Hallan un grano de polvo alienígena en la Antártida y podría desafiar nuestra comprensión del Sistema Solar


Hallan un grano de polvo alienígena en la Antártida y podría desafiar nuestra comprensión del Sistema Solar
Una ilustración de una nova, que se cree que es responsable del grano presolar LAP-149. Crédito: NASA/CXC/M. Weiss

Un equipo de científicos han encontrado un pequeño y «extraño» grano de polvo que se creó cuando murió una estrella desaparecida hace mucho tiempo.

La pequeña mota de polvo estelar fue encontrada dentro de un meteorito condrítico en la Antártida, originalmente fue arrojada al espacio por una estrella en explosión que murió incluso antes de que existiera nuestro propio Sol.

Se cree que pequeñas piezas de granos como el nuevo descubrimiento ayudaron a crear la mezcla temprana de materiales que permitieron la formación del sol y nuestros planetas y, finalmente, la vida. Pero rara vez se ven, porque es tan difícil para ellos sobrevivir al caos del comienzo de un sistema solar.

Ahora los científicos esperan que el grano pequeño y afortunado pueda ofrecer una visión de las condiciones que ayudaron a formar todo lo que nos rodea.

Pierre Haenecour, autor principal del estudio, dijo en un comunicado:

Como el polvo real de las estrellas, tales granos presolares nos dan una idea de los bloques de construcción a partir de los cuales se formó nuestro sistema solar. También nos proporcionan una instantánea directa de las condiciones en una estrella en el momento en que se formó este grano”.

Un grano de polvo alienígena

El grano ha sido nombrado LAP-149 y es la única pieza conocida de grafito y silicato que los científicos pueden rastrear hasta el tipo particular de explosión estelar que logró sobrevivir. Después de ser expulsado por esa erupción, voló por el espacio y llegó a la zona que ahora es nuestro sistema solar, quedando atrapado en un meteorito primitivo.

Representación de la nova que expulsó el grano de polvo
Representación de la nova que expulsó el grano de polvo. Crédito: newatlas

Una nova, como la que arrojó la mota de polvo, ocurre cuando un sistema binario de estrellas incluye el remanente central de una estrella moribunda conocida como «white warf», unida a otra estrella que es una estrella de secuencia principal o una gigante roja. A medida que la enana blanca se desvanece, elimina la sustancia de su compañero más grande, y una vez que es lo suficientemente grande, arroja nuevos elementos químicos al espacio, los lanza a través del universo y ayuda a difundir materiales completamente nuevos a otros sistemas solares.

Ese proceso ha ayudado a proliferar en el universo el hidrógeno, el helio y el litio que estaban presentes cuando comenzó el conjunto rico y variado de elementos que nos rodean hoy. Sin tal dispersión, no habría vida, que se compone de los elementos más complejos y nuevos que se difunden en estos encuentros tan violentos.

Un grano muy extraño

Para comprender más sobre ese proceso, los investigadores tomaron el grano pequeño y lo analizaron a nivel atómico, utilizando tecnología altamente desarrollada. Cuando lo hicieron, descubrieron lo extraño que era, encontrando enormes cantidades de un extraño isótopo de carbono conocido como 13C.

Haenecour dijo:

Las composiciones isotópicas de carbono en cualquier cosa que hayamos muestreado que provenga de cualquier planeta o cuerpo en nuestro sistema solar varían típicamente por un factor del orden de 50. El 13C que encontramos en LAP-149 está enriquecido en más de 50.000 veces. Estos resultados proporcionan evidencia de laboratorio adicional de que tanto los granos ricos en carbono como el oxígeno de las novas contribuyeron a los componentes básicos de nuestro sistema solar”.

Las estrellas que dieron a luz a los diminutos granos de polvo de estrellas ahora estarán muertas. Pero al estudiar cómo están hechos, los científicos pueden comprender las condiciones de dónde provienen, escriben los investigadores en el nuevo artículo.

Este gráfico muestra cómo la partícula de polvo, LAP-149, fue creada por una Nova
Este gráfico muestra cómo la partícula de polvo, LAP-149, fue creada por una Nova. Crédito: Kander10 / Forbes

Los científicos no pueden establecer exactamente la edad del grano, porque no está formado por suficientes átomos. Esperan encontrar piezas nuevas y más grandes para tratar de entender cómo ayudaron a la formación de nuestro sistema solar.

El estudio científico ha sido publicado en la revista Nature.


Like it? Share with your friends!

Redacción CODIGO OCULTO
La verdad es más fascinante que la ficción.

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *