Nuestra «región local» de la Vía Láctea es 4 veces mayor de lo que pensábamos

Los astrónomos han descubierto que nuestra región espiral de la Vía Láctea – llamada «Local Arm» o «Brazo local», es aproximadamente cuatro veces mayor que lo estimado anteriormente.

Nuestra «región local» de la Vía Láctea es 4 veces mayor de lo que pensábamos

Mientras que todavía no es tan grande como los cuatro grandes brazos espirales que conforman la mayoría de las estrellas de nuestra galaxia, el gas y la materia de polvo – llamado Perseo, Scutum-Centaurus, Sagitario, y los brazos exteriores – las nuevas medidas son suficientes para alterar significativamente nuestra comprensión que teníamos de nuestra Vía Láctea.

«Cuando en realidad medimos distancias en el Brazo Local nos sorprendimos, mucho del material que nos pareció estaba en un brazo cercano estaba realmente en el brazo Local», dijo el Astrónomo Mark J. Reid desde del Centro Harvard-Smithsonian para la Astrofísica, a National Geographic.

Reid y un equipo internacional de astrónomos utilizaron el Observatorio Nacional de Radioastronomía Very Long Baseline Array para medir las emisiones de radio de todo el brazo local, para tener una idea de donde se encontraban las regiones de mayor actividad de formación de estrellas en el cielo.

No es tan fácil como se podría pensar, porque estamos ubicados dentro de la misma espiral que estamos tratando de asignar – y no sólo las distancias son lo verdaderamente alucinante, también nuestra perspectiva es oscurecida por toda la materia cósmica que estamos tratando de precisar.

«El problema fundamental para observar la Vía Láctea es que es un sistema en forma de disco y estamos dentro de ese disco», dijo Reid Eva Botkin-Kowacki en The Christian Science Monitor.

«Digamos que usted tiene un disco, y pinta un patrón en espiral en la parte superior de la misma. Al girar el disco de lado y mirarlo, usted no puede ver que el patrón en espiral.»

Pero mientras que la Vía Láctea es difícil de ver a través de los telescopios ópticos – al igual que lo es para los aficionado, los radiotelescopios hacen posible la tarea.

«Los radiotelescopios pueden ver a través del plano galáctico las regiones de formación de estrellas masivas que trazan estructuras en espiral, mientras que las longitudes de onda ópticas están ocultas por el polvo», dijo el investigador Ye Xu de la Academia de Ciencias de China a la revista New Scientist.

Mediante la combinación de nuevas lecturas a lo largo de ocho regiones cercanas al brazo local con mediciones anteriores, el equipo finalmente se dio cuenta del verdadero alcance de nuestra propio callejón cósmico sin salida.

Es gracias a este tipo de rarezas y asimetrías que la Vía Láctea, probablemente no se vea como el remolino perfecto, que pensamos que es (tal como en la impresión artística de la foto de arriba).

«Nuestra galaxia probablemente no tiene uno de estos patrones de belleza en espiral que vemos en algunas galaxias externas», dijo el astrónomo Jo Bovy de la Universidad de Toronto en Canadá, que no participó del estudio.

El hallazgo sigue a la reciente liberación de un nuevo mapa de la Vía Láctea por la Agencia Espacial Europea, lo que demuestra que nuestra galaxia contiene más estrellas que nadie previamente se había dado cuenta – más de 1,1 billones en total (y contando).

Así que, aunque nuestra galaxia puede que no sea tan perfectamente bonita como nos imaginamos, la Vía Láctea todavía tiene un montón de sorpresas para nosotros.

Estos descubrimientos fueron publicados en Science Advances.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0