Estudio revela que Marte está saliendo de una Edad de Hielo

Estudio revela que Marte está saliendo de una Edad de Hielo

Marte está saliendo de una edad de hielo, según un nuevo estudio. Estudiar el clima de Marte y cómo cambia con el tiempo puede ayudar a los científicos a planificar futuras misiones a Marte e incluso comprender el cambio climático en la Tierra, dicen los autores del estudio.

Modelos ya habían predicho que Marte sufrió varias rondas de edades de hielo en el pasado, sin embargo estas predicciones no habían sido confirmadas. La revista Science ha publicado este 27 de mayo (2016) un estudio, que es el primero en hacerse acerca de los depósitos de hielo en el norte y el polo sur, y que confirma que Marte está saliendo de una edad de hielo, un proceso que comenzó hace casi 400.000 años. Los investigadores también calcularon cuánto hielo existe acumulado en los polos; esta cantidad es tan grande que si se esparcieran a lo largo de Marte, el planeta se cubriría por una capa gruesa de 2 pies de hielo.

Estudiar el cambio climático en Marte es importante por varias razones, dice el coautor del estudio Isaac Smith, que estudia los sistemas de sedimentación en Marte en el Instituto de Investigación del Suroeste (Southwest Research Institute). Mediante la comprensión de las edades de hielo, podemos obtener una mejor comprensión de cómo el hielo – y el agua – se comportaron a través del tiempo en el planeta rojo. Puede ayudar a averiguar cómo Marte pasó de ser un mundo húmedo a la tierra estéril y gélida que es hoy. Además nos puede decir dónde se pueden encontrar depósitos de hielo. Eso es clave si tenemos la intención de enviar seres humanos a Marte. «Queremos saber la historia del agua», dice Smith. «En algún momento, vamos a tener algunas personas allí y nos gustaría saber dónde está el agua. Así que hay una gran búsqueda de eso.»

Características de la espiral en el polo norte de Marte.

Características de la espiral en el polo norte de Marte. Crédito: ESA/DLR/FU-Berlin/Ralf Jaumann.

El clima de Marte también puede informar a los científicos sobre el cambio climático en la Tierra, dice Smith. Marte es el planeta más parecido a la Tierra en el sistema solar y proporciona un buen campo de pruebas para la investigación del clima, debido a que no se queman combustibles fósiles contaminantes. «Marte es un muy buen laboratorio de lo que ocurre en la Tierra», dice Smith. «La ciencia del clima en realidad tiene un laboratorio muy simple pero perfecto en Marte, donde podemos aprender sobre la física del cambio climático y luego aplicar lo que hemos aprendido a la Tierra.»

Al igual que la Tierra, Marte se somete a ciclos de cambio climático y edades de hielo. Pero a diferencia de la Tierra, el cambio climático en Marte se ve afectado principalmente por la inclinación del planeta. Cada planeta tiene un eje alrededor del cual gira. El eje de la Tierra está inclinado 23,5 grados y es bastante estable, variando sólo un par de grados con el tiempo. El eje Marte está inclinado 25 grados, pero se tambalea entre de 10 a 40 grados. Eso sucede por dos razones: en primer lugar, Marte no tiene una luna tan grande como la nuestra para estabilizar su órbita; en segundo lugar, está mucho más cerca de Júpiter, y la gravedad del gigante gaseoso afecta a su rotación. Cuando el eje del planeta rojo está más inclinado, los polos reciben más luz solar y se calientan – por lo que el hielo se redistribuye a las latitudes medias, justo por encima del trópico. Es entonces cuando Marte se somete a una edad de hielo. «El impacto es bastante espectacular», dice Peter Lee, profesor de física en la Universidad de Oxford.

El estudio de hoy se basa en las predicciones que sugieren que hace unos 400.000 años ocurrió un cambio en el eje del planeta. Los investigadores utilizaron instrumentos de radar a bordo del Orbitador de Reconocimiento de Marte, una sonda de la NASA que está en órbita alrededor de Marte. Se analizaron las imágenes de radar de los depósitos de hielo en los casquetes polares del planeta, mirando los síntomas de la erosión y otras características, como las llamadas depresiones espirales que son creadas por el viento. El rastreo de estas características permiten revelar cómo se acumula el hielo y como este se retiró a través del tiempo. Los investigadores confirmaron que hace aproximadamente 400.000 años terminó una edad de hielo. Desde el fin de la edad de hielo, 87.000 kilómetros cúbicos de hielo se acumularon en los polos, sobre todo en el polo norte. Eso es emocionante, porque 400.000 años es bastante reciente cuando se habla de planetas en el Sistema Solar.

El estudio es «otra evidencia de que el clima sigue cambiando activamente en Marte», dice Stephen Lewis, un profesor de la Open University, que no participó en el estudio. Marte «no es un mundo muerto, estático. Las cosas van a cambiar.»

El estudio ha sido publicado en Science Mag.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0