Son excelentes noticias, la capa de ozono se está recuperando a un ritmo mayor al esperado, tanto que ha logrado detener muchos cambios preocupantes en la atmósfera del hemisferio sur.

De acuerdo a un nuevo estudio realizado, el Protocolo de Montreal, un acuerdo de 1987 que dictaba dejar de producir Sustancias que agotan el Ozono (SAO) u Ozone-Depleting Substances (ODS), podría ser la principal causa que los cambios preocupantes en el hemisferio sur se hayan revertido.

En el siglo pasado, el agotamiento del ozono había causado que la corriente en chorro del sur sea impulsada más al sur que lo habitual. Esto causaba patrones de lluvia y posiblemente corrientes oceánicas.

Aproximadamente, luego de una década de la firma del protocolo, la migración se detuvo de repente. ¿Se trató de una coincidencia? Si es que lo fue, ¡fue una muy buena!

Mediante modelos y simulaciones por computadora, los investigadores han logrado demostrar que la pausa en el movimiento no fue solo impulsada por los cambios naturales en los vientos. Es decir, el impacto del Protocolo de Montreal parece haber detenido y revertido la migración de la corriente en chorro hacia el sur.

Sin embargo, podría ser que no celebremos por mucho tiempo. Aunque la reducción de nuestra dependencia de las ODS ha permitido que el ozono se recupere poco a poco, los niveles de dióxido de carbono siguen en aumento, poniendo en riesgo el progreso logrado.

Esta imagen panorámica del 14 de febrero de 2014 muestra partes de Chile y Argentina desde la Estación Espacial Internacional (ISS). Aquí se muestran Tierra del Fuego y Cabo de Hornos, con el Océano Atlántico en primer plano y el Océano Pacífico en la parte superior de la imagen. Crédito: NASA

Otro problema es que en los últimos años se ha registrado un aumento en los productos químicos que agotan el ozono, provenientes de actividades industriales de China.

Antara Banerjee, químico atmosférico de la University of Colorado Boulder, dijo en un comunicado:

Llamamos a esto una ‘pausa’ porque las tendencias de circulación hacia los polos podrían reanudarse, mantenerse planas o revertirse. Es el tira y afloja entre los efectos opuestos de la recuperación del ozono y el aumento de los gases de efecto invernadero lo que determinará las tendencias futuras”.

En la actualidad, el aumento de emisiones de gases de efecto invernadero es un recordatorio de que las acciones realizadas gracias al Protocolo de Montreal, podrían simplemente no ser suficientes.

El estudio científico ha sido publicado en la revista Nature.

Fuente: Phys.org

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí