dice que el demonio la arrojó a un horno de pan, de donde salió ilesa, otras veces ella misma se arrojaba, para padecer algo similar, pero mucho menor a lo que padecían las almas, allí lloraba y gemía, pero no se quemaba. También llegó a poner las manos largos ratos en los braseros, sufriendo grandes dolores, pero no las quemaduras. Otras veces se sumergía durante una semana entera en agua helada, en pleno invierno. Se arrojaba a los molinos de agua, pasando su cuerpo por entre las ruedas, aplastando su cuerpo y dejándola con grandes dolores. En algunos éxtasis místicos conducía a las almas del purgatorio al cielo. Volaba a la vista de todos ante la presencia de un pecador, alejándose de él; se remontaba a los árboles o las torres de las iglesias. Gozaba del don de la profecía, de milagros, de ubicuidad… y de otros poderes más.

Cortesía: eltestigofiel.org

Ante estos fenómenos fue encerrada y encadenada, acusada de brujería, pero siempre salía volando, en medio de cantos de salmos o cánticos religiosos. En otras ocasiones, hacía todo lo contrario, se refugiaba en tumbas putrefactas, cuyo olor le era más soportable que el del pecado. Incluso en la cárcel, las llagas que le hicieron los grilletes exhalaban un óleo milagroso que sanaba las heridas de otros presos. Otros milagros se sucedían en la pila bautismal donde había sido bautizada; allí todo enfermo que se metía era sanado en el acto. A pesar de la oposición eclesiástica era consultada por grandes personajes, como Luis II, conde de Loon, o Santa Lutgarda de Tongeren.

La tumba de Santa Cristina con la escultura de Buglioni en el centro, la estatua ilustra la piedra utilizada en el intento de ahogarla
La tumba de Santa Cristina con la escultura de Buglioni en el centro, la estatua ilustra la piedra utilizada en el intento de ahogarla. (Wikimedia Commons)

Finalmente murió en el convento de Santa Catalina de Saint-Trond, luego de un tiempo sin fenómenos y oculta a todos, pero llena de devoción de la gente, aunque también de recelo por parte de algunos clérigos que no veían con buenos ojos aquellas cosas. Pero no murió de una vez como los demás, sino que cuando había muerto ya, un hombre llegó al monasterio suplicando por la salud de su hermana que había enloquecido. Cristina hizo su último milagro reviviendo y sanando a la chica, luego volvió a morir y ya esta vez para siempre. Es patrona de las almas del purgatorio, psiquiatras y enfermos mentales. Aunque sólo fue beatificada, se le llama santa, sin más distinción su memoria es el 24 de julio. Al nombre se le ha añadido los sobrenombres de «la admirable» y «la atónita».

Sus atributos iconográficos más característicos son: las alas y la hoguera, ambos alusivos a sus fenómenos místicos más conocidos. También se le suele representar volando por los aires y con una especie de escapularios que hacen referencia a su insistencia en la necesidad de la devoción mariana como prenda de no ir al infierno.

Isabel Báthory, La Condesa Sanguinaria (1560-1614)

Su verdadero nombre era Erzsébet (Isabel, en castellano) Báthory, pero la historia la conoce como La Condesa Sangrienta, por su afición a secuestrar y torturar a muchachas de los alrededores, cuya sangre bebía para conservar la eterna juventud. Al menos esos fueron los cargos durante el proceso contra ella.

Wikimedia Commons

Isabel nació en 1560 en Byrbathor, una ciudad de la región de Transilvania, en la Hungría profunda, “el país más salvaje de la Europa Feudal”, según la escritora francesa Valentine Penrose, autora del libro «La Condesa Sangrienta». Isabel era sobrina de Istvan Báthory, príncipe de Transilvania y rey de Polonia entre 1575 y 1686. Pasó su infancia en el castillo de los Ecsed, la rama más extravagante de los Báthory, repleta, como consecuencia de los matrimonios consanguíneos, de herederos degenerados. Se dice que a los cuatro años Isabel sufrió ataques de epilepsia o algún otro trastorno neurológico, pero este mal parecía no tener relación con su comportamiento posterior. Fue educada con esmero, algo inusual para su tiempo, cuando muchos nobles ni siquiera sabían leer y escribir. Pero Isabel hablaba húngaro, latín y alemán, y además era guapa.

