Enigmas de la Prehistoria: Cráneo con «agujero de bala» (125.000 A.C.)

Enigmas de la Prehistoria: Cráneo con «agujero de bala» (125.000 A.C.)

Muchos arqueólogos no convencionales consideran la posibilidad de que el hombre antiguo llegó a niveles tecnológicos iguales o incluso mayores que los nuestros, y que las catástrofes o el destructivo paso del tiempo podría haber borrado casi todas las pruebas.

En 1921, un minero suizo llamado Tom Zwiglaar hizo un descubrimiento polémico mientras cavaba en una cueva de piedra caliza en busca de yacimientos de minerales metálicos en KabweZambia. A una profundidad de alrededor de 60 pies (18 metros) Zwiglaar encontró un cráneo de un antiguo homínido, un maxilar superior y algunos otros fragmentos de hueso.

El nombre del lugar donde fue descubierto el cráneo es Broken Hill, y tal hallazgo fue la primera evidencia para la existencia de una especie primitiva llamada Homo Rhodesiensis. Más tarde se le llamó Homo Heidelbergensis; aunque la investigación más reciente ha demostrado que varias características muestran similitudes con el Homo erectus, Neandertales y el Homo Sapiens moderno. El cráneo puede haber sido el producto del cruce entre diferentes especies de homínidos.

El cráneo fue datado con una edad de 125.000 y 300.000 años, y se encuentra actualmente en exhibición en el Museo de Historia Natural de Londres. Sin embargo este cráneo posee más detalles de los que parecen.

Curiosamente, la presencia de estas características altamente inusuales no se detallan en las descripciones del cráneo de Kabwe en la página web del Smithsonian, así como el Museo de Historia Natural de Londres, a pesar de que sus fotos muestran claramente el agujero en el cráneo.

En su hueso temporal izquierdo se encuentra un pequeño orificio circular que los científicos forenses atribuyen que habría sido causado por un proyectil viajando a alta velocidad. En el lado opuesto, la placa parietal está rota desde el interior. Esto sugiere que el proyectil ingresó por el lado izquierdo del cráneo, manteniendo la suficiente fuerza como para romper el hueso en el lado opuesto al impacto. Sin duda, esto fue un golpe fatal. Pero, ¿qué lo causó?

Una réplica del cráneo con un posible agujero de bala encontrado en Hill / Kabwe, del Museo en Livingstone, Zambia.

Una réplica del cráneo con un posible agujero de bala encontrado en Hill / Kabwe, del Museo en Livingstone, Zambia.

La explicación razonable sería que el agujero fue causado por una flecha o lanza. Pero estos proyectiles rudimentarios y de baja velocidad dejan marcas diferentes en el hueso. Cuando una flecha impacta crea fracturas finas en el hueso, que se irradian desde el punto de impacto. El cráneo de Broken Hill no muestra evidencia de haber sido golpeado con una flecha.

El agujero es «limpio» y circular lo que sugiere que un proyectil pequeño y muy rápido lo habría causado. Según los científicos forenses, una bala encajaría perfectamente en este incidente; y de hecho, el antiguo cráneo muestra el mismo daño que el que tienen las víctimas de herida por arma de fuego.

¿Cómo puede haber ocurrido esto?

Según la historia convencional la pólvora fue inventada en el siglo IX D.C. y las primeras armas de fuego fueron producidas algunos siglos más adelante. Evidentemente una gran brecha de tiempo separa a la aparición de las armas de fuego con el cráneo de Broken Hill.

La profundidad en que fue encontrado este cráneo elimina la posibilidad de que se trate de un cráneo moderno. El cráneo en sí mismo pertenece a un homínido que antecede de lejos la edad moderna. La evidencia contradice la arqueología convencional y la única explicación podría resquebrajar los paradigmas científicos aceptados.

El cráneo encontrado en Kabwe (también conocido como Broken Hill) atrajo una gran atención cuando fue descubierto por primera vez.

El cráneo encontrado en Kabwe (también conocido como Broken Hill) atrajo una gran atención cuando fue descubierto por primera vez.

Si este cráneo era el único de su tipo, su peculiar agujero podría explicarse como el resultado de un extraño accidente. Pero no lo es.

A medio mundo de distancia, en el valle del río de Lena en Rusia, una excavación arqueológica develó el cráneo de una especie extinta de ganado llamados Uros. Este bovino salvaje primero apareció hace 2 millones de años y fue extinto hace unos 4 mil años.

A pesar de que es mucho más antiguo que el hallazgo en Broken Hill, este cráneo presenta el mismo tipo de agujero como el encontrado en Zambia.

El cráneo muestra que el tejido óseo alrededor del agujero está calcificado, sugiriendo que el animal sobrevivió después del tiro y su herida sanó.

Cráneo de un Auroch o Uro (especie extinta) con un agujero similar al que causaría una bala en el hueso de la frente.

Cráneo de un Auroch o Uro (especie extinta) con un agujero similar al que causaría una bala en el hueso de la frente.

Este cráneo se encuentra en el Museo de Paleontología de Moscú, en Rusia.

Naturalmente, hay algunas teorías que intentan explicar el origen de estos polémicos cráneos, y algunos son más increíbles que otras. Desde extraterrestres a viajeros del tiempo con armas de fuego en mano, pintan el mismo cuadro extraño.

Pero el hecho del asunto es que ambos cráneos muestran evidencia de tecnología que llamamos moderna utilizada en la antigüedad.

Según el libro «Technology of the Gods: The Incredible Sciences of the Ancients» («Tecnología de los dioses: La increíble ciencia de los antiguos») (fuente) por David Hatcher Childress, un experto forense alemán hizo una conclusión aún más radical:

«El daño craneal al cráneo del hombre de Rhodesian no podría haber sido causado por algo más que una bala».

El Investigador René Noorbergen, que investigó el misterio en «Secrets Of The Lost Races» («Secretos de las razas perdidas») (fuente), estuvo de acuerdo, diciendo lo siguiente:

«Esta misma característica se ve en las víctimas modernas con heridas en la cabeza causadas por los disparos de un rifle de alta potencia.»

Si bien es natural suponer que el agujero podría haber sido causada por una lanza a alta velocidad o una jabalina, un artículo reciente en The Shields Gazette explicó que las investigaciones han demostrado que esto no era posible.

La gran pregunta aquí es: ¿Somos la primera especie en desarrollar alta tecnología o hubo otras antes que nosotros? La evidencia de su existencia lamentablemente podría haber sido erosionada en gran por las arenas del tiempo; sin embargo algunos remanentes bien servirían para despejar los enigmas de la historia de las civilizaciones antiguas.

También puede leer: El Reactor Nuclear de 1.8 billones de años hallado en África

COMMENTS

WORDPRESS: 1
  • comment-avatar
    Miguel 1 año

    Este tipo de hallazgos me llaman mucho la atencion, encajan dentro de los ooparts y me traen a la mente una gran pieza literaria de ciencia ficcion llamada “el efecto mariposa” donde viajeros en el tiempo visitan epocas prehistoricas con tecnologia y armas causando sin numero de efectos y consecuencias temporales…considerando que esta tecnologia este disponible no es descabellado pensar en las muchas evidencias que se dejan atras al viajar en el tiempo causando paradojas temporales y dejando huellas en el pasado que salen al presente como incorcondancias cronologicas u ooparts.

  • DISQUS: 0