Perceptronium: Según un físico la conciencia podría ser un nuevo estado de la materia

La conciencia no es precisamente un tema del que los científicos gusten hablar mucho. Usted no la puede ver, no se le puede tocar, y a pesar de los mejores esfuerzos de algunos investigadores, no se puede cuantificar. Y en la ciencia, si no se puede medir algo, será muy difícil explicarlo.

Según un físico la conciencia podría ser un nuevo estado de la materia

Pero la conciencia existe, y es uno de los aspectos más fundamentales de lo que nos hace humanos. Y al igual que la materia oscura y la energía oscura se han utilizado para llenar algunos agujeros enormes en el modelo estándar de la física, los investigadores también han propuesto que es posible considerar la conciencia como un nuevo estado de la materia.

Para ser claros, esto es hasta ahora sólo una hipótesis, pero es parte de un movimiento que burbujea en silencio dentro de la física teórica y la neurociencia, para tratar de fijar ciertos principios básicos con el fin de hacerla más observable.

La hipótesis fue presentada por primera vez en el año 2014 por el cosmólogo y físico teórico Max Tegmark del MIT, quien propuso que hay un estado de la materia – al igual que un sólido, líquido o gas – en que los átomos están dispuestos para procesar la información y dar lugar a la subjetividad , y en última instancia, la conciencia.

Pero, ¿qué nombre se propuso a este estado de la materia? Perceptronium, por supuesto.

Como Tegmark explica:

«Generaciones de físicos y químicos han estudiado lo que sucede cuando se agrupan un gran número de átomos, encontrando que su comportamiento colectivo depende del patrón en el que se disponen: no radica en los tipos de átomos, sino en su disposición.

En este trabajo, conjeturo que la conciencia puede ser entendida como otro estado de la materia. Al igual que hay muchos tipos de líquidos, hay muchos tipos de conciencia.

Sin embargo, esto no debe impedirnos identificar, cuantificar, modelar, y en última instancia comprender las propiedades características que todas las formas líquidas de la materia (o todas las formas conscientes de la materia)».

Cosmólogo y Físico teórico Max Tegmark

Cosmólogo y Físico teórico Max Tegmark

En otras palabras, Tegmark no está sugiriendo que existan grupos físicos de perceptronium en algún lugar de su cerebro o que circulen a través de sus venas para impartir un sentido de auto-conciencia. Más bien, él propone que la conciencia puede ser interpretada como un patrón matemático – el resultado de un conjunto particular de condiciones matemáticas.

Del mismo modo que hay ciertas condiciones en las que varios estados de la materia – como el vapor, el agua, y el hielo – pueden surgir, también lo puede hacer diversas formas de conciencia, argumenta.

Averiguar lo que se necesita para producir estos diversos estados de conciencia de acuerdo con las condiciones observables y mensurables podría ayudarnos a conseguir un control sobre lo que realmente es, y lo que significa para un ser humano, un mono, una pulga o un superordenador.

La idea fue inspirada por el trabajo del neurocientífico Giulio Tononi, de la Universidad de Wisconsin en Madison, quien propuso en 2008 que si se quería demostrar que algo tenía conciencia, había que demostrar dos rasgos específicos.

De acuerdo con su teoría de la información integrada (integrated information theory) (IIT), la primera de estas características es que un ser consciente debe ser capaz de almacenar, procesar y recuperar grandes cantidades de información.

«Y en segundo lugar», explica en el blog de arXiv.org, «esta información debe integrarse en un todo unificado, de manera que sea imposible dividirse en partes independientes.»

Esto significa que la conciencia tiene que ser tomada en su conjunto, y no puede ser dividida en componentes separados. Un ser consciente o un sistema no sólo tiene que ser capaz de almacenar y procesar la información, también debe hacerlo de manera que se forme un todo completo e indivisible, argumenta Tononi.

Más recientemente, los científicos han tratado de explicar cómo la conciencia humana podría ser transferida a un cuerpo artificial – en serio, hay una puesta en marcha que quiere hacer esto. Un grupo de físicos suizos han sugerido que la conciencia ocurre en «rebanadas de tiempo» que son cientos de milisegundos separados.

Como Mateo Davidson, que estudia la neurociencia de la conciencia en la Universidad de Monash en Australia, explica más en la conversación, que todavía no se sabe mucho acerca de lo que la conciencia es en realidad, pero ve cada vez más probable que sea algo que tenemos que considerar fuera el reino de los seres humanos.

«Si la conciencia es de hecho una característica emergente de una red altamente integrada, como sugiere el IIT, entonces probablemente todos los sistemas complejos – sin duda, todas las criaturas con cerebros – tienen alguna forma de conciencia mínima», dice.

«Si la conciencia se define por la cantidad de información integrada en un sistema, entonces es posible que también tenga que alejarse de cualquier forma de la excepcionalidad humana que dice la conciencia es exclusiva para nosotros.»

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0