¿Podría ser esta anomalía la causante del evento de gran extinción masiva «Great Dying» (Extinción masiva del Pérmico-Triásico)?

Un satélite de la NASA ha detectado una «anomalía de gravedad» de 482 kilómetros de ancho debajo del hielo de la Antártida, que podría ser el resultado de un gigantesco impacto de asteroides y los flujos volcánicos de las trampas siberianas que se prolongaron durante aproximadamente dos millones de años y se extendieron durante la extinción masiva de Permian-Triásico, ocurrido hace entre 251 y 250 millones de años.

Impacto letal

Se estima que el cráter de impacto es de casi tres veces el tamaño del cráter de Chicxulub que puso fin a la época de los dinosaurios, y probablemente se formó antes de la formación cretácica de la costa este de la Antártida.

El Gravity Recovery and Climate Experiment (GRACE) fue una misión conjunta de la NASA y el German Aerospace Centre que funcionó desde marzo de 2002 hasta octubre de 2017. Al medir las anomalías de la gravedad, GRACE mostró cómo se distribuye la masa en todo el planeta y cómo varía con el tiempo.

NASA revela una anomalía de intensa gravedad bajo la Antártida

Sin embargo, un descubrimiento en la Antártida ha recibido mucha más atención que el resto de la misión. En 2006, un equipo de investigadores dirigido por Ralph von Frese y Laramie Potts usó los datos de GRACE para descubrir la anomalía presente debajo del hielo. El equipo determinó que se trata de un cráter de impacto masivo enterrado debajo del hielo durante millones de años, probablemente causado por un asteroide.

Nuevos datos revelan la anomalía

Los nuevos detalles de 2018 en el campo de gravedad de la Antártida Oriental de la misión Gravity Recovery and Climate Experiment (GRACE) revelaron una anomalía de gravedad de aire libre positiva prominente en una cuenca enterrada de aproximadamente 500 kilómetros de diámetro centrada en la Antártida en el centro-norte de la Tierra de Wilkes.

Adelgazó e interrumpió ampliamente la corteza de Wilkes Land, donde se desarrollaron el punto caliente de Kerguelen y la antigua grada de Gondwana, pero dejó el bloque australiano adyacente relativamente tranquilo.

Ubicación de Wilkes Land (recuadro rojo) en la Antártida
Ubicación de Wilkes Land (recuadro rojo) en la Antártida. Crédito: Wikimedia Commons

La evidencia de micrometeoritos y fósiles sugiere que el impacto pudo haber ocurrido al comienzo de la mayor extinción de la vida en la Tierra cuando las trampas siberianas estaban en el lado opuesto del planeta.

El vulcanismo antípodas es común a los grandes cráteres de impacto de la Luna y Marte y también puede representar la mitad de las grandes provincias ígneas y puntos calientes de la Tierra. Los datos de GRACE sugieren que el impacto pudo haber desencadenado la «Great Dying» (o «Gran muerte») al final del Pérmico y haber contribuido al desarrollo del punto caliente que produjo las trampas siberianas y que ahora puede ser la base de Islandia.

Difícil acceso

El hielo glacial de hasta unos pocos kilómetros de espesor que ha cubierto el cráter durante los últimos 30 a 40 millones de años plantea enormes dificultades para tomar muestras de la geología subglacial. Por lo tanto, la prueba más conveniente y viable del posible cráter es examinarlo para detectar la gravedad aerotransportada relevante y las anomalías magnéticas.

Una muestra del mapa de la Antártida con mayor resolución hasta ahora realizado
Una muestra del mapa de la Antártida con mayor resolución hasta ahora realizado. Crédito: REMA

Por supuesto, la anomalía ha desencadenado una serie de teorías de conspiración. Una de ellas dice que supuestamente se construyeron allí las bases nazis secretas durante la Segunda Guerra Mundial, con algunas pruebas que muestran entradas en todo el continente, y además en 1991 la KGB publicó documentos previamente clasificados que arrojan luz sobre la infame Operación Highjump que mostró que la Marina de los EE.UU. realizó innumerables misiones secretas a la Antártida.

Otra afirmación popular es que el almirante Richard E. Byrd dirigió un proyecto secreto con la Armada de los EE.UU. en la década de 1940 que utilizaba a más de 4.000 hombres, 13 barcos y 33 aviones y la razón pública era investigar Antártida. Sin embargo, una difundida teoría sugiere que el verdadero propósito era investigar una entrada encontrada en el centro del hielo que conduciría a una «Tierra interior».

El estudio científico ha sido publicado en el siguiente ENLACE de NASA.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here