Astrónomos detectan increíbles espirales de viento en una estrella supergigante

Astrónomos detectan increíbles espirales de viento en una estrella supergigante

Un grupo de astrónomos ha captado el curioso comportamiento de una gigantesca estrella azul que se mueve por el espacio a gran velocidad.

En el espacio son posibles cosas inimaginables. Como por ejemplo, que una estrella sesenta veces más masiva que el Sol viaje por el «vacío» a una velocidad de 60 kilómetros por segundo, mucho más rápido que la bala de un fusil. Es lo que ocurre en Naos (barco, en griego), una estrella supergigante azul excepcionalmente caliente y brillante situada a unos 1080 años luz de la Tierra. Tal como han observado los astrónomos recientemente, esta gran estrella además crea unas increíbles y enormes estructuras espirales en el viento solar que emite.

En concreto, han observado que algunos puntos más brillantes de la superficie de Naos crean muy importantes perturbaciones el viento solar, llamadas «zonas de interacción co-rotadoras» (CIRs en inglés). Lo interesante es que estas formas aparecen y desaparecen de acuerdo con un patrón de repetición de 1,78 días terrestres, período que coincide con el tiempo de rotación de la estrella.

Para llegar a estas conclusiones, astrónomos de la Universidad Vrije de Bruselas y de la Universidad de Montreal siguieron el brillo de la superficie de Naos durante seis meses. Al mismo tiempo, rastrearon el comportamiento de su viento solar en todo ese tiempo. Para ello recurrieron a la red de nanosatélites del «Bright Target Explorer» (BRITE).

«Al estudiar la luz emitida en una longitud de onda específica», ha explicado Tahina Ramiaramanantsoa, coautor del estudio, «vimos con claridad unos patrones en forma de «S» causados por los brazos de los CIRs e inducidos en el viento por los puntos brillantes de la superficie».

Además de esto, los autores encontraron, por primera vez, que había una relación directa entre perturbaciones del viento solar y la presencia de zonas más densas y brillantes en la superficie de la estrella.

Tanto los patrones espirales del viento solar que se repiten cada 1,78 días como las perturbaciones que aparecen cuando hay zonas más densas en la superficie son dos fenómenos que ayudarán a los astrofísicos a entender la relación entre la superficie de estas estrellas y el viento solar que generan. Esto es importante para comprender el funcionamiento de las estrellas, para aprender más sobre la física que las impulsa y quizás sobre cómo afectan a los sistemas solares que aparecen en torno a ellas.

Ahora, los investigadores seguirán estudiando los orígenes físicos de los puntos más densos y brillantes descubiertos en Naos.

Naos: un barco a la deriva

Naos es una estrella decenas de miles de veces más brillante que el Sol (pero menos luminosa en el cielo, porque está mucho más lejos que nuestra estrella). Tiene un viento solar extraordinariamente potente, que se mueve a velocidades de 2.500 kilómetros por segundo y que libera diez millones de veces más masa que el Sol en el mismo tiempo.

Las estrellas supergigantes suelen aparecer en sistemas binarios, formados por dos estrellas que giran en torno a un centro de gravedad común. Este motivo, junto a la gran velocidad a la que se mueve Naos, ha llevado a algunos astrónomos a sugerir que en realidad es una estrella expulsada de un sistema binario. ¿La causa? Una explosión de supernova que la expulsó hacia las profundidades del espacio.

Los hallazgos del estudio han sido publicados en Monthly Notices of the Royal Astronomica Society.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0