Miles de años atrás, nuestros antepasados usaron «metal extraterrestre» para confeccionar artefactos

Miles de años atrás, nuestros antepasados usaron «metal extraterrestres» para confeccionar artefactos

Diversos descubrimientos similares se han hecho en todo el planeta demostrando que hace miles de años, antiguas culturas usaban materiales exóticos e inclusive extraterrestres para crear no sólo adornos, sino también armas y herramientas.

En 1945, un grupo de arqueólogos que excavaron una tumba de nativos americanos de hace 2.000 años en La Habana, Illinois-Estados Unidos, e hicieron un descubrimiento peculiar: 22 cuentas de metal hechas de fragmentos de un meteorito. Desde entonces, los científicos se han preguntado sobre la identidad de la roca espacial que se estrelló en la Tierra responsable de los fragmentos de metal.

Ahora, gracias a un nuevo estudio, se ha encontrado una fuerte evidencia que relaciona los artefactos con un meteorito conocido como Anoka, que cayó a la Tierra a más de 700 kilómetros del sitio del hallazgo arqueológico en Minnesota.

Según expertos, las perlas de metal intrincadamente elaboradas pertenecían a un miembro de la cultura Hopewell de élite, conocida por sus elaborados montículos de tierra y el uso de materiales extraños, explica un artículo publicado en Nature.

A pesar del hecho de que estudios previos habían descartado el meteorito Anoka como posible fuente, un análisis reciente de una pieza del meteorito-descubierta en 1983, ha dado a expertos evidencia convincente de que este habría sido el la fuente de los fragmentos de metal del cual los aborígenes elaboraron sus artículos.

Para llegar a esta conclusión, los científicos utilizaron la espectometría de masas, una técnica analítica que ioniza las especies químicas y clasifica los iones en función de su relación masa-carga.

Los científicos descubrieron que tanto el fragmento de meteorito como las perlas del collar tenían composiciones iguales. Ambos, por ejemplo, contenían diminutas piezas de hierro enriquecidas con níquel.

Los autores del estudio, publicado en el Journal of Archaeological Science, explican que el metal meteórico como el hierro encontrado en las cuentas de Hopewell es la materia prima más exótica usada durante el período Middle Woodland en el este de Norteamérica.

«La similitud en la química de los elementos principales, menores y de oligoelementos entre Anoka y La Habana, la presencia de inclusiones micrométricas de hierro gamma en kamacite en ambos y la conexión obvia a través de los ríos Mississippi e Illinois entre Anoka y La Habana apuntan a la producción de las cuentas de La Habana de una trozo del hierro de Anoka», escribieron los autores.

El meteorito analizado por los expertos también tenía rastros de schreibersita, un mineral frágil que le habría permitido romperse en pequeñas piezas de metal. Los intentos de replicar el proceso de fabricación de las cuentas hechas en el laboratorio, apoyan esta última hipótesis.

Además, el coautor Timothy McCoy -el curador encargado de meteoritos en el Museo Nacional de Historia Natural en Washington DC- dijo a Nature «hace 2.000 años, los bienes y las ideas se trasladaron cientos de millas a través del este de Norteamérica».

Los expertos creen que el hierro utilizado para confeccionar las cuentas fue recogido muy probablemente por los lugareños e intercambiado al centro de Havana Hopewell donde lo fabricaron.

Curiosamente, como se ha podido ver en descubrimientos similares -los antiguos utilizaron meteoritos para fabricar herramientas y armas- encontrándose evidencia de ello a miles de kilómetros de distancia, en África.

Allí, los científicos descubrieron que los antiguos egipcios utilizaban fragmentos de meteoritos para crear armas para la élite gobernante.

De hecho, los antiguos egipcios conocían los orígenes «del otro mundo» del metal y escribieron sobre el «metal» que provenía del cielo en textos antiguos.

En estudios anteriores, los investigadores escribieron: «El origen celestial o terrestre del hierro egipcio antiguo, y cuándo su uso se hizo común son cuestiones contenciosas, que están sujetas a debate. La evidencia se extrae de muchas áreas, incluyendo la arquitectura, el lenguaje y la creencia».

Este artículo fue publicado originalmente en Ancient Code y ha sido traducido y publicado nuevamente por CodigoOculto.com con permiso.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0