Buenos Aires: secretos ocultos y simbología en torno al Obelisco


773 shares
Buenos Aires: secretos ocultos y simbología en torno al Obelisco
Crédito de imagen: Sebastianalmaraz / Wikimedia Commons - Edición de imagen: Fernando T.

Hoy vamos a trasladarnos hacia Argentina para visitar su capital Buenos Aires, donde esta escritora reside. Objetivo, revistar secretos ocultos que tienen al simbolismo del obelisco, y sus alrededores, como ejes de extrañas historias. Ajusten sus maletas, prometo un viaje arrollador.

El Obelisco – Un Rey sin Corona

Durante toda mi vida residí en las cercanías del popular Obelisco, uno de los monumentos más representativos de la Argentina, Por años, aquel edificio en forma piramidal, formó parte de mi background local, observando como cientos de turistas se aglomeran diariamente, tan sólo para admirarlo.

Antigua postal de Obelisco, década del 60’
Antigua postal de Obelisco, década del 60’. Cortesía: todocoleccion.net

El Obelisco funciona como un imán, al que nadie se resiste, como si se tratara de una atracción ingobernable, e imposible de ignorar. Su poder lo asemeja a un rey sin corona, y donde todos somos sus súbditos.

Pero como digo, a pesar de mentalizar esta sensación, no fueron hasta revelarse ciertos eventos, tanto de carácter personal, como investigativos, que mi percepción se viera alterada. Sucesos inexplicados incidieron en éste despertar, así como información adyacente que se fue reuniendo al mí alrededor, motivaron adquiriera una nueva consciencia, sobre su real función. Analicemos algunos detalles, no menos inquietantes.

Culto a Artemisa. Paganismo versus Cristianismo

“Cierto platero, llamado Demetrio, que labraba en plata templetes de Artemisa y proporcionaba no pocas ganancias a los artífices, reunió a éstos y también a los obreros de este ramo y les dijo: «Compañeros, vosotros sabéis que a esta industria debemos el bienestar; pero estáis viendo y oyendo decir que no solamente en Éfeso, sino en casi toda el Asia, ese Pablo persuade y aparta a mucha gente, diciendo que no son dioses los que se fabrican con las manos. Y esto no solamente trae el peligro de que nuestra profesión caiga en descrédito, sino también de que el templo de la gran diosa Artemisa sea tenido en nada y venga a ser despojada de su grandeza aquella a quien adora toda el Asia y