¿Tienen los animales un sexto sentido?


705 shares
¿Tienen los animales un sexto sentido?
Cortesía: amazon.co.uk

Es muy comentado el hecho que los animales tienen un sexto sentido y que son capaces de predecir desastres naturales o detectar a las presencias espirituales. Los científicos han mostrado interés por estas conductas de los animales que indicarían un nivel de percepción poco estudiado.

No es un secreto que los animales tienen un extraordinario desarrollo de sus facultades perceptivas que les permite ver o apreciar sucesos que los humanos ni siquiera podemos intuir. Poseen una capacidad de premonición excepcional que les permite de detectar la proximidad de terremotos, percibir ondas electromagnéticas, e incluso según la creencia de muchas personas, ver espíritus y fantasmas.

¿Tienen los animales un sexto sentido?
Cortesía: luzarnau.com

Como sostienen algunos especialistas, en algún momento de la vida los humanos tenemos habilidad de ver cosas que no son evidentes, que pertenecen a un plano o dimensión distinta a la muestra, pero que pueden atenuarse con el tiempo. En el caso de los animales, desarrollan extraordinariamente estas facultades desde su nacimiento, y cuentan con una gran capacidad de monitoreo para adelantarse con suficiente anticipación a eventos inusuales como los desastres naturales.

¿Pueden los animales percibir fantasmas?

Quienes los tienen como mascotas, probablemente habrán visto que en una noche tranquila donde no se oye ningún ruido ni parece haber algún movimiento, se quedan en posición de alerta mirando a un punto fijo con las pupilas dilatadas y el pelo erizado. Se dice que perros y gatos tienen ese sexto sentido que les permite percibir la presencia de seres espectrales o de fantasmas. Compañías que sin duda no son de su agrado.

¿Tienen los animales un sexto sentido?
Cortesía: enciclopediadelmisterio.fandom

El parapsicólogo estadounidense Robert Morris experimentó con animales (un perro, un gato, una serpiente de cascabel y una rata) metiéndolos en una casa embrujada, específicamente en la habitación donde se había cometido un homicidio. Según informó posteriormente, el perro gruñó al ver una silla y salió de ahí, y fue imposible convencerlo para que entrara de nuevo. Al gato, en su turno, se le erizó el pelo y de puro miedo le clavó las uñas a su amo, que lo cargaba en brazos, mientras miraba la misma silla. En cuanto a la serpiente de cascabel, adoptó una postura de ataque dirigida hacia el mismo lugar de la habitación que había estado mirando el gato. Por último, sólo la rata se mostró totalmente indiferente en aquella habitación. Después de algún tiempo los cuatro animales fueron puestos a prueba en otro lugar y se comportaron con normalidad.

Dr. Robert Morris
Dr. Robert Morris. Cortesía: survivalafterdeath.blogspot

En una oportunidad le preguntaron a María Simma, una médium que tenía la capacidad de ver almas errantes: «¿Los animales son sensibles a la presencia de las ánimas del Purgatorio?», a lo que respondió: «Sí, especialmente los caballos, los perros y las gallinas. Conozco muchos casos en que los caballos se resistieron a pasar frente a edificios en donde luego se descubrió que las ánimas se manifestaban para llamar la atención para que se intercediera por ellas».

María Simma
María Simma (Wikimedia Commons)

Por su parte, el padre Gabriele Amorth, quien fuera el más importante exorcista de Roma, dijo que en un lugar con presunta manifestación de espíritus es importante observar el comportamiento de los animales domésticos. Sucede a menudo que, cuando se tiene la impresión de que alguien se encuentra en nuestra propia estancia, el gato o el perro mantienen fija la mirada hacia un cierto punto; y puede que tal vez huyan aterrorizados, como si aquel ser misterioso se acercara a ellos.

Padre Gabriele Amorth
Padre Gabriele Amorth. Cortesía: guioteca.com

La Telepatía Animal

El biólogo Rupert Sheldrake de la Universidad de Cambrige, lleva 15 años realizando experimentos con animales para demostrar sus cualidades telepáticas. Pese a sus destacadas credenciales e impecable trabajo, es considerado una amenaza para el círculo científico, ya que sus investigaciones cuestionan los paradigmas de esa comunidad. Como el mismo Sheldrake afirma, la mayoría de las personas que tienen diplomas evitan hablar de la telepatía, porque desde hace mucho tiempo ha sido clasificada como una superstición de gente sin educación, y haría ver que los científicos descienden a ese nivel. Sin embargo, los pocos que la estudian han encontrado importante evidencia que sustenta su existencia.

Rupert Sheldrake
Rupert Sheldrake (Wikimedia Commons)

Sheldrake ha realizado experimentos especialmente con mascotas que saben cuándo sus dueños van a regresar a casa, sin que exista una rutina o un medio de transporte que el animal pueda identificar por el sonido. Según Sheldrake, hasta el 50% de los perros saben cuándo su dueño va a regresar a casa. Según sus sondeos, el 30% de los gatos sabe cuándo su dueño va a regresar a casa, aunque esto no significa necesariamente que los gatos tengan menos cualidades telepáticas, sino que simplemente muestran menos interés que los perros.

Sheldrake entrevistó al personal 65 veterinarias en Londres, y en 64 de ellas le dijeron que los gatos faltan a sus citas programadas porque desaparecen a la hora en que iban a ser llevados por sus dueños. La veterinaria restante ya no aceptaba citas telefónicas previas para atender a los gatos, debido a su alto índice de ausentismo. Es evidente que los gatos pueden adelantarse a las intenciones de sus dueños.

El pionero en este tipo de investigación telepática animal, William Long, documentó en su libro «How Animals Talk», cómo un sentimiento de alarma puede ser transmitido a distancia entre especies animales como los lobos.

Libro «How Animals Talk» del William Long
Libro «How Animals Talk» del William Long. Cortesía: books.google.com

Los pericos grises africanos son un caso extraordinario de telepatía animal. Se dice que no sólo sienten lo que piensan sus dueños, sino que también lo pueden decir. Nkisi es un perico con un lenguaje de más de 1000 palabras, capaz de entender el significado de algunas de ellas. Llega al punto de que atemoriza a su dueña Aimee, diciéndole en voz alta lo que ella está soñando o anticipándose a lo que quiere hacer, por ejemplo le dice: «Háblale a Bill», cuando ella está pensando en su pareja.

El Interés por las Predicciones de los Animales

Científicos de la NASA y de la Open University del Reino Unido se han unido para investigar la teoría del sexto sentido en los animales para percibir las catástrofes naturales antes de que ocurran. Según el equipo de científicos, algunos animales pueden detectar los cambios químicos que se producen en las aguas subterráneas antes de que comience un terremoto.

El estudio se inició a partir del caso de una colonia de sapos que abandonó su estanque en 2009 en la ciudad italiana de L’Aquila, días antes de que se produjese el sismo que asoló a la ciudad. Según parece, fueron capaces de prever lo que iba a ocurrir.

¿Tienen los animales un sexto sentido?
Cortesía: ecosistemas.ovacen.com

Esta hipótesis indica que los animales que viven cerca o en aguas subterráneas son muy sensibles a cualquier cambio en su composición química. Siendo los reptiles y las especies marinas, los más sensibles a estos cambios. En España, también se registraron casos similares en el último terremoto de Murcia. Según el director del zoológico local, los invertebrados, los reptiles, las serpientes y las arañas fueron los animales que más sintieron el movimiento sísmico.

Otro caso interesante ocurrió en 1975 en Haicheng, en China. Se observó que los animales se comportaban de forma extraña, por lo que las autoridades locales decidieron evacuarla. Al poco tiempo, un terremoto de 7,3 sacudía la localidad, pero pudieron salvarse cientos de vidas.

Terremoto en China
Terremoto en China. Cortesía: TeleSUR

La sensibilidad de los animales ante el magnetismo terrestre es otro tema de interés para los científicos de diversas partes del mundo. Desde hace tiempo sabemos la orientación magnética tiene relación con las largas migraciones de las aves. Pero también se ha podido comprobar que este tipo de orientación la poseen otras especies como las abejas, termitas, ratones, peces, tortugas, etc. En el año 2013, un grupo de investigadores checos y alemanes reportaron en sus informes que los perros tienden a orinar y defecar según las líneas magnéticas norte-sur. Los científicos añadieron que esta era la razón de dar tantas vueltas antes de ponerse a hacer sus necesidades.
Se cree también que las abejas son capaces de ver el aura de las personas, ya que estas pican en aquellas zonas del cuerpo humano donde la energía no fluye con normalidad. Es posible que sea una de las razones del uso de las picaduras de las abejas desde la antigüedad con fines terapéuticos.

Gatos sienten un sismo antes que se produzca

Un hecho muy conocido es la capacidad de estos animales para adelantarse a un movimiento sísmico, ventaja que sería muy útil para los humanos para ponerse a buen recaudo antes de una catástrofe. El 17 de junio del 2018 se produjo un terremoto de magnitud 6.1 en la ciudad de Osaka, Japón, causando tres muertes y 20 heridos. Las cámaras de seguridad de lo que parece ser un albergue de mascotas, captaron los momentos previos al movimiento telúrico. Los gatos se encontraban descansando plácidamente, pero repentinamente se pusieron en estado de alerta y corrieron alborotadamente buscado refugio. Segundos después el lugar se sacudió violentamente.

La explicación de algunos especialistas es que los sismos se componen de distintos tipos de ondas que se propagan por el subsuelo. Las ondas primarias P son las primeras en llegar y no tienen poder destructivo, a diferencia de las ondas S que llegan después. Las ondas primarias son imperceptibles para los humanos, pero sí para los gatos, lo que les posibilita advertir el peligro con el tiempo necesario para buscar un lugar dónde protegerse.

Video: Gatos perciben un terremoto segundos antes

Oscar, el Gato que anuncia la muerte

Oscar es un gato que fue adoptado desde pequeño por el personal de un asilo de ancianos en Providence, EE.UU. Desde hace algunos años, se percataron que el felino tiene la particularidad de predecir cuando un paciente va a fallecer. Desde entonces, los empleados vigilan de cerca los movimientos de Oscar, que por lo general se pasea por los pasillos y se sube a los escritorios, se posa en las ventanas y duerme plácidamente donde se le ocurre. Sin embargo, su presencia a lado de una cama es un indicador casi absoluto de una muerte inminente.

Oscar, el gato que predice la muerte
Oscar, el gato que predice la muerte. Cortesía: elmundo.es

El médico del centro geriátrico David Dosa, asegura que la mascota ha alertado más de 25 agonías, posiblemente porque siente cosas que los humanos no pueden percibir. El doctor Dosa incluso escribió un libro al que tituló «Making Rounds with Oscar» («De Guardia con Oscar»), publicado en más de 20 países en todo el mundo. El libro habla sobre la encantadora mascota y su extraordinario don, y cómo se ha convertido en un ángel que acompaña los ancianos en sus últimos momentos.

Libro «Making Rounds with Oscar»
Libro «Making Rounds with Oscar». Cortesía: casadellibro.com

Moro, El Perro de los Entierros

Hay historias realmente impresionantes como la que sucedió en la provincia de Córdoba España. Su protagonista se llamaba Moro, un perro callejero que nadie sabe cómo llegó al pueblo. Según cuentan, lo vieron por primera vez en la década de los años 70 debajo de un olivo, junto al cadáver de un vagabundo que posiblemente fuera su dueño.

Moro parecía conocer el destino de las personas que iban a fallecer. Cuando la muerte estaba próxima para algunos de los habitantes del pueblo, Moro se acercaba a su puerta y permanecía allí. Luego asistía a su entierro, acompañando como uno más, a los dolientes del difunto.

«Moro», acompañando un entierro
«Moro», acompañando un entierro. Cortesía: culturandalucia.com

La noticia fue recogida por la prensa nacional e internacional incluso la televisión alemana hizo un reportaje sobre este animal. Su percepción llegaba a tal extremo que cuando trasladaban al cementerio local a algún fallecido que no era del lugar, Moro esperaba el coche fúnebre a la entrada del pueblo. Luego iba hasta el domicilio donde se hacía el velatorio y finalmente acompañaba a la comitiva hasta el cementerio.

Moro
Moro. Cortesía: fernannunezimagen.blogspot

Algunas personas han intentado explicar la extraña conducta del perro atribuyéndola a su atracción por las reuniones de personas, pues en ellas podría obtener comida y caricias. Sin embargo, nunca asistió a otro tipo de celebraciones como bautizos, bodas o cualquier acto colectivo que con estas mismas características se celebraban en el pueblo.

«Moro» murió en el año 1983 como consecuencia de una brutal paliza que le propinaron unos desalmados. Varios pobladores cavaron su sepultura junto a unos paredones, en el lugar llamado las “Huertas Perdidas”. Transcurrido algún tiempo esos muros se derrumbaron inexplicablemente sobre la tumba del animal. Doce años después se inauguró un monumento en memoria al noble Moro. El artista que realizó la escultura, reflejó la tristeza, la paz y la bondad de un animal que se convirtió en un personaje legendario en la historia del pueblo.

Algunas personas han intentado explicar la extraña conducta del perro atribuyéndola a su atracción por las reuniones de personas, pues en ellas podría obtener comida y caricias. Sin embargo, nunca asistió a otro tipo de celebraciones como bautizos, bodas o cualquier acto colectivo que con estas mismas características se celebraban en el pueblo.

“Moro” murió en el año 1983 como consecuencia de una brutal paliza que le propinaron unos desalmados. Varios pobladores cavaron su sepultura junto a unos paredones, en el lugar llamado las “Huertas Perdidas”. Transcurrido algún tiempo esos muros se derrumbaron inexplicablemente sobre la tumba del animal. Doce años después se inauguró un monumento en memoria al noble Moro. El artista que realizó la escultura, reflejó la tristeza, la paz y la bondad de un animal que se convirtió en un personaje legendario en la historia del pueblo.

Monumento en memoria a «Moro»
Monumento en memoria a «Moro». Cortesía: fernannunezimagen.blogspot

Es posible que la telepatía y la precognición (percibir sucesos futuros) son capacidades innatas que se encuentran presentes en todos los seres humanos, pero las hemos desechado por nuestras creencias y cuestionamientos. Recuperar estos dones es de vital importancia no sólo para predecir desgracias que salvarían muchas vidas, sino también para comprender a los otros seres vivos que comparten nuestro planeta. La comunicación con los animales puede ayudarnos a vivir de una forma más sabia y consciente, y nos permitirá romper nuestro aislamiento como especie.

Bibliografía:

Sitios web

  • El Inexplicable Poder Psíquico de los Animales (Enlace)
  • Científicos estudian el sexto sentido de los animales (Enlace)
  • El sexto sentido de los perros, gatos o cualquier animal (Enlace)
  • Evolución histórica del gato doméstico (Enlace)
  • Gatos detectan un terremoto (Enlace)
  • Changes in animal activity prior to a major (M = 7) earthquake in the Peruvian Andes (Enlace)
  • Los animales sienten a las almas del Purgatorio (Enlace)
  • Rupert Sheldrake Y Las Pruebas De La Telepatía Animal (Enlace)
  • Moro, el perro de los entierros (Enlace)

Una publicación de CodigoOculto.com – Todos los derechos reservados. Prohibida su copia sin autorización.


Like it? Share with your friends!

705 shares
Pedro Noguchi

Pedro Noguchi es comunicador audiovisual con estudios en electrónica y fotografía, conductor del programa «Paradigma 0» (http://bit.ly/2vHBf4Z). Como fundador del grupo de investigación Dharma Paranormal de Perú, tiene el objetivo de difundir los nuevos aportes en la investigación de las manifestaciones metafísicas, bajo un enfoque que integre la experimentación con las teorías espirituales. Pedro Noguchi es colaborador permanente en CodigoOculto.com desde Marzo de 2019.

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *