Polos magnéticos de la Tierra podrían estar a punto de cambiar

Polos magnéticos de la Tierra podrían estar a punto de cambiar

La vida en la Tierra ha podido desarrollarse gracias a la protección que nos brinda el campo magnético que rodea el planeta. Este capa protectora desvía los peligrosos rayos cósmicos y vientos solares que de otro modo eliminarían la capa de ozono, dejándonos expuestos a la radiación del espacio.

En los últimos 20 millones de años, el campo magnético de la Tierra se ha invertido, es decir el norte ha cambiado al sur y viceversa. Esto ha ocurrido en un promedio de cada 200.000 a 300.000 años.

Algunas inversiones no ocurren de forma total, como es el caso del llamado evento Laschamp, ocurrido hace unos 40.000 años, y donde los polos se invirtieron temporalmente antes de retroceder.

El último evento de cambio de polaridad ocurrió hace aproximadamente 780.000 años, lo cual nos indica que el próximo estaría por venir; según informa Futurism.

En la actualidad, el campo magnético de la Tierra está mostrando signos de desplazamiento, disminuyendo a una tasa del 5% por siglo. Debido a esto algunos científicos han argumentado que una inversión completa podría estar en juego. De hecho, los investigadores de la Universidad de Leeds han sugerido que podría revertirse dentro de 2.000 años. Sin embargo, el fenómeno es difícil de predecir con precisión; según informa Phys.org

Además, los investigadores han remarcado el hecho de que el polo norte se está volviendo especialmente turbulento e impredecible, y que los metales magnéticos están drenando energía de la fuente del campo de la Tierra en las profundidades del núcleo líquido, conocido como el dipolo.

Lo que más preocupa son las graves consecuencias para la raza humana que traerá consigo un cambio de polos.

Inversión magnética

Inversión magnética. Crédito: NASA

Durante el proceso de cambio de polaridad, que podría tomar 100 años, el campo magnético de la Tierra disminuirá su nivel de protección hasta 10 veces, en comparación de lo que normalmente hace. Esto significa que más radiación llegará a la Tierra, causando muchas más enfermedades en los seres vivos.

De acuerdo a los investigadores, si estos altos niveles de radiación alcanzaran la superficie durante largos periodos de tiempo, regiones enteras de nuestro planeta podrían volverse inhabitables.

Pero los efectos negativos no solo se verían en la superficie; los satélites en órbita también serían dañados, y cabe resaltar que hoy en día la sociedad depende totalmente de ellos, lo que causaría problemas en las comunicaciones globales, la aviación, el GPS, redes eléctricas y otras infraestructuras vitales.

Este escenario apocalíptico es inevitable, pero es importante que sepamos reconocer las señales que indican cuando ocurrirá un cambio de polaridad para estar preparados con anticipación.

Para comenzar, deberán reforzarse todas las infraestructuras actuales, como los satélites y las redes eléctricas para que puedan soportar el clima espacial extremo.

Los gobiernos por su parte deberán desarrollar nuevos programas para educar a la población con respecto a los peligros que trae consigo una inversión de polos, y cómo protegerse.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0
Al dejar un comentario se solicitan datos como tu correo y nombre que se almacenan en una cookie para que no tengas que volver a completarlos en las próximas visitas. Para enviar un comentario debes primero leer y aceptar nuestras Políticas de Privacidad