Reciente investigación revela que perros podrían usar el campo magnético para la localización y explorar lugares.

Los perros tienen un sentido de dirección envidiable. Incluso en un lugar completamente desconocido, nuestras mascotas tienen una forma extraña de localizar un atajo.

Por primera vez, científicos checos han encontrado evidencia de que los caninos pueden sentir y navegar utilizando el débil campo magnético de la Tierra.

Exactamente cómo lo hacen y en qué medida aún no está claro, pero parece que este sentido oculto, conocido como magnetorecepción, realmente existe en los caninos, al igual que en muchos otros animales, incluidos pájaros, salamandras y ranas.

Este talento oculto en nuestros amigos de cuatro patas se sospecha desde hace mucho tiempo, pero en realidad nunca se probó de una manera tan rigurosa.

Catherine Lohmann, bióloga que estudia la magnetorecepción en aves y tortugas, dijo a Science News:

“Estoy realmente impresionada con los datos”.

Mientras cazan, algunos perros simplemente volverán sobre sus pasos, utilizando rastros de olor para guiar su camino (conocido como rastreo), pero otros a veces volverán a su punto de partida siguiendo una ruta completamente nueva, una habilidad que los investigadores han denominado como «exploración».

Es una habilidad interesante, pero hasta ahora, la investigación sobre cómo los animales se orientan y cómo se relaciona con los campos magnéticos se ha investigado en otras especies con mucho más detalle que en los perros.

Hace unos años, los científicos en Chequia descubrieron que los perros tienden a defecar y orinar a lo largo de un eje de norte a sur, lo que sugiere que pueden sentir el campo magnético de la Tierra; ahora, un equipo similar de la misma Universidad ha encontrado evidencia de que la exploración también se basa en este sentido oculto.

Investigación revela que perros pueden usar campo magnético de la Tierra para «explorar»
Perros de caza utilizados en la investigación: Crédito: Benediktova et al., ELife, 2020

Aislar un solo sentido mientras se prueba a un perro es difícil, pero los investigadores encontraron un método único. Utilizando datos de GPS y registros de vídeo en cámaras de acción, observaron cómo 27 perros de caza de diez razas realizaban pruebas de búsqueda de referencia en 62 ubicaciones boscosas diferentes.

Entre 2014 y 2017, los perros realizaron más de 600 pruebas, emprendieron una persecución y regresaron con sus humanos.

Analizando solo los eventos de exploración, los autores encontraron que los perros que perseguían el olor de un animal comenzaron a regresar a su dueño con una carrera de aproximadamente 20 metros a lo largo de un eje norte-sur, independientemente de dónde se encontraba su dueño.

Los autores llamaron a esto una «carrera de brújula», y sospechan que es una forma para que los perros preparen sus sensores magnéticos antes de despegar.

Debido a que el bosque era desconocido para los perros, no había olores que rastrear. Tampoco había viento que transportara olores de humanos a perros, y el espeso follaje mantenía el Sol y el camino por delante prácticamente oscurecido. Por otro lado, el campo magnético de la Tierra es un marco de referencia «universal» que no disminuye.

Teniendo en cuenta todas estas variables, los autores argumentan que los perros de caza realmente parecen estar usando magnetorecepción para encontrar el camino de regreso a su humano.

Investigación revela que perros pueden usar campo magnético de la Tierra para «explorar»
Crédito: Jamie Street / Unsplash

Esta habilidad no solo es esencial para la navegación a larga distancia, sino que el equipo cree que «podría decirse que es el componente más importante que ‘falta’ en nuestra comprensión actual del comportamiento espacial y la cognición de los mamíferos».

La magnetorecepción probablemente existe en muchas más especies de las que sabemos. Incluso hay una posibilidad de que se haya estado escondiendo en nosotros mismos. La molécula que se cree que es responsable de este sexto sentido oculto en las aves se ha encontrado recientemente en perros, ciertos primates e incluso osos.

La investigación apenas comienza.

Los hallazgos de la investigación han sido publicados en eLife.

Fuente: Science News

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here