Microbios marcianos podrían estar siendo transportados por el viento


Microbios marcianos podrían estar siendo transportados por el viento
Crédito: Vinícius Henrique / Unsplash

¿Sería la vida de otros planetas capaz de sobrevivir a largos periodos de tiempo? Investigadores han ido a uno de los lugares más similares a un mundo alienígena en la Tierra para observar esta posibilidad.

Si la vida alguna vez floreció en Marte y algunos sobrevivieron a las condiciones cambiantes, ¿sería capaz de moverse por el planeta, encontrando nuevas ubicaciones a medida que las viejas se agoten? Nueva evidencia del desierto de Atacama proporciona un sí tentativo.

Es poco probable que el mejor lugar para la vida en Marte hoy sea el mismo que el mejor lugar de un millón, y mucho menos un billón, de años atrás. Entonces, para que los microbios hayan logrado atravesar la vasta extensión de tiempo entre el período húmedo de Marte y nuestra llegada robótica, probablemente necesitaban la capacidad de viajar. Sin embargo, no es probable que puedan hacer esto por sí mismos, por lo que algo debería haberlos llevado, con el viento como candidato obvio.

Desierto de Atacama, Chile
Desierto de Atacama, Chile. Crédito: Fabien Moliné / Unsplash

En un esfuerzo por ver si esto es realista, el Dr. Armando Azua-Bustos de la Universidad Autónoma de Chile se dirigió al lugar posiblemente más parecido a Marte en la Tierra, el desierto de Atacama, para estudiar cómo ocurren las migraciones microbianas. Hay lugares mucho más fríos en la Tierra, pero ninguno es tan seco como el centro de Atacama, que también puede igualar la mezcla de arena, rocas y radiación ultravioleta intensa de Marte.

Varias especies de microbios

En seis sitios en la parte más seca de Atacama, Azua-Bustos encontró 23 especies bacterianas y ocho fúngicas. Además, es poco probable que algunos de estos sean de origen local, incluido Oceanobacillus oncorhynchi, que como su nombre indica es una bacteria marina. Otras especies parecen vivir en las plantas que ocupan los oasis de niebla en las cimas de las colinas en la franja costera del desierto. Hubo sorprendentemente poca superposición entre las especies encontradas en diferentes sitios.

Al buscar microbios en Atacama, los investigadores tuvieron cuidado de no contaminar el sitio con nada que pudiera afectar los hallazgos
Al buscar microbios en Atacama, los investigadores tuvieron cuidado de no contaminar el sitio con nada que pudiera afectar los hallazgos. Crédito: Margarita Azua

Las formas de vida microscópicas llegaron a estos lugares al dar un paseo en granos de polvo transportados por el viento. La atmósfera de Marte es 100 veces más delgada, pero sabemos que esto todavía es suficiente para provocar grandes tormentas de polvo que a veces envuelven todo el planeta. Además, Azua-Bustos ha demostrado que muchos microbios sobreviven a la exposición a los rayos UV en la ruta.

La mayor parte de la vida que Azua-Bustos y sus coautores encontraron fue llevada por los vientos dominantes del océano Pacífico, que llegaron durante la tarde y se dispersaron por el desierto a la mañana siguiente. El hecho de que la mayor parte del movimiento ocurra al final de la tarde y la noche (cuando los niveles de UV dejan de ser letales) puede desempeñar un papel importante en la capacidad de las formas de vida que llegaron para florecer en otros lugares con alimento que Azua-Bustos les preparó.

Planeta Marte
Planeta Marte.Crédito: skeeze / Pixabay

Aunque existan muchas diferencias con Marte, el trabajo de Azua-Bustos sugiere que si la vida alguna vez evolucionó allí, podría transportarse a lugares adecuados. También sugiere que colocar polvo marciano en los medios de crecimiento podría ser una excelente manera de detectar su presencia. Por otro lado, el documento señala la importancia de esterilizar los vehículos que enviamos a Marte, para que no contaminen no solo su lugar de aterrizaje sino todo el planeta.

Los hallazgos de la investigación han sido publicados en Scientific Reports.

En la Tierra la vida ha demostrado poder sobrevivir a temperaturas muy calientes, a alta acidez, a frío extremo y hasta en cianuro. Por lo tanto, teniendo en cuenta cualquier ambiente duro en algún exoplaneta, es posible que la vida haya podido florecer, no necesariamente vida como la de la Tierra. Y es posible que rezagos de esa vida aún permanezcan esperando el nuevo momento para surgir. F.T.

Fuente: IFL Science


Like it? Share with your friends!

Redacción CODIGO OCULTO
La verdad es más fascinante que la ficción.

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *