Investigadores encuentran una cola de dinosaurio con plumas conservadas en ámbar

Una cola de dinosaurio con plumas maravillosamente conservadas y aún unidas al hueso se ha encontrado preservada en ámbar, y es una de las mejores cosas que hemos visto.

Investigadores encuentran una cola de dinosaurio con plumas conservadas en ámbar

Crédito: Royal Saskatchewan Museum

No es la primera vez que unas plumas se encuentran atrapadas en ámbar, pero es la primera vez que los investigadores han sido capaces de vincularlas definitivamente a un dinosaurio. El descubrimiento proporcionará una inestimable idea de cómo las plumas de los dinosaurios se veían y evolucionaban, algo que nunca hemos podido aprender de los fósiles.

«Esto se encuentra solo una vez en la vida», dijo uno de los investigadores, Ryan McKellar del Museo Real de Saskatchewan en Canadá, a CNN. «Los detalles más finos son visibles y en tres dimensiones».

Sorprendentemente, la pieza de ámbar se encontró en un mercado en Myanmar el año pasado, donde se estaba vendiendo como un pedazo de ámbar con material vegetal.

La investigadora Lida Xing, de la Universidad China de Geociencias de Beijing, reconoció inmediatamente que había plumas en el interior y se unió a McKellar para aprender más sobre el espécimen único.

Utilizando una microscopía detallada y un escáner de TC para observar la estructura de las plumas y los huesos a los que estaban unidos, el equipo predijo que la cola pertenecía a un coelurosaurio hembra y joven, una familia de dinosaurios carnívoros parecidos a pájaros que vivieron hace 99 millones de años, en la era cretácea.

Crédito: Current Biology

Por lo que los investigadores son conscientes, estas son las primeras plumas de dinosaurio no aviar encontradas preservadas en ámbar.

«El nuevo material conserva una cola que consta de ocho vértebras de un espécimen joven, estas están rodeadas de plumas que se conservan en 3D y con detalles microscópicos», dijo McKellar en un comunicado de prensa.

«Podemos estar seguros de la fuente porque las vértebras no están fusionadas en una varilla como se hace con las aves modernas y sus parientes más cercanos. En cambio, la cola es larga y flexible, con quillas de plumas bajando por cada lado.»

En otras palabras, las plumas definitivamente pertenecen a un dinosaurio, no a un pájaro prehistórico.

El equipo ha apodado a la joven coelurosauria «Eva», y en el momento de su muerte desafortunada habría sido del tamaño de un gorrión – pero si hubiera crecido habría sido un poco más pequeña que un avestruz.

La familia a la que pertenece está estrechamente relacionada con comedores de carne icónicos como el Tiranosaurio Rex y el Velociraptor – pero, como muestra el nuevo descubrimiento, Eva probablemente sería más linda y esponjosa.

El análisis de las plumas sugiere que la cola tenía una superficie superior de color marrón castaño y un lado inferior blanco o pálido.

Crédito: Current Biology

Curiosamente, las plumas están perdiendo un eje central bien desarrollado, también conocido como un «raquis». Esto podría ayudar a responder a una de las preguntas de larga data en la evolución de las plumas: ¿las plumas comenzaron rígidas y puntiagudas con un eje central, o eran originalmente esponjosas y flexibles?

Es una cuestión importante, ya que los investigadores piensan que, sin ese eje central, el vuelo no habría sido posible.

El nuevo descubrimiento se inclina del lado de la parte esponjosa de la pluma, pero tendremos que encontrar plumas mucho más conservadas de la época y examinarlos antes de que podamos decir con certeza.

El equipo también estudió la química del espécimen donde fue expuesto en la superficie del ámbar y demostró que la capa de tejido blando alrededor de los huesos tenía restos de hierro ferroso – los restos de hemoglobina de la sangre de Eva que también estaban atrapados en la muestra.

La esperanza ahora es que el equipo encuentre más de estos restos atrapados en el ámbar – y tal vez incluso un día un dinosaurio parcial o completo – para ayudar a complementar todas las cosas increíbles que hemos aprendido acerca de los dinosaurios de los registros fósiles.

«Es una pequeña visión espectacular», dijo McKellar a NPR. «Nos da, básicamente, un camino que nos lleva a las plumas modernas.»

La investigación ha sido publicada en Current Biology.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0