El universo es bello y mortal a la vez, vientos cósmicos impulsados por explosiones y eyecciones desde un agujero negro pueden simplemente «destruir» todo a su paso.

Y aunque por lo general estos vientos no llegan a ser demasiado masivos, ahora un equipo de astrónomos ha descubierto un cuásar que ha creado una tormenta cósmica enorme y que no se parece a nada que hayamos visto anteriormente en el universo conocido.

Según informa Space.com, un equipo de astrónomos han descubierto un cuásar que generó una tormenta cósmica masiva.

Tormenta cósmica

Los vientos cósmicos provenientes de un cuásar influyen de forma muy marcada en el cosmos, incluso llegan a inhibir la producción de estrellas en la galaxia que lo rodea.

Representación artística del mismo sistema que se ve en la luz infrarroja. Crédito: International Gemini Observatory / NOIRLab / NSF / AURA / P. Marenfeld

La investigación realizada en el cuásar de este estudio, no analizó las consecuencias de su impacto, más bien se centró en el enorme poder que ejerció la tormenta de viento.

Sarah Gallagher, astrónoma de la Western University, dijo en un comunicado de prensa:

Si bien los vientos de alta velocidad se han observado anteriormente en los cuásares, estos han sido delgados y tenues, con una masa relativamente pequeña. El flujo de salida de este cuásar, en comparación, se extiende a lo largo de una enorme cantidad de masa a velocidades increíbles. Este viento es muy poderoso, y no sabemos cómo el cuásar puede lanzar algo tan importante”.

Ahora los astrónomos creen que su hallazgo representa una clase completamente nueva de cuásar.

Crédito: International Gemini Observatory / NOIRLab / NSF / AURA / P. Marenfeld

Karen Leighly, astrónoma de la University of Oklahoma y coautora del estudio, dijo en un comunicado:

“Estos objetos eran demasiado difíciles de estudiar antes de que nuestro equipo desarrollara nuestra metodología y tuviera los datos que necesitábamos, y ahora parece que podrían ser los más interesantes tipo de cuásares ventosos para estudiar”.

Los hallazgos de la investigación fueron publicados en The Astrophysical Journal.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here