Reciente investigación ha identificado un factor de mayor riesgo para la salud humana, incluso superior que el COVID-19.

La contaminación del aire reduce la esperanza de vida de cada hombre, mujer y niño en la Tierra en casi dos años, según datos publicados este martes que, según los expertos, mostraron que la mala calidad del aire es «el mayor riesgo para la salud humana».

El Air Quality Life Index (AQLI) indica que a medida que el mundo se empeña en encontrar una vacuna para controlar la pandemia del COVID-19, la contaminación del aire podrían seguir causando que miles de personas tengan vidas más cortas y hayan más enfermos en todo el mundo.

El índice convierte la contaminación atmosférica por partículas, principalmente por la quema de combustibles fósiles, en su impacto en la salud humana.

Descubrió que, a pesar de las reducciones significativas en las partículas en China, una vez uno de los países más contaminados del mundo, el nivel general de contaminación del aire se había mantenido estable en las últimas dos décadas.

En países como India y Bangladesh, la contaminación del aire fue tan severa que ahora reduce la esperanza de vida promedio en algunas áreas en casi una década.

Alto riesgo para la salud

Los autores de la investigación dijeron que la calidad del aire que respiran muchos humanos constituía un riesgo para la salud mucho mayor que el COVID-19.

Identifican el mayor riesgo para la salud humana (y no se trata de un virus)
Crédito: Kristen Morith / Unsplash

Michael Greenstone, creador de AQLI, dijo en un comunicado:

“Aunque la amenaza del coronavirus es grave y merece toda la atención que recibe, atender la gravedad de la contaminación del aire con un vigor similar permitiría a miles de millones de personas llevar vidas más largas y saludables”.

Casi una cuarta parte de la población mundial vive en solo cuatro países del sur de Asia que se encuentran entre los más contaminados: Bangladesh, India, Nepal y Pakistán.

AQLI descubrió que estas poblaciones verían reducir su vida útil en cinco años en promedio, después de estar expuestos a niveles de contaminación un 44 por ciento más altos que hace 20 años.

Millones de años perdidos

Greenstone dijo que la contaminación por partículas también era una «preocupación importante» en todo el sudeste asiático, donde los incendios forestales y de cultivos se combinaban con el tráfico y los humos de las centrales eléctricas para crear aire tóxico.

Identifican el mayor riesgo para la salud humana (y no se trata de un virus)
Crédito: Kouji Tsuru / Unsplash

Aproximadamente el 89 por ciento de los 650 millones de personas de la región viven en áreas donde la contaminación del aire excede las pautas recomendadas por la Organización Mundial de la Salud.

Si bien lugares como EE.UU., Europa y Japón han logrado mejorar la calidad del aire, la contaminación aún le resta un promedio de dos años a la esperanza de vida en todo el mundo, dijo AQLI.

Se descubrió que Bangladesh tiene la peor calidad de aire de cualquier país, y aproximadamente 250 millones de residentes de los estados del norte de la India perderán ocho años de vida en promedio a menos que se controle la contaminación.

Varios estudios han demostrado que la exposición a la contaminación del aire también es un factor de riesgo clave de COVID-19, y Greenstone instó a los gobiernos a priorizar la calidad del aire después de la pandemia.

Greenstone agregó:

“Ningún disparo en el brazo aliviará la contaminación del aire. La solución está en una política pública sólida”.

Pueden obtener mayor información de AQLI en este enlace y puede leer el reporte aquí.

Fuente: AFP / Science Alert

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here