Científicos hallan túneles secretos entre el cráneo y el cerebro


187 shares
Científicos hallan túneles secretos entre el cráneo y el cerebro
Crédito: Chris Hope / Wikimedia Commons

Sí, es cierto, tenemos pequeños túneles en la cabeza que conectan con el cerebro. Esto es lo que un equipo de investigadores médicos han descubierto recientemente en ratones y humanos.

Se tratan de pequeños canales que enlazan la médula ósea del cráneo con el revestimiento del cerebro.

Según los investigadores, estos túneles pueden ser una ruta directa por la cual las células inmunes se precipiten desde la médula hasta el cerebro en caso de daño.

Hasta antes de este hallazgo, los científicos creían que las células inmunes se transportaban por medio del torrente sanguíneo desde otras partes del cuerpo para tratar la inflamación del cerebro luego de un accidente cerebrovascular o un trastorno cerebral.

Anteriormente, los científicos habían pensado que las células inmunes se transportaban a través del torrente sanguíneo de otras partes del cuerpo para tratar la inflamación del cerebro después de un accidente cerebrovascular, una lesión o un trastorno cerebral.

Ahora, este descubrimiento plantea que las células han tenido un «atajo» que hasta ahora desconocíamos.

Francesca Bosetti, directora del programa del National Institute of Neurological Disorders and Stroke (NINDS) del NIH, dijo en un comunicado:

Estos hallazgos sugieren que las células inmunes pueden estar tomando un atajo para llegar rápidamente a las áreas de inflamación”.

La inflamación juega un papel crítico en muchos trastornos cerebrales y es posible que los canales recientemente descritos puedan ser importantes en una serie de condiciones. El descubrimiento de estos canales abre muchas nuevas vías de investigación”.

En el informe publicado, el Dr. Matthias Nahrendorf y sus colegas del Massachusetts General Hospital y la Harvard Medical School explican cómo hallaronpor primera vez los túneles a través de una serie de experimentos con neutrófilos marcados fluorescentemente en ratones.

Luego de marcar neutrófilos hechos en las tibias y los huesos del cráneo de los ratones, los autores infligieron daño cerebral al inducir un accidente cerebrovascular o crear inflamación cerebral.

Al analizar las imágenes obtenidas, los científicos descubrieron que los neutrófilos que llegaron a la escena tenían más probabilidades de provenir de la médula del cráneo que la de la tibia, y que el suministro de neutrófilos dentro del hueso craneal estaba mucho más reducido que el de la tibia y otros glóbulos blancos fuentes celulares

Utilizando microscopía confocal, el equipo de Nahrendorf pudo analizar el hueso denso con gran precisión, notando con sorpresa que no solo había pequeños canales vasculares diseminados, sino que los neutrófilos en ratones con lesión cerebral se movían contra la dirección normal del flujo sanguíneo para ingresar al duramadre.

Imagen de micro TC de un cráneo de ratón que muestra canales vasculares (flechas) que transportan neutrófilos y otras células inmunes de la médula ósea a la membrana externa del cerebro
Imagen de micro TC de un cráneo de ratón que muestra canales vasculares (flechas) que transportan neutrófilos y otras células inmunes de la médula ósea a la membrana externa del cerebro. Crédito: Wojtkiewicz/Massachusetts General Hospital

Una investigación de muestras de hueso de cráneo humano tomadas de pacientes quirúrgicos confirmó que estos canales también existen en humanos.

Aún debe pasar algún tiempo para poder determinar cómo se regula la respuesta de la médula del cráneo, pero los datos recopilados hasta el momento indican que una molécula inflamatoria llamada cell-derived factor-1 puede ser el desencadenante.

Una versión de tamaño completo de la imagen de microscopía confocal
Una versión de tamaño completo de la imagen de microscopía confocal. Crédito: Dr Fanny Herisson/ Massachusetts General Hospital

El Dr. Nahrendorf dijo en un comunicado:

Si bien todavía tenemos mucho que aprender sobre estos canales, creo que su papel muy especial como conductos para la diafonía inflamatoria entre la médula y el sistema nervioso central es bastante diferente de cualquier otra vasculatura”.

Además, Nahrendorf  dijo que el siguiente paso será evaluar cómo estos canales están involucrados en las condiciones del cerebro humano, incluidos los accidentes cerebrovasculares, la hipertensión y la demencia.

El estudio científico ha sido publicado en la revista Nature Neuroscience.


Like it? Share with your friends!

187 shares
Fernando T.

Editor en CodigoOculto.com / Investigador de MUFON / Ingeniero informático. Me encanta obtener y difundir conocimiento, escribo sobre ciencia y acerca de muchos de los misterios de nuestro Universo.

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *