El misterio de la Nube de Oort y los confines del Sistema Solar


543 shares
El misterio de la Nube de Oort y los confines del Sistema Solar
Representación artística de una masiva nube que rodea un Sistema planetario. Similar a la Nube de Oort. Crédito: NASA/JPL-Caltech.

La misteriosa Nube de Oort es una esfera gigantesca que sería la frontera de nuestro Sistema Solar.

Cubriría todo nuestro Sistema planetario, similar a una gran burbuja. Y sería el origen de los cometas, o cuerpos celestes dispersados fuera de esa gran «nube».

Sin embargo, la Nube de Oort todavía no ha sido descubierta, es una hipótesis que intenta explicar el origen de cometas que tardan miles de años en orbitar el Sol. La idea tiene lógica: restos de planetas, hielo y roca se habrían dispersado y reagrupado en los confines del Sistema Solar, donde estarían las últimas instancias de la influencia gravitacional del Sol.

A través del análisis de cometas se piensa que la Nube de Oort estaría formada de rocas y hielo. Los componentes del hielo serían variados: compuestos por agua o gases congelados como dióxido de carbono, metano y amoníaco, incluso gases altamente venenosos como el cianuro de hidrógeno (!).

Se calcula que la Nube tendría al menos ¡1 trillón de cometas! Teniendo en cuenta que se han descubierto la cantidad de 6,339 cometas orbitando el Sol y que hay una cantidad considerable con órbitas amplísimas.

Representación de la Nube de Oort
Representación de la Nube de Oort. Crédito: NASA / Wikimedia commons.

La teoría de la Nube de Oort fue desarrollada por Ernst Öpik y luego por Jan Oort. Oort llegó a la conclusión de la presencia de esta nube que cubre el Sistema Solar debido a las siguientes razones:

  • Los cometas no vienen del espacio interestelar;
  • Parecen surgir de todos lados, de todas direcciones;
  • El punto más alejado del Sol, visto en muchos cometas, es de 1 año luz.

1 año luz del Sol es la distancia en la que se encontraría la Nube de Oort.

Esa observación de cometas que vienen «de todas direcciones» es lo que hizo pensar que  estos tendrían que haber permanecido en una especie de «reserva» por mucho tiempo (antes de «soltarse» o ser «empujados», por otros cuerpos celestes).

La Nube de Oort es demasiado oscura y no se ha podido observar

Ni siquiera el telescopio Hubble ha sido capaz de observar esta gran esfera. Esto se debe a la distancia de 1 año luz y debido a que los objetos son muy pequeños y sin brillo. El cinturón de Kuiper sería una formación parecida de rocas y hielo, y ha sido muy difícil observar los cuerpos de ahí. Se encuentra a una distancia de 55 unidades astronómicas (ua), a diferencia de la excesivamente lejana Nube de Oort que se encontraría entre 2,000 y 200,000 unidades astronómicas (ua).

Se piensa que la Nube pudo haber surgido del disco protoplanetario, el disco lleno del material base de la formación de los planetas que rodeaba el Sol en su etapa más joven. Luego, debido a la fuerza gravitacional potente de gigantes gaseosos como Júpiter, estos restos de roca y hielo pudieron haber sido expulsados hacia el exterior del Sistema Solar.

Ilustración comparativa de la Nube de Oort, el cinturón de Kuiper y el Sistema Solar
Ilustración comparativa de la Nube de Oort, el cinturón de Kuiper y el Sistema Solar. Crédito: Jedimaster / Wikimedia commons.

También hay otra teoría que dice que la razón por la que los los cometas son lanzados hacia dentro, hacia nuestro Sistema planetario, es debido a perturbaciones gravitacionales provocadas por cuerpos celestes masivos en Sistemas extrasolares. El Sol y estrellas vecinas pudieron haber tenido una especie de intercambio de materiales, mientras se formaban y separaban. Esto podría significar que la Nube de Oort también tendría material que surgió fuera de nuestro Sistema solar.

Referencias: Universe Guide

Una publicación de CodigoOculto.com – Todos los derechos reservados.


Like it? Share with your friends!

543 shares
Erick Nielssen Maravilla
Escritor nicaragüense que indaga en temas de historia, ciencia, religión y esoterismo. Apoyando la investigación normativa y también la alternativa.

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *