TRAPPIST-1e posee un núcleo de hierro y es muy probable que sea habitable

TRAPPIST-1e posee un núcleo de hierro y es muy probable que sea habitableCrédito: NASA / JPL-Caltech

Un reciente estudio realizado por investigadores de Cool Worlds Laboratory de la Columbia University’s ha determinado que el exoplaneta TRAPPIST-1e tiene un gran núcleo de hierro, un hallazgo que favorece las posibilidades de que este planeta sea habitable.

TRAPPIST-1e es uno de los planetas del sistema planetario TRAPPIST-1, hallado en 2016 y que causó gran expectativa por poseer planetas rocosos en la llamada «zona ricitos de oro» (zona habitable). Ahora este estudio confirma las sospechas, en al menos uno de los planetas, de que la vida pueda existir.

El estudio titulado fue dirigido por Gabrielle Englemenn-Suissa y David Kipping, una estudiante de pregrado y profesor asistente de Astronomía en la Columbia University’s.

Estos y otros estudios se han beneficiado del hecho de que TRAPPIST-1 es un sistema de siete planetas, que lo hace ideal para estudios de exoplanetas.

El profesor Kipping dijo en un comunicado:

Es un laboratorio maravilloso para la ciencia exoplanetaria por tres razones. Primero, el sistema tiene siete planetas en tránsito. La profundidad de los tránsitos determina el tamaño de cada planeta para que podamos medir su tamaño con bastante precisión. En segundo lugar, los planetas interactúan gravitatoriamente unos con otros, dando lugar a variaciones en los tiempos de los tránsitos, que se han utilizado para inferir las masas de cada planeta, una vez más con una precisión impresionante. Tercero, la estrella es muy pequeña siendo una enana M tardía, aproximadamente un octavo del tamaño del Sol, y eso significa que los tránsitos aparecen 8 ^ 2 = 64 veces más profundos de lo que lo harían si la estrella fuera del tamaño del Sol. Así que tenemos muchas cosas a nuestro favor aquí”.

El estudio también consideró el anterior trabajo de otros científicos que intentaron imponer restricciones a la composición química del sistema TRAPPIST-1. En estos estudios, los autores supusieron que las composiciones químicas de los planetas estaban conectadas con la de la estrella, que se puede medir. Sin embargo, Englemann-Suissa y Kipping adoptaron un enfoque más «agnóstico» y simplemente consideraron las condiciones límite del problema.

Los investigadores dijeron:

En esencia, decimos que dada la masa y el radio, no hay modelos con núcleos más pequeños que X que puedan explicar la masa y el radio observados. El núcleo podría ser más grande que X pero tiene que ser al menos X ya que ningún modelo teórico podría explicarlo de otra manera. Aquí, X correspondería, por lo tanto, a lo que podríamos llamar la fracción mínima de radio central. Entonces jugamos el mismo juego para el límite máximo”.

El estudio logró determinar que el tamaño mínimo del núcleo de seis de los planetas TRAPPIST-1 era esencialmente cero. Esto significa que sus composiciones podrían explicarse sin tener necesariamente un núcleo de hierro, por ejemplo, un manto de silicato puro podría ser todo lo que hay allí. Sin embargo para TRAPPIST-1e las cosas fueron muy diferentes, encontraron que su núcleo debía comprender al menos el 50% del radio planeta por radio, y como máximo, el 78%.

Si se compara esto con la Tierra, donde el núcleo interno sólido de hierro y níquel y un núcleo exterior líquido de una aleación fundida de hierro y níquel representan el 55% del radio del planeta. Los investigadores concluyeron que TRAPPIST-1e debe tener un núcleo denso, uno que sea comparable con la Tierra. Este hallazgo podría significar que de todos los planetas TRAPPIST-1e es el más «parecido a la Tierra» y es probable que tenga una magnetosfera protectora.

Impresión artística del sistema planetario TRAPPIST-1, en base a los datos disponibles sobre sus tamaños, masas y distancias orbitales

Impresión artística del sistema planetario TRAPPIST-1, en base a los datos disponibles sobre sus tamaños, masas y distancias orbitales. Créditos: NASA / JPL-Caltech

Esto, sin lugar a dudas, podría tener grandes implicaciones en lo que respecta a la búsqueda de exoplanetas habitables, y podría llevar a TRAPPIST-1e a la parte superior de la lista.

Kipping agregó:

Esto me emociona más acerca de TRAPPIST-1e en particular. Ese planeta es un poco más pequeño que la Tierra, se encuentra justo en la zona habitable y ahora sabemos que tiene un gran núcleo de hierro como la Tierra. También sabemos que no posee una envoltura volátil ligera gracias a otras medidas. Además, TRAPPIST-1 parece ser una estrella más tranquila que Proxima, así que soy mucho más optimista sobre TRAPPIST-1e como biosfera potencial que Proxima b en este momento”.

Este planeta rocoso que orbita alrededor de una estrella enana roja (y que está más cerca de la Tierra) podría ser el principal candidato para estudios de habitabilidad. Futuros estudios que contarán con el uso de los telescopios de próxima generación, como el Telescopio Espacial James Webb, podrían revelar más información sobre este sistema y sobre cualquier otro mundo potencialmente habitable que tenga.

El estudio científico ha sido publicado en la revista de pre-impresión arXiv.org.

Artículo escrito por: Fernando T. para CodigoOculto.com

Síguenos en nuestra página de Facebook: CODIGO OCULTO.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0
Al dejar un comentario se solicitan datos como tu correo y nombre que se almacenan en una cookie para que no tengas que volver a completarlos en las próximas visitas. Para enviar un comentario debes primero leer y aceptar nuestras Políticas de Privacidad