Cortesía: debate.com.mx

A los 15 años fue obligada a casarse con el conde Ferenc Nadasdy, que tenía 26 y se pasaba la vida batallando contra los otomanos. Tuvieron tres hijas y un hijo y vivieron en el castillo Ecsed con la madre de Ferenc, su odiada suegra Úrsula. Una primera muestra de la crueldad de Isabel aparece en la correspondencia que sostuvo con su marido ausente, en la que ambos intercambian ideas sobre las técnicas más apropiadas para castigar a los criados. La condesa administró el castillo con mano de hierro y brutales palizas a las sirvientas, a las que golpeaba con un pesado mazo o les pinchaba con agujas debajo de las uñas, por citar algunas de sus diversiones predilectas. Por otro lado, a Isabel le atraían sexualmente las mujeres, pero sus prácticas sádicas, siempre con golpes y sangre, asustaban a las incautas que se prestaban inicialmente a sus requerimientos.

También puede leer: Visitantes de dormitorio: ¿alucinaciones o seres de otras dimensiones?

La muerte de Ferenc en 1604 fue el punto de quiebre para el desborde de violencia de Isabel, que al verse viuda dio rienda suelta a toda su psicopatía. De entrada, echó del castillo a su suegra y al resto de parientes de su marido, y con la ayuda una supuesta bruja de la región llamada Darvulia, montó una siniestra cámara de suplicios en los sótanos del castillo y se dedicó a las prácticas de magia negra. Entre los instrumentos de tortura que guardaba en las mazmorras había un aparato llamado La Doncella de Hierro, un mecanismo con forma de mujer que clavaba puñales, además de diversos atizadores enrojecidos al fuego, ganchos y todo lo que la imaginación pueda concebir en estos casos.

La Doncella de Hierro, un abominable artefacto de tortura utilizado por Isabel Bathory
La Doncella de Hierro, un abominable artefacto de tortura utilizado por Isabel Bathory. Cortesía: turbosquid.com

La razón de este sadismo es que Isabel quería mantenerse bella y joven para siempre (sólo tenía 44 años, pero en aquella época era casi la tercera edad), y la fuente para obtener la eterna juventud era la sangre de las chicas a las que torturaba. Bebía su sangre, se daba baños, les arrancaba su carne mientras sus sirvientas las sujetaban y cometía actos tan atroces que resultan casi imposibles de creer.

Cortesía: freestocks-photos / Pixabay

Durante un tiempo se mantuvo impune porque elegía a sus víctimas entre las siervas y campesinas, a quienes en esa época aún feudal un noble podía tratar como un objeto, pero tras la muerte de Darvulia Isabel se olvidó de las precauciones y empezó a raptar también a jóvenes de buena familia. Los rumores llegaron pronto a la corte, donde Báthory no contaba con muchas simpatías, y el rey Matyas ordenó investigar el caso al conde Thurzo, un primo de Isabel enemistado con ella. Thurzo y sus soldados entraron en el castillo sin encontrar resistencia y allí estaban a la vista, según dijeron, los cuerpos desangrados, los instrumentos de tortura, el horror.

Cortesía: medicalbag.com

En el juicio, Isabel se negó a declarar, acogiéndose a sus privilegios nobiliarios. Condenada a cadena perpetua, tapiaron su habitación y allí vivió emparedada durante casi cuatro años, medio muerta de hambre y de frío, alimentándose de la escasa comida que le hacían llegar por una ínfima ventanita. Nunca mostró arrepentimiento ni llegó a entender por qué la condenaron. Murió el 21 de agosto de 1614, al anochecer, «abandonada de todos”, según un cronista de la época.

El Exorcismo de María Pizarro

En 1568 se produjo en Lima un caso de posesión demoníaca que conmocionó a la sociedad y autoridades religiosas de la época. El Tribunal del Santo Oficio, recién instalado en la ciudad, tomó cartas en el asunto y se inició un largo proceso en el que se vieron envueltos varios de los religiosos exorcistas y la propia posesa. Las acusaciones iniciales fueron de pacto con el demonio y de proposiciones sospechosas de herejía. A medida que las causas fueron avanzando alcanzaron una complejidad mayor y aumentó el número y carácter de las acusaciones. El caso adquirió dimensiones insospechadas dada la connotación de los religiosos involucrados inicialmente. Lo controvertido del tema permitió que se salvara la documentación más importante de las diversas causas, pues copias de los expedientes se hicieron llegar a la Suprema.

Cortesía: Pinterest

La historia se inicia cuando una joven limeña llamada María Pizarro cayó gravemente enferma, de tal manera que sus familiares temieron por su vida y la confesaron, le llevaron el santísimo sacramento e incluso le administraron la extremaunción. Por otra parte, la joven en medio de su postración, en forma intempestiva ponía a reírse de manera estrepitosa y a dar gritos, que durante un tiempo fueron interpretados como un frenesí propio de la enfermedad que los médicos no atinaban a remediar. El provincial de la Compañía que examinó su comportamiento concluyó que la joven estaba endemoniada. Ese diagnóstico coincidió con un agravamiento de su estado, que se manifestó en una postración que la llevó a dejar de hablar y de comer durante quince días. Sin embargo, la posesión se habría manifestado con toda intensidad, poniéndose en evidencia la presencia del demonio. Daba bramidos, se arañaba el rostro, daba saltos y se movía con tal vehemencia que las mujeres de la casa no la podían controlar.

Cortesía: wikiwand.com

Como nunca se había producido en Lima una situación de ese tipo, el pueblo se conmocionó y concurrió en masa a verla: «hombres y mujeres y sacerdotes, clérigos y de todos los monasterios». Unos iban por curiosidad y otros a solicitud de la madre de la joven para que fuesen a rezarle. Las opiniones que se formaban quienes la veían eran discrepantes. Algunos salían diciendo que eran demonios, otros que no, que estaba enferma de gota coral, es decir epilepsia, o de otra cosa, y tampoco faltaban los que afirmaban que era bellaquería e invención de la joven. Las contradicciones eran comprensibles porque a veces la joven estaba muy decaída y parecía que respiraba casi sin pulso y boqueando de modo que parecía agonizante. Pero de repente, daba vuelcos y se levantaba de modo que ni tres personas la podían controlar y hacía gestos que espantaban a los presentes.

Los religiosos llegaron a la conclusión de que María estaba endemoniada porque además les había confesado que, estando muy enojada porque su madre la dejó en casa de su hermano mientras se dirigía a Arequipa con su hermana Francisca, «se ofreció al demonio», que se le había aparecido bajo una higuera con la apariencia de un joven muy guapo. Finalmente había hecho un pacto con él, convirtiéndose en su servidora entregándole su alma.

También puede leer: Contacto con el Mundo Espiritual: Misterios de la Mediumnidad

Una junta de religiosos, en la que participaron principalmente jesuítas y dominicos, decidió exorcizarla en secreto, sin que trascendiera a la población. Así lo hicieron desde un viernes en la mañana hasta el sábado en la tarde, rigiéndose por un manual. A veces el demonio «mostraba estar dentro de la joven y hablar y responder por ella a lo que le preguntaban, otras veces se escondía». En alguna oportunidad, cuando hacía contorsiones y daba voces, terminaba por vomitar lo que había comido y una vez echó unas «como flemas o malezas» que los circundantes atribuyeron a ser parte de hechizos.

