Descubren cómo crecieron los primeros árboles con núcleos huecos

Descubren cómo crecieron los primeros árboles con núcleos huecos

Científicos han descubierto en una remota región china dos ejemplares de los primeros árboles del planeta.

Imagine un mundo sin árboles, y luego intente pensar en los cambios que tendrían que ocurrir para que estos árboles evolucionen a partir de las pequeñas plantas primitivas que les precedieron. Se estima que toda esta transición ocurrió hace 390-380 millones de años, en la época del Medio Devónico.

Un equipo de investigadores chinos del Instituto de Nanking de Geología y Paleontología ha descubierto varios fósiles perfectamente conservados de árboles prehistóricos de entre 372 y 393 millones de años, informa el portal científico Science.

Un tipo de planta, los «cladoxilopsidos», ahora extinta, un antiguo grupo de plantas que ahora solo se encuentran como fósiles, ha exigido continuamente la atención de los investigadores. A pesar de que estos fósiles se encontraron por primera vez en la década de 1850, la comprensión de las plantas fue muy confusa durante décadas. Pero durante la década de 2000 se tuvieron grandes éxitos en la reconstrucción de «cladoxylopsids Devonian», que culminó en una serie de descubrimientos extraordinarios de árboles fósiles completos o casi completos en Escocia, Gilboa, Nueva York y Alemania.

Los primeros árboles

La mayoría de los árboles de hoy en día tienen un tronco sólido, que se agranda a través de la formación de un nuevo anillo de tejidos leñosos -formados por células de xilema- debajo de la corteza cada año.

En el tipo «cladoxilopsidos», sin embargo, el xilema creció en un anillo de hebras paralelas individuales alrededor del exterior del tronco. Dentro de esta zona, más hebras de xilema formaron una red compleja con muchas interconexiones entre sí y con las hebras paralelas externas.

Secciones transversales del tronco cladoxilopsido del Devónico Superior de Xinjiang, noroeste de China.

Secciones transversales del tronco cladoxilopsido del Devónico Superior de Xinjiang, noroeste de China.

Esta estructura inusual es confusa y plantea preguntas sobre cómo los árboles antiguos lograron crecer tanto. Los cordones paralelos exteriores podrían permitir fácilmente que el diámetro del tronco se expanda simplemente separándose el uno del otro, y el espacio entre ellos se llene con tejidos blandos conocidos como parénquima.

Pero la red interna de hebras de xilema es una cuestión diferente. Intentar ampliar el diámetro de esta red sería catastrófico. La madera no solo no resistiría el cambio de forma, sino que a medida que el diámetro exterior se ensancha, el interior del árbol sería tirado hacia adentro y hacia abajo en relación con el exterior, y la planta entera colapsaría.

Se cree que los dos ejemplares de las plantas de clase «cladoxylopsida» encontrados en un desierto en el noroeste de China se parecían a setas y podían alcanzar de 8 a 12 metros de altura.

Los científicos pudieron estudiar detalladamente la inusual estructura de los gigantes porque estaban saturados de sílice supuestamente procedente de un volcán cercano. Ese elemento conservó la interna estructura del árbol, lo que permitió a los científicos investigar su peculiar anatomía, muy distinta a la de los árboles modernos.

El crecimiento de las plantas del tipo «cladoxilopsida» tiene que pasar a la historia como la forma más compleja de convertirse en árbol. Quizás la falta de competencia de otros tipos de árboles al principio fue lo que permitió que esto ocurriera. Sabemos que las formas más simples de «cladoxilopsidos» vivieron hacia el final del período Devónico, y que poco después se extinguieron. Tal vez fueron superados por otros tipos de plantas con estrategias de crecimiento más simples, o plantas con semillas, o no pudieron hacer frente al mundo de bajo dióxido de carbono que ayudaron a crear.

Cualquiera que sea el motivo de su extinción, aproximadamente hace unos 358 millones de años, este nuevo hallazgo de cómo crecieron nos ayudará a comprender cómo los cladoxilopsidos dieron forma a nuestros primeros ambientes terrestres y cómo interactuaron con la atmósfera.

Los hallazgos han sido publicados en la revista Science.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0