Nuestro planeta fue misteriosamente silencioso hace 2 mil millones de años y nadie sabe por qué

Nuestro planeta fue misteriosamente silencioso hace 2 mil millones de años y nadie sabe por qué

Un reciente estudio entrega nueva evidencia referida a la hipótesis de que nuestro planeta experimentó una pausa en la geología hace 2.2 o 2.3 mil millones de años, periodo en el cual no ocurrieron cambios importantes en lo que respecta a los procesos de formación de rocas.

La fase relativamente latente en la historia de nuestro planeta indica un cambio significativo en la tectónica, que está alimentando la discusión sobre cómo se formaron los continentes y posiblemente podría proporcionar mejores detalles sobre dónde podemos encontrar nuevos depósitos de diversos recursos minerales.

La época conocida como el Paleoproterozoico cubre un momento bastante emocionante en la historia de la Tierra, que comenzó hace 2.500 millones de años y termina aproximadamente mil millones de años más tarde.

La vida era literalmente mucho más simple entonces. Los días tenían cuatro horas menos. Nuestra atmósfera estaba repleta de oxígeno. Ocurrieron los primeros eventos globales de glaciación. Y el primer supercontinente del planeta, una gran porción de tierra llamada Columbia, o Nuna, estaba en proceso de formación.

Es lógico pensar que los geólogos se encuentran ansiosos por entender cómo se comportó la Tierra joven en comparación con el planeta que tenemos hoy.

Hace aproximadamente 2,45 mil millones de años algo ocurrió, un hechizo silencioso bajo la superficie, que duraría unos 250 millones de años.

Sin embargo, no se puede afirmar sin evidencia. Para esto se ha iniciado un nuevo estudio dirigido por investigadores de la Universidad de Curtin.

La investigación brinda una mirada cercana a los datos existentes, y analiza las nuevas muestras de rocas recolectadas de Australia Occidental, China, el norte de Canadá y el sur de África. Lo que se ha descubierto hasta el momento ya está agregando peso a lo que se describe como un cierre tectono-magmático.

Christopher Spencer, Geocientífico de Curtin declaró lo siguiente:

Nuestra investigación muestra una brecha de buena fe en el registro geológico Palaeoproterozoico, con no solo la desaceleración del número de volcanes en erupción durante este tiempo, sino también una disminución en la sedimentación y una pausa notable en el movimiento de la placa tectónica”.

Nuestro planeta estaba mucho má caliente hace unos miles de millones de años. Durante un tiempo, toda esa agitación dio lugar a una gran actividad volcánica.

Si eso condujo directamente a un enfriamiento significativo, o si algo más sucedió debajo de la corteza, nadie está seguro.

Pero ahora podemos estar bastante seguros de que hace 2.300 millones de años, las cosas eran muy silenciosas. Los volcanes estaban temporalmente inactivos. Los movimientos de las placas se detuvieron. La Tierra estaba tomando un descanso.

«Este periodo ‘latente’ duró alrededor de 100 millones de años y señaló lo que creemos que era un cambio de la tectónica de ‘estilo antiguo’ a la tectónica de estilo moderno más parecido a la que tenemos en la actualidad», dice Spencer.

«Es casi como si la Tierra experimentara una crisis en la mitad de la vida».

Después de un respiro, las cosas aumentaron nuevamente. Trozos de corteza antigua se fracturaron en pedazos más pequeños llamados cratones, que hoy se pueden encontrar en las profundidades de las placas continentales.

«Después de este período de reposo la geología de la Tierra comenzó a ‘despertar’ de nuevo hace alrededor de 2,2 a 2,0 mil millones de años, con un ‘brote’ de la actividad volcánica y un cambio en la composición de la corteza continental,» dice Spencer.

¿Por qué el manto «estalló» de nuevo después de un hechizo silencioso? Los investigadores no están seguros, pero han especulado que podría reducirse a una oleada de calor acumulado.

Comprender los procesos geológicos que condujeron desde los «supercratons» hasta el primer supercontinente podría ayudarnos a comprender cuántos de los recursos minerales se formaron y se distribuyeron.

Aún se necesitan más datos para completar los detalles que faltan en este modelo geológico; y los investigadores ya están trabajando en ello.

El estudio científico ha sido publicado en la revista Nature Geoscience.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0