Cortesía: taringa.net

Los padres jesuítas, conscientes de su falta de preparación y experiencia en materia de endemoniados y exorcismos, solicitaron la colaboración de otros religiosos que comenzaron a exorcizarla regularmente y por largos períodos, pero nunca lograban la completa liberación de la joven. Como resultó infructuoso el esfuerzo de los sacerdotes por liberar a la joven y resurgía la inquietud popular en torno al caso, se decidió buscar una fórmula excepcional para alcanzar el éxito. Se optó por llevarla a la iglesia de la Compañía para exorcizarla allí sin resultado alguno.

Ante el fracaso reiterado de los métodos seguidos, los padres de la Compañía se mostraron partidarios de recurrir a castigos físicos y en esos términos aconsejaron a su madre e incluso ellos lo practicaron llegando al extremo de ponerle grilletes en un pie. Uno de los últimos exorcismos pareció dar resultados, pero quizás en demasía… porque María Pizarro cambió los demonios por los ángeles y comenzó a tener revelaciones divinas.

Dentro de las visiones de María aparecía un ser que se diferenciaba del resto de demonios: el armado. El armado era una figura celestial que intenta que María se vuelva a Dios. Este individuo no era nadie más que el ángel San Gabriel que vino a socorrerla. Se inicia, pues, la lucha entre ángeles y demonios, ambos tratando de convencer a María que se fuera a su bando. Los confesores de la joven creían estar ante un ser excepcional que poseía el favor de Dios. Estos exorcistas fueron el padre Alonso Gasco que estuvo desde el comienzo, el padre Pedro de Toro, el padre Luis López y fray Francisco de la Cruz. Los ángeles les anunciaron no solo que serían recompensados por participar de este exorcismo, sino que incluso los aconsejaron en cuestiones doctrinarias.

Fray Francisco de la Cruz
Fray Francisco de la Cruz. Cortesía: sanchezsottosanto.over-blog.es

Llegaron incluso a decir que el Papa no tenía poder sobre las ánimas del purgatorio. Ahora bien, cada uno tuvo una relación diferente con la poseída. Alonso Gasco estuvo muy empeñado en el exorcismo, aunque no logró hacerlo por completo. Como todos, estaba embelesado por la supuesta excepcionalidad de la chica. Por otro lado, De Toro y López tuvieron una relación, más bien, libidinosa con la chica. Fueron acusados de embarazar a la joven, a pesar de que después María Pizarro negara la participación de López en aquel suceso.

De todos los involucrados, el caso más interesante es el de fray Francisco de la Cruz. Fue él quien tuvo más contacto con María y quien sugirió la idea de que él era aquel mandado a ser Papa por su íntimo contacto con San Gabriel y San Dionisio. De más está decir que tal era una tamaña herejía, pero fray Francisco de la Cruz estaba convencido de ser el Papa Angélico de las Indias, un nuevo Mesías y, por tal motivo, intentó defender su postura teológicamente hasta su muerte.

Cortesía: hysteriapagana.com.mx

La inquisición lo apresó en 1572 por haber sido acusado de prácticas proféticas, visiones psicológicas y conductas sexuales aberrantes con doña María Pizarro. El proceso de Francisco de la Cruz concluyó en 1576. Además, fue acusado de ser difusor de ideas “iluminadas” y promover sectas y herejías. Fue uno de los teóricos de la restitución (devolver a los indios todo lo que fue tomado por los conquistadores españoles). El auto de fe se realizó en la plaza mayor de Lima, jamás se arrepintió de sus ideas. El 13 de abril de 1578 fue quemado en la Plaza Mayor de Lima.

Eusapia Palladino (1854-1918)

Una de las grandes psíquicas fue la italiana Eusapia Palladino, mujer campesina con una cultura muy elemental y que fue el asombro de una larga lista de otras notables personalidades de la época, serias y consecuentes. Los fenómenos que producía Eusapia, tales como telequinesias, levitaciones de objetos, ectoplasmias, etc., fueron auténticos. Se realizaron pruebas en el Instituto de Psicología de París, en el laboratorio de Psiquiatría de la Universidad de Turín y en otros círculos científicos.

Wikimedia Commons

Los objetos se movían alrededor, en su presencia, sin que nadie los tocara; se oían raps de gran estruendo; aparecían luces; había instrumentos musicales que sonaban sin que nadie visible los tocara. Todos estos fenómenos sucedían mientras la médium estaba sentada bien controlada, especialmente sus manos y pies y, naturalmente, con luz suficiente para permitirnos percibir todo lo que acontecía en la habitación con cierta nitidez.

Eusapia realizaba sus sesiones en cualquier lugar, en casas privadas, en el laboratorio de una universidad o dondequiera que se la convocara. A menudo se la controlaba antes de la sesión, pero nunca se encontró nada sospechoso. Entonces, tomaba asiento en su lugar delante de una mesa de madera, mientras los otros participantes se sentaban también alrededor. Las personas, a ambos lados de Eusapia, le sujetaban las manos, rodillas y pies. Las sesiones comenzaban a plena luz.

Detrás de ella, se montaba una cabina construida con dos cortinas negras, cerrando un rincón de la habitación. En dicha cabina, se introducía una mesa sobre la que se depositaban pequeños instrumentos musicales propiedad de los asistentes. Eusapia nunca se sentaba dentro de la cabina, sino fuera, en el círculo.

El respaldo de su silla estaba a unos 30 centímetros de las cortinas. A plena luz, con sus manos, pies y rodillas controladas, la mesa comenzaba a vibrar y a moverse. Muchos médiums consiguen que las mesas vibren, y si esto hubiera sido todo, no habría lugar para el caso. Pero, después de las vibraciones, la mesa del círculo comenzaba a levitar completamente del suelo, quedando suspendida en el aire por espacio de varios segundos.

espiritismo.es

Estas levitaciones las sostenían mientras uno de los asistentes estaba debajo de la mesa, agarrando los pies, mientras que las manos de Eusapia no tocaban la mesa, siendo esto último perfectamente visible a todos los presentes. Había una curiosa resistencia elástica de la mesa cuando estaba suspendida en el aire, como si estuviera sobre goma; de repente, dicha resistencia se desvanecía, cayendo la mesa sobre el suelo.

Después de las levitaciones, se oían raps en la mesa que estaba dentro de la cabina y en la del círculo. A menudo, los ruidos adoptaban una forma muy peculiar. Por ejemplo, Eusapia golpeaba cuatro veces la mesa con sus nudillos, dejando la mano sobre ella a unos 20 centímetros. Unos pocos segundos después sonaban unos raps, imitando exactamente sus golpes, como si fueran su eco diferido en unos instantes.

Cortesía: blog.20minutos.es

Algunos investigadores que presenciaron estas habilidades de Paladino descubrieron evidentes fraudes en torno a los fenómenos, pero lo singular es que la médium una vez sorprendida, repetía los fenómenos sin que los investigadores encontraran explicación alguna. Después de que comprobara que los poderes de Eusapia Paladino eran genuinos, la gran interrogante era la razón de tener que recurrir al engaño.

Es una pregunta difícil de contestar. De alguna manera pretendía trucar los fenómenos para divertirse, pero cuando era descubierta y comprobar que no podía engañar a los testigos, entonces producía el fenómeno genuino.

Las profecías de Baba Vanga

Baba Vanga es una de las más grandes videntes de los últimos tiempos, el verdadero nombre de esta mujer es Vangelia Pandeva Dimitrova, y sus exitosas premoniciones sorprendieron al mundo entero y muchas de sus profecías aún no se han cumplido.

Cortesía: infobae

Esta vidente nació en el pequeño pueblo de Strumica, República de Macedonia en enero de 1911 y murió el 11 de agosto de 1996. Tenía habilidades únicas en el mundo, ella decía que el origen de sus visiones era debido a la presencia de unas criaturas invisibles que le informaban sobre personas y sus vidas desde su nacimiento hasta su muerte.

Cuando Baba tenía 12 años sufrió un acontecimiento que la marcó de por vida. En una ocasión se encontró con un tornado (algo muy difícil que sucediera en aquella zona) que la levantó y la arrojó a 400 metros, sus ojos se le llenaron de arena lo que provocó que perdiera la vista poco a poco hasta perderla por completo cuatro años después y fue en ese entonces cuando empezó a ver lo que nadie más podía.

Cortesía: blogs.eltiempo.com

Cuando tenía solamente 16 años empezó a tener visiones proféticas. Predijo el fin de la segunda guerra mundial, la muerte de la princesa Diana, entre otras asombrosas predicciones que ocurrieron y marcaron la historia. Entre sus más grandes aciertos está el ataque del 11 de septiembre a los Estados Unidos, mencionando que «los hermanos americanos serían atacados por pájaros de acero».

Baba Vanga fue una mujer extraordinaria con un poder único que incluso después de su muerte ha dado mucho de qué hablar por sus innumerables predicciones que hasta el momento han acertado en su mayoría. Quizás las profecías más perturbadoras giran en torno a las que hablan sobre el futuro de la humanidad, que aún faltan algunos años para que se cumplan. A continuación, algunas de las que provocan mayor expectativa:

  • 2033: El hielo polar se está derritiendo. Fuerte subida del nivel del mar
  • 2066: Roma será atacada por EE.UU. con un arma climática.
  • 2088: Emerge una nueva enfermedad. El envejecimiento rápido.
  • 2111: Las personas se vuelven robots.
  • 2164: Aparecen animales mitad humanos.
  • 2221: En la búsqueda de vida extraterrestre, los seres humanos se encuentran con algo muy horrible.
  • 2256: Embarcación da vuelta a la Tierra con una terrible enfermedad.
  • 2371: Se produce la gran hambruna para la humanidad.
  • 5079: Fin del mundo.

Anneliese Michel

Anneliese Michel fue una joven nacida en Alemania en 1952 que protagonizó uno de los exorcismos más famosos realizados en las últimas décadas. A esta popularidad contribuyó el estreno de una película en 2005 basada en su historia: El exorcismo de Emily Rose.

Anneliese Michel
Cortesía: eliefnet

Fue a los 16 años cuando Anneliese comenzó a tener problemas con convulsiones que los médicos diagnosticaron como resultado de sufrir epilepsia del lóbulo temporal. Esto la llevó a padecer una depresión; finalmente fue ingresada en el hospital psiquiátrico de Würzburg.

En 1969, la personalidad de Michel cambió. Los ataques epilépticos no remitían y de ser una joven dulce pasó a insultar y atacar a su familia. Los tratamientos a los que fue sometida no parecían dar efecto; además, su depresión iba haciéndose más grave. Tras haber permanecido internada en el hospital, Anneliese volvió a casa. Allí su estado fue empeorando y la familia empezó a relatar extraños fenómenos.

También puede leer: Posesiones demoníacas: Mitos y realidades del fenómeno

La joven parecía mostrar gran rechazo a todos los símbolos religiosos. Igualmente, indicó que comenzó a escuchar voces que la animaban a suicidarse. Eso, y las alucinaciones que padecía, provocaron que dejara de alimentarse con normalidad. Otros comportamientos extraños de Michel fueron gritar sin parar durante días, beberse su orina y comer insectos.

Cortesía: allthatsinteresting.com

Fue entonces cuando la familia acudió por primera vez a la iglesia para solicitar ayuda. La primera petición fue rechazada por la jerarquía eclesiástica, pero la situación iba a peor. La joven relataba que se le aparecían lo que denominaba «caras malignas» mientras rezaba, y en su casa creció el convencimiento de la presencia de un diabólico. La segunda petición para que se le practicara un exorcismo tampoco fue aceptada. Por su parte, los médicos le recetaron medicamentos aún más potentes sin conseguir nada. Finalmente, la iglesia cambió de parecer. Las autoridades eclesiásticas nombraron a dos exorcistas, el padre Arnold Renz y al pastor Ernst Alt, para que llevaran a cabo el ritual.

Los dos religiosos tuvieron dos sesiones semanales con Anneliese durante 9 meses para intentar expulsar al supuesto demonio. Cada una de esas sesiones duró cuatro horas y afirmaron que había hasta 6 demonios en el cuerpo de la joven, entre ellos Lucifer, Judas Iscariote, Nero, Caín y Adolf Hitler. El ritual provocaba reacciones violentas en Anneliese. Tenía que ser sujetada por tres hombres e incluso llegó a ser encadenada por la fuerza que demostraba.

De izquierda a derecha: Ernst Alt, Arnold Renz, Anna y Josef, los padres de Anneliese
De izquierda a derecha: Ernst Alt, Arnold Renz, Anna y Josef, los padres de Anneliese. Cortesía: allthatsinteresting.com

Por otra parte, se negó a comer y se rompió las rodillas durante uno de los exorcismos. Durante estos, contestaba en idiomas extraños y, de acuerdo con los testigos, con distintas voces. Todos estos detalles se pudieron recoger gracias a las grabaciones que efectuaron los exorcistas: existen más de 42 horas de grabación.

Después de muchos intentos sin éxito, el último exorcismo tuvo lugar el 30 de junio de 1976. Es esos momentos el estado de salud de Michel era muy malo; desnutrida y deshidratada, la intensidad del ritual fue demasiado para ella. Afectada por una neumonía y por la anemia, Anneliese falleció el 1 de julio de 1976. Según su madre, sus últimas palabras fueron «tengo miedo».

Cuando el caso se hizo público, las autoridades comenzaron una investigación para delimitar la responsabilidad de los padres y de los religiosos. En el juicio posterior fueron declarados culpables de homicidio por negligencia. La pena fue de solo seis meses de cárcel, pero quedaron en libertad condicional después de pagar una fianza.

Según se cuenta, Anneliese afirmó en una carta que la Virgen se le había aparecido y le había dado dos opciones: una, ser liberada de su posesión; y otra, continuar poseída para que el mundo pudiera darse cuenta de la peligrosidad de los demonios. Parece que la joven eligió la segunda opción en su carta.

Lorraine Warren

Lorraine Warren, cuyo nombre era Lorraine Rita Moran, nació el 31 de enero de 1927 en Connecticut, Estados Unidos. Estudió en un colegio católico de niñas, lugar donde aseguró que tuvo su primera experiencia paranormal a la edad de 7 años cuando comenzó a ver luces alrededor de las personas. A la edad de 16 años conoció a Ed Warren en el teatro colonial de Bridgeport, lugar donde él trabajaba y Lorraine frecuentaba con su madre. Tras tener una amistad y empezar a salir, se casaron cuando su pareja retornó de la Segunda Guerra Mundial. Tuvieron una hija llamada Judy.

Lorraine Warren. Cortesía: plumasatomicas.com

Ed Warren era el único demonólogo reconocido por la Iglesia católica, se dedicaba a pintar y llegó a ser un autor de varios libros de ciencia ficción. Lorraine desarrolló su don cuando decide acompañar a su esposo a pintar cuadros de casas supuestamente “embrujadas”. Ambos se sentaban en la orilla para tener una vista panorámica. Es desde ese lugar donde podía ver si dicho hogar realmente estaba encantado o no; además, tenía la capacidad de visualizar todo lo que había pasado y si existían fantasmas o algún ente demoníaco.

Lorreine y Ed Warren
Lorreine y Ed Warren. Cortesía: Applauss

Después de un tiempo, ella les proponía a los dueños de las casas que compren los cuadros, en los que normalmente había fantasmas u otros entes alrededor. Las personas aceptaban con la única condición de que la pareja investigue los hechos que atormentaban a la familia.

Después de estar investigando casos paranormales de forma profesional, Lorraine Warren fue identificada como clarividente y médium por tener la capacidad de percepción extrasensorial que le permitía recibir información de acontecimientos futuros o pasados, personas o lugares que ella misma desconocía.

También puede leer: Espectrofobia: El Temor por los Fantasmas

Los Warren iniciaron sus investigaciones a principio de los 50, y debido a este largo período la pareja pudo acumular objetos para establecer el primer museo de ocultismo en la década de los 80. Este lugar, que alberga cosas embrujadas o evidencias de exorcismo, está ubicado en el sótano de su casa en Connecticut.

Museo de los Warren
Museo de los Warren. Cortesía: Peru.com

Lorraine Warren dijo que todo lo que tenga que ver con lo paranormal no siempre tiene que estar vinculado con el miedo u horror. Como ejemplo dio a conocer la foto de una boda en la que aparecía el rostro de una mujer. La novia dijo que se trataba de su madre fallecida poco antes del matrimonio. La pareja tiene un extenso archivo fotográfico donde se evidencia fantasmas y espíritus. Sin embargo, algunos de sus detractores aseguraron que se trataba de desperfectos en la imagen.

Lorraine tuvo una participación importante en la investigación del caso Amityville. Gracias a su don se pudo descifrar la oscura historia detrás del espantoso hecho ocurrido en la casa. Posteriormente, se hizo una película basada en ella.

La casa de Amityville
La casa de Amityville. Cortesía: emol.com

Lorraine Warren falleció por causas naturales en abril de este año a la edad de 92 años.

Esta es una breve relación de mujeres que estuvieron relacionadas de algún modo con lo sobrenatural. Algunas de ellas tuvieron un papel relevante en la historia gracias a sus sorprendentes facultades psíquicas, mientras que otras, fueron involuntarias protagonistas de este misterioso mundo de lo inexplicable.

Bibliografía

Sitios web

  • El Poder De La Intuición, Mito O Verdad (Enlace)
  • Isabel Bathory, la condesa sangrienta (Enlace)
  • Francisco de la Cruz, Inquisición, Actas II-1: del mito bíblico a la utopía… (Enlace)
  • Historia Del Espiritismo Origen, Primeros Casos E Investigaciones Científicas (Enlace)
  • Protegido: La «Increíble Y Triste Historia» De Fray Francisco De La Cruz Y Sus Profecías (Enlace)
  • Santos que Tuvieron Superpoderes Espectaculares (Enlace)
  • Todos los santos del Cielo (Enlace)
  • Santa Cristina la Admirable, no la imitable. (Enlace)
  • Eusapia Paladino – Biografía (Enlace)
  • Baba Vanga: Las temibles profecías de la vidente europea que le puso fecha al fin del mundo (Enlace)
  • Anneliese Michel: Exorcismo, Carta y Película (Enlace)
  • Lorraine Warren: 10 cosas que no sabías de la investigadora paranormal (Enlace)

Una publicación de CodigoOculto.com – Todos los derechos reservados. Prohibida su copia sin autorización.


Like it? Share with your friends!

Pedro Noguchi

Pedro Noguchi es comunicador audiovisual con estudios en electrónica y fotografía, conductor del programa «Paradigma 0» (http://bit.ly/2vHBf4Z). Como fundador del grupo de investigación Dharma Paranormal de Perú, tiene el objetivo de difundir los nuevos aportes en la investigación de las manifestaciones metafísicas, bajo un enfoque que integre la experimentación con las teorías espirituales. Pedro Noguchi es colaborador permanente en CodigoOculto.com desde Marzo de 2019.

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *