Una huella de zapato de 200 millones de años ¿Es hora de reescribir la Historia?

Huella de zapato de 200 millones de años ¿Es hora de reescribir la Historia?

Este enigmático hallazgo fue descubierto en 1917 y se remonta a unos asombrosos 200 millones de años. El análisis microfotográfico demostró muy claramente que tenía una semejanza diminuta con un pedazo de cuero meticulosamente realizado, cosido a mano, y en algún momento usado por un pie humano. Las fotografías mostraban las puntadas muy claramente; además estaba doblemente cosido, y el giro del hilo era claramente visto

En el pasado se han hecho innumerables descubrimientos enigmáticos que apuntan a la posibilidad de que seres humanos modernos hayan existido en la Tierra mucho antes de lo que lo que la historia convencional sugiere.

Estos enigmáticos hallazgos empujan los límites establecidos por los estudiosos de la corriente principal, desafiando todo lo que sabemos acerca de los seres humanos modernos y la vida en la Tierra, que muchos autores denominan «ooparts» o «artefactos fuera de lugar».

Este descubrimiento engimático -y claramente controversial- fue hecho hace más de cien años por un empleado de la Nevada Mining Company, llamado Albert E. Knapp. Para ser precisos en enero de 1917.

En un artículo de creationism.org encontramos una carta escrita por el Sr. Knapp, donde detalla más datos de este descubrimiento:

Al descender la colina mi atención fue atraída por el fósil. Este se encontraba entre algunas rocas sueltas. Lo recogí y lo guardé en el bolsillo para examinarlo más a fondo. Un examen llegó a la conclusión de que se trataba de una capa de la suela de un zapato que se había desprendido por succión; permaneciendo en la roca en estado plástico en ese momento. Lo encontré en una piedra caliza del periodo Triásico, en un territorio que atraviesa esa sección de las colinas.”

Sin embargo, hay varios sitios web que han deducido erróneamente que la «huella fosilizada de 200 millones de años» fue encontrada en la roca triásica cerca de Fisher Canyon, condado de Pershing, Nevada por John Reid en 1922.

El objeto enigmático llamó la atención de varios investigadores que anhelaban analizarlo. El objeto también atrajo la atención de los medios de comunicación, y justamente existen dos informes sobre el descubrimiento en una historia del 19 de marzo de 1922 en el New York Times:

Encajaría muy bien a un muchacho de diez o doce años. Los bordes son tan suaves como si recién hubiesen sido cortados. La parte sorprendente de ello es lo que parece ser una doble línea de puntadas, una cerca del borde exterior de la suela y la otra de aproximadamente un tercio de pulgada dentro de la primera. El ‘cuero’ es más grueso en el interior de la costura interior y parece ser ligeramente biselado, de modo que en el margen, de media pulgada de ancho, que sale fuera, la suela tiene aproximadamente un octavo de una pulgada de espesor. La simetría se mantiene perfectamente a lo largo. Las líneas perfectas perseguidas por la costura y la aparición de cientos de agujeros minuciosos a través de los cuales estaba cosida la suela al zapato son las cosas que hacen al objeto un fenómeno tan extraordinario en los ojos de los científicos que lo examinaron.”

Y un artículo del 8 de octubre de 1922 de W. H. Ballou en la sección semanal estadounidense del New York Sunday American titulado: «El misterio de la plantilla petrificada»:

… Hace algún tiempo, mientras buscaba fósiles en Nevada, John T. Reid, un distinguido ingeniero de minería y geólogo, se detuvo de repente y miró hacia abajo con absoluta perplejidad y asombro en una roca cerca de sus pies. ¡Porque allí, una parte de la roca misma, tenía lo que parecía ser una huella humana! Una inspección más cercana demostró que no era la marca de un pie desnudo, sino que aparentemente era una suela de zapato que se había convertido en piedra. Faltaba la parte delantera. Pero estaba el contorno de por lo menos dos tercios de él, y alrededor de este contorno corría un hilo de coser bien definido que, aparentemente, unía el cordón a la suela. Más adelante había otra línea de costura, y en el centro, donde el pie habría descansado si el objeto hubiera sido realmente una suela de zapato, existía una hendidura, exactamente tal como habría sido hecha por el hueso del talón frotándose continuamente en el material de que se había hecho la suela. Así se encontró un fósil que es el principal misterio de la ciencia actual. Porque la roca en la que se encontró tiene por lo menos 5 millones de años.”(Fuente: Ballou, W. H. 1922, sección estadounidense semanal del New York Sunday American (8 de octubre)).

Sin embargo, como indicó paleo.cc, el artículo que apareció en New York Sunday American le brinda el crédito a Reid en lugar de Knapp como la persona que lo descubrió, pero ofrece detalles engañosos sobre la edad del artefacto.

Varios autores llegaron a la conclusión de que la roca mostraba «una capa de la parte del talón de la suela de un zapato que había sido arrancada del supuesto zapato por succión, estando la roca en estado plástico en ese momento».

Además, cabe señalar que la supuesta huella de zapato estaba en un estado maravilloso de conservación, ya que los bordes del talón eran lisos y redondeados como si hubieran sido cortados, y su lado derecho parecía más desgastado que el izquierdo -un signo indicativo de que habría sido usado en el pie derecho.

Sin embargo, muchos autores y sitios web -que no están de acuerdo con la historia de la corriente principal- argumentan que lo que Knapp encontró estaba en una roca de la era triásica, con al menos 220 millones de años de antigüedad.

Pero el autor Glen J. Kuban señala que hay varios problemas con la interpretación de la huella.

Kuban señala que a partir de las únicas fotografías del artefacto, podemos deducir que parece ser una concreción de hierro roto, que puede haber sufrido erosión. Curiosamente, tales concreciones tienden a mostrar formas ovoides y bandas concéntricas como la que se descubrió en la supuesta impresión de calzado de 200 millones de años.

Como se señala en essayfarm.com, las concreciones son acumulaciones compactas duras de materia mineral y se encuentran dentro de las rocas sedimentarias. A menudo las concreciones se confunden con huesos, fósiles, meteoritos y otros objetos extraños. Pueden ser tan pequeños que requieren una lupa para ser visible o pueden ser tan grandes como de 10 pies de diámetro y pesar cientos de libras. Estas concreciones también pueden tener algo de formas regulares, tales como cajas, bloques, discos planos, tubos, bolas de cañón e incluso se han encontrado algunas que se parecen a partes de un cuerpo humano, como un pie o costillas.

Como se señala en el libro God-Or Gorilla de McCann, Alfred Watterson, 1879-1931, el Instituto Rockefeller llevó a cabo la fotografía microscópica de la impresión, que mostró que el objeto en cuestión contenía la presencia de dos hileras de costura, de aproximadamente un 1/3. Aparte, pueden verse cientos de agujeros minuciosos a través de los cuales el artefacto fue cosido al zapato. Lamentablemente, no se publicaron imágenes microscópicas para respaldar las afirmaciones.

Los bordes han sido redondeados suavemente como si fuera un cuero recién cortado por un zapatero experto. La piedra a la que se adhirió es aproximadamente del tamaño de un ladrillo. El talón y parte de la suela en el extremo del dedo del pie no fue encontrada.” (McCann 353-354)

Creationsim.org afirma que las microfotografías mencionadas anteriormente muestran muy claramente que tiene un parecido a una pieza de cuero bien hecha, cosida a mano y en algún momento usada por un pie humano. Las fotografías mostraban las puntadas muy claramente; había sido cosida de manera doble, y el giro del hilo se podía ver claramente. El hilo es más pequeño que cualquier otro usado por los zapateros de la actualidad. Se observan cristales de sulfuro de mercurio en los espacios de esta suela de zapato fósil, estos minerales han sido depositados en el remoto pasado por aguas que los contenían.

Lamentablemente, la ubicación actual del artefacto es desconocida, por lo que no se pueden realizar más estudios.

Este artículo fue publicado anteriormente en Ancient Code y ha sido publicado nuevamente en CodigoOculto.com con permiso.

COMMENTS

WORDPRESS: 1
  • comment-avatar
    Gustavo Cesped Vilches 5 meses

    Con respecto al zapato petrificado., posiblemente hace 200 millones de años atrás la tierra no era la misma y su sistema de calzado era sistemáticamente un instrumento gravitacional adaptable al suelo con una especie de lámina imantada para poder estar equilibrado
    verticalmente o su hechura era especial por tener un borde de lamina mágnetica que hacia atraer residuos mágneticos o repelentes.

  • DISQUS: 0