Una posible cura para el VIH: Inmunoterapia contra el cáncer podría combatir el virus

Una posible cura para el VIH: Inmunoterapia contra el cáncer podría combatir el virus

De acuerdo a los informes, es posible que algún día se logre modificar genéticamente las células madre con el propósito de producir sangre que combata el VIH. Así lo establece un nuevo artículo científico publicado este martes en PLOS Pathogens.

En el reciente documento, se informa que los investigadores implantaron células madre hematopoyéticas modificadas, es decir, células que producen sangre, en dos monos. Las células sanguíneas que se fabricaron incluían células del sistema inmunitario. Luego de esto los investigadores observaron si las células madre lograban mantenerse con vida dentro de los monos, y si posteriormente comenzarían a producir células que podrían atacar a las células infectadas con el VIH.

Por más de dos años, se ha logrado producir versiones modificadas de células sanguíneas en animales, lo cual se ha convertido en un buen augurio para los especialistas. Este tipo de técnica ha sido denominada como chimeric antigen receptor therapy (terapia de receptor de antígeno quimérico), o CAR-T.

De acuerdo al autor del estudio, Scott Kitchen, un investigador de la Escuela de Medicina David Geffen de la Universidad de California, Los Ángeles, la modificación de las células madre con la terapia CAR es un gran avance. «Para erradicar el virus, realmente se necesita una respuesta inmune efectiva. Dado que el VIH ataca la respuesta inmune, es difícil de lograr. Este es el primer paso, básicamente muestra que podemos modificar las células madre, para que puedan producir células de por vida.»

Sin embargo, James Riley, investigador del VIH de Perelman School of Medicine de la Universidad de Pensilvania, no opina de forma similar. Riley cree que el uso de la terapia CAR para tratar el VIH en humanos puede ser muy lejano en el futuro. Él señala que algunos de los resultados fueron relativamente moderados. Solo uno de los dos animales que recibió el tratamiento mostró una disminución en la cantidad de virus que circula en su sangre en comparación con los animales que no recibieron el tratamiento. Sin embargo, la cantidad de virus en la sangre del otro mono no disminuyó en comparación con lo que se tenía inicialmente.

Lo que sí se puede determinar es que completar un estudio humano requeriría «esfuerzos heroicos», según comentó Riley. Incluso para trasplantes de células madre más tradicionales, el proceso puede ser difícil. El estudio demuestra que es posible generar estas células, implantarlas en monos y lanzar un ataque contra el VIH de una manera que mantenga la estabilidad del animal. Sin embargo, Riley dice que usar este tipo de técnica en personas requerirá más trabajo.

Otra limitante a tomar en cuenta es el precio del tratamiento. Aunque técnica termine siendo un tratamiento viable, o incluso una cura, para el VIH, eso no garantizará que vaya a erradicar la enfermedad. El precio puede ser un obstáculo. El CAR-T no es barato. La compañía que brinda el tratamiento CAR-T, Kymriah, está cobrando $ 475,000. (Y eso es solo para el tratamiento. Según informó Kaiser Health News , existen otros costos que rodean a CAR-T que no estarían incluidos en ese precio).

Aunque los resultados en animales fueron modestos, se planea realizar ensayos en humanos en 2 o 3 años. Existen cuestiones éticas que podrían frenar esto, pues en la actualidad el VIH es controlado mediante otros tratamientos y se puede vivir con la enfermedad. Intentar un nuevo tratamiento podría poner en riesgo a las personas.

Sin embargo, y como dice Riley, «al final, realmente no vas a saber si esto funcionará o no hasta que intentes esto en humanos».

¿Cómo se relaciona el tratamiento para el cáncer con el VIH?

La técnica CAR-T, que ha sido utilizada contra el cáncer, originalmente se destinó a tratar el VIH. Según un artículo del New England Journal of Medicine, el pionero de CAR-T, Carl June, había estado trabajando en una forma de modificar las células inmunes en pacientes con VIH la mayor parte de su carrera hasta que su esposa fue diagnosticada con cáncer de ovario.

Ese diagnóstico cambió el curso de la investigación CAR-T. Hace unos veinte años, June cambió su enfoque al cáncer. En agosto pasado, la Food and Drug Administration aprobó el primer tratamiento CAR-T para el cáncer humano.

Por ahora, las terapias CAR son principalmente útiles para los cánceres de la sangre. Sin embargo, los científicos están buscando activamente formas de atacar otros tipos de cáncer.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0