Corría el año de 1910 y en el pequeño poblado de Butterwick, Inglaterra todo marchaba con tranquilidad, como cualquier otro día.

En una pequeña granja un padre y su hijo se disponían a tomar un paseo por los largos sembradíos circundantes en aquella región.

Jamas se hubieran imaginado lo que el destino les tenía preparado aquel extraño día.

Caminando tranquilamente por una vereda iba el muchacho con su padre, platicando y bromeando acerca de los extraños sucesos que se decía que pasaban por ese rumbo.

La gente comentaba acerca de extraños avistamientos de objetos voladores que usualmente se veían volando a gran velocidad y de gente que desaparecía en aquellas veredas.

De extrañas luces parpadeantes que aparecían y desaparecían a voluntad sin que nadie supiese su origen ni propósito.

Finalmente llegaron a un estanque cercano y debido al sofocante calor se les ocurrió la idea de tomar un baño rápido para refrescarse y divertirse un rato.

Debido a esto perdieron la noción del tiempo y se les hizo tarde para el regreso por lo que decidieron apurar su paso y lograr regresar a tiempo antes del anochecer.

Pues si bien no creían en las historias que decía la gente, lo que sí que era cierto es que esas veredas de noche eran completamente oscuras y peligrosas por los animales que rondaban.

El sol apenas se lograba ya distinguir en el horizonte y padre e hijo estaban ya a unos escasos 10 minutos de arribar a su hogar cuando lo inesperado sucedió.

Un inmenso haz de luz detrás de ellos se hizo presente dejándolos completamente atónitos y desconcertados, no haciendo otra cosa más que comenzar a correr sin parar.

El haz de luz se posó inmediatamente sobre el chico quien instantáneamente se desvaneció ante la incrédula mirada de su padre, quien intento desesperadamente alcanzar esa luz que en cuestión de segundos desapareció con el muchacho para dejar al hombre sorprendido y destrozado en medio de la serena y lúgubre oscuridad.

El hombre triste y desolado no podía creer lo que acababa de ocurrir y solo se le ocurrió correr lo poco que le faltaba para llegar a su hogar del pueblo y contar todo a las autoridades locales para de cierta forma buscar ayuda, aunque en el fondo sabía que lo que acababa de suceder no era algo normal ni reversible.

A pesar de las historias de deambulaban en aquel lugar los habitantes del pueblo y las autoridades no creyeron del todo la historia del hombre incluso sospechando un poco de él y creyéndolo algo insano mentalmente.

El Caso del Niño que desapareció en un lago y apareció idéntico 60 años después

Y así el tiempo convirtió aquel suceso en historia y luego en leyenda del niño que había sido llevado por una brillante luz.

Pasaron exactamente 50 años, y aquel hombre ahora anciano seguía viviendo solo en aquel lugar lamentándose y quizás culpándose del suceso que le había arrebatado a su pequeño.

El Regreso

Corría el 13 de abril del año 1960, un día con un viento inusual y eran aproximadamente las 7 PM., la misma hora en la que el pequeño había desaparecido.

Cuando de pronto el viento cada vez mayor llamo la atención del anciano quien salio de su hogar para ver que ocurría, encontrándose con una inusual sorpresa.

Un destello de luz chocó fuertemente contra el suelo, casi como un rayo, derribando incluso a aquel hombre a pesar de que se encontraba a unos 50 metros del suceso.

Cuando se levantó ante su sorpresa pudo contemplar nada más y nada menos que a su hijo que había perdido hacía ya largos años, se encontraba exactamente idéntico al día en el que había desaparecido, la misma edad, vestimenta y completamente desconcertado.

De primer momento no pudo reconocer a su padre, sino hasta después de una breve charla en la que el hombre le contó como desapareció y el niño recordó aquel suceso y le contó algo que lo dejaría sin palabras.

El Caso del Niño que desapareció en un lago y apareció idéntico 60 años después

El pequeño dijo que para él solo habían transcurrido un par de horas en las que pudo viajar al futuro, dijo haber estado con unos hombres que lo habían tratado muy bien y le habían explicado que se encontraba en el año 2110.

Le habían contado que no tuviera miedo que solo querían mostrarle como sería el mundo y que nuevas razas vendrían a coexistir con los humanos y vendrían en forma pacífica.

Cambien contó como todo era completamente diferente había naves voladoras, edificios flotantes, y todo era muy distinto, contó que el hombre convivía con la naturaleza y animales y solo existía un único gobierno, y un único lenguaje sin guerras ni problemas y también le habían dado unas monedas extrañas que valían una fortuna en el tiempo donde había vuelto.

Aquel hombre, a pesar de lo fantasioso que sonaba todo aquello, decidió creerle a su pequeño pues después de todo había vuelto después de 50 años con la misma edad cuando se fue, debido a que para el pequeño solo habían pasado un par de horas.

El Caso del Niño que desapareció en un lago y apareció idéntico 60 años después (VÍDEO)

Esta leyenda retomó fuerza y se hizo aún más grande en aquella ciudad, se sabe que después de esto se mudaron de aquel lugar para vivir alejados de la sociedad pues no deseaban más que vivir su vida tranquila.

Así que cierto día no se supo más de ellos, siempre se dijo que quizás el niño vino por su padre para llevárselo a aquel lugar y año que aseguró haber visitado, otros decían que quizás era otro niño y no el que se perdió, pero lo que nadie pudo negar es que fue y sigue siendo uno de los más grandes misterios de viajeros en el tiempo.

¿Y tú que crees que haya ocurrido realmente a aquel pequeño? ¿un verdadero viajero del tiempo? ¿Y si tú tuvieras la oportunidad de viajar en el tiempo, para no regresar, lo harías?

Para disfrutar de más contenido como este, puedes visitar el canal Dackerknight.

2 COMENTARIOS

  1. Gracias por compartir estoy convencido que la historia fue real y todos algún día estaremos en las siguientes dimensiones de acuerdo con nuestra evolución personal aminaremos en el futuro del universo que es eterno.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí