Rastros de radiactividad de Fukushima han sido hallados en vino producido en California

Rastros de radiactividad de Fukushima han sido hallados en vino producido en California

El desastre nuclear de Fukushima en 2011 lanzó un efecto irreversible en el medio ambiente en Japón y en diversas partes del mundo. Ahora, luego de unos años aún seguimos descubriendo el negativo resultado de su contaminación.

Recientemente se ha descubierto, que incluso los viñedos de California no se han podido librar del desastre ambiental.

Un equipo de científicos ha encontrado rastros de radiación aumentados en añadas de vino cultivadas en el Valle de Napa justo luego de la emergencia nuclear.

Aunque los intensos rastros del isótopo radioactivo Cesio-137 no representa riesgo para la salud de los humanos, según dicen los expertos, sigue siendo un terrible recordatorio del impacto global de los accidentes nucleares.

El hallazgo fue realizado de forma accidental. El físico experimental Michael Pravikoff del Centre d’Études Nucléaires de Bordeaux-Gradignan en Francia, se cruzó con unos vinos procedentes de California (Cabernet Sauvignon) de la cosecha del 2009 hasta el 2012, mientras visitaba un supermercado.

El Cesio-137 es un isótopo de origen natural, y solo se produce mediante la fisión nuclear. Para detectarlo, los científicos usan la técnica que involucra la «espectroscopía gamma».

Anteriormente los investigadores han utilizado este método para revelar cómo los niveles de isótopos se incrementaron en el vino luego de las pruebas de misiles en la Guerra Fría y también luego del accidente nuclear de Chernobyl.

Debido a esto Pravikoff se preguntó si el alcance radioactivo del Cesio-137 proveniente de Fukushima se podría haber expandido a diversos viñedos de California separados por muchos kilómetros.

Pravikoff declaró para The New York Times:

Simplemente los compré, solo para verlos. Es más por el aspecto científico puro que estábamos interesados ​​en medirlos”.

Pravikoff y sus colegas procedieron a usar la espectrometría gamma con el propósito de detectar el Cesio-137, sin embargo los resultados no fueron concluyentes, por lo que utilizaron un método más intenso. Los científicos calentaron el vino a una temperatura de 500 ° C por varias horas, hasta que el contenido de la botella fue reducido a unos pocos gramos de ceniza.

La técnica reveló que el nivel de Cesio-137 en la botella de vino Cabernet Sauvignon fue duplicado luego del accidente de Fukushima. Además, se determinó la existencia de rastros radiactivos en muestras de vino rosado de California, aunque dichos niveles fueron menores que en el Cabernet Sauvignon.

Sin embargo, Pravikoff dice que esto no debería ser motivo de preocupación, debido a que los resultados son solo de interés científico, debido a la debilidad de los rastros radiactivos.

Pravikoff le dijo a The New York Times:

Estos niveles son muy bajos, muy por debajo de la radioactividad natural que existe en todas partes del mundo”.

El informe también indica que las cantidades de cesio radiactivo encontradas no son peligrosas.

Se pueden encontrar cantidades mínimas de cesio radiactivo y yodo usando métodos de detección muy sensibles, pero esto no debería afectar a los alimentos producidos en otros países ya que las cantidades involucradas estarán muy por debajo de los niveles aceptables y no plantearían problemas de salud a los que comen la comida”.

Según el informe no hay motivos para alarmarse, al menos para quienes acostumbran a consumir vino californiano. Sin embargo, lo más preocupante de todo esto es la expansión global de la radiactividad que se ha producido luego del accidente nuclear de Fukushima. Todo parece indicar que sus efectos han dado la vuelta al mundo, contaminando las aguas y hasta productos de consumo humano.

El estudio científico ha sido publicado en el sitio web de preimpresión arXiv.org.

Una publicación de CodigoOculto.com – Autor: Fernando T. – Todos los derechos reservados.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0
Al dejar un comentario se solicitan datos como tu correo y nombre que se almacenan en una cookie para que no tengas que volver a completarlos en las próximas visitas. Para enviar un comentario debes primero leer y aceptar nuestras Políticas de Privacidad