Habitantes de islas del Pacífico pueden poseer el ADN de una especie humana desconocida

Se han encontrado indicios de una especie humana extinta y no identificada, en el ADN de los melanesios modernos – quienes viven en una región del Pacífico Sur, noreste de Australia.

Habitantes de islas del Pacífico pueden poseer el ADN de una especie humana desconocida

Niños de las Islas de Salomón, situadas en el Océano Pacífico.

De acuerdo con la nueva modelación genética, es poco probable que la especie se trate de Neandertales o Denisovanos – dos especies antiguas que están representadas en el registro fósil – sino que podría representar un tercer pariente humano, hasta ahora desconocido que ha eludido a los arqueólogos.

«Estamos perdiéndonos de una población, o estamos mal entendiendo algo acerca de sus relaciones», dijo Ryan Bohlender, un genetista estadístico de la Universidad de Texas, a Science News.

Bohlender y su equipo han estado investigando los porcentajes de ADN de los homínidos extintos que los humanos modernos todavía llevan hoy en día, y dicen que han encontrado discrepancias en los análisis previos que sugieren que nuestra mezcla con los Neandertales y Denisovanos no es toda la historia.

Se cree que hace 100.000 y 60.000 años, nuestros primeros antepasados emigraron de África, y se dio el primer contacto con otras especies de homínidos que vivían en la masa continental euroasiática.

Este contacto dejó una marca en nuestra especie que todavía se puede encontrar hoy en día, con los europeos y los asiáticos, que llevan las variantes genéticas distintas de ADN Neandertal en sus propios genomas.

Y eso no es todo lo que nos han dado…

A principios de este año, los investigadores estudiaron ciertas variantes genéticas que los descendientes de europeos heredaron de los Neandertales, y encontraron que están asociadas con varios problemas de salud, incluyendo un ligero aumento del riesgo de depresión, ataques al corazón, y una serie de trastornos de la piel. [Fuente]

Y un estudio publicado a principios de este mes encontró evidencia de que las verrugas genitales modernas – también conocidas como el virus del papiloma humano (VPH) – fueron transmitidas sexualmente al Homo Sapiens después de que nuestros antepasados tuvieran intimidad con los Neandertales y Denisovanos una vez que salieron de África.

Mientras que nuestra relación con los Neandertales ha sido ampliamente investigada, la forma en que nos relacionamos con los Denisovanos – los primos lejanos de los Neandertales – es menos clara.

El problema es que los Neandertales están bien representados en el registro fósil, con muchos restos que han sido descubiertos a través de Europa y Asia; pero todo lo que tenemos de los Denisovanos es el hueso de un solitario dedo y un par de dientes que fueron encontrados en una cueva de Siberia en el 2008.

El uso de un nuevo modelo por computadora para averiguar la cantidad de ADN Neandertal y Denisovano que poseen los seres humanos modernos, permitió a Bohlender y sus colegas encontrar que los europeos y los chinos llevan una cantidad similar de ADN Neandertal: alrededor de un 2,8 por ciento.

Este resultado es bastante similar a estudios previos que han estimado que los europeos y los asiáticos llevan, en promedio, entre el 1,5 y el 4 por ciento del ADN Neandertal.

Pero cuando llegaron al ADN Denisovano, las cosas eran un poco más complicadas, sobre todo cuando se trataba de las poblaciones modernas que viven en Melanesia – una región del Pacífico Sur que incluye Vanuatu, las Islas Salomón, Fiji, Papua Nueva Guinea, Nueva Caledonia, West Papúa y las Molucas.

Como Hesman Saey explica a Science News:

Los europeos no tienen ningún indicio de ascendencia Denisovana, y la gente en China tiene una pequeña cantidad, un 0,1 por ciento, según los cálculos de Bohlender. Pero un 2.74 por ciento del ADN en las personas en Papúa Nueva Guinea proviene de los Neandertales.

Y Bohlender estima que la cantidad de ADN Denisovano en los melanesios es de aproximadamente 1,11 por ciento, y no el 3 a 6 por ciento estimado por otros investigadores.

Mientras investiga la discrepancia Denisovana, Bohlender y sus colegas llegaron a la conclusión de que un tercer grupo de homínidos pudo haber coexistido con los antepasados de los melanesios.”

Un tercera y misteriosa especie humana

«La historia humana es mucho más complicada de lo que pensábamos que era», dijo Bohlender.

Este hallazgo se apoya en un estudio separado realizado por investigadores del Museo de Historia Natural de Dinamarca, quienes analizaron el ADN de 83 aborígenes australianos y 25 nativos de las tierras altas de Papúa Nueva Guinea.

Niños melanesios de Papua Nueva Guinea.

Niños melanesios de Papua Nueva Guinea.

Este fue el estudio genético más completo de los aborígenes australianos hasta la fecha, y se indica que son la civilización continua más antigua en la Tierra, que data de hace más de 50.000 años.

Sin embargo, los resultados revelaron algo más – ADN que era muy similar al de los homínidos de Denisova, pero suficientemente distinto para que los investigadores pudieran sugerir que podría haber venido de un tercio de los homínidos no identificados.

«¿Quién es este grupo que desconocemos?», dijo el investigador principal, Eske Willerslev.

Hasta que no tengamos pruebas más concretas de la hipótesis de una tercera especie humana (al menos algunos fósiles), no podemos probar esto, y hay que señalar que las estimaciones de Bohlender aún no han sido formalmente revisadas por pares, por lo que podría cambiar con mayor escrutinio.

Además, existe la posibilidad de que nuestra identificación de ADN Denisovano sea más ambiguo de lo que pensamos, ya que nuestra única fuente es el hueso de un dedo y un par de dientes.

Sin embargo, la evidencia demuestra que nuestras interacciones con los seres humanos antiguos era mucho más compleja de lo que habíamos supuesto, y no debería de sorprendernos cuando pensamos en ello.

El hecho de que no los veamos en el registro fósil no significa que no existieron – la conservación de los restos luego de decenas de miles de años no es fácil, y para que esto ocurra alguien tiene que estar en el lugar correcto y en el momento adecuado para desenterrarlos.

Con suerte, cuanto más se investigue la composición genética de nuestras sociedades más antiguas, encontraremos más pistas para entender la complicada historia de nuestra especie.

Los resultados del análisis de Bohlender fueron presentados en la reunión de la American Society of Human Genetics en Canadá.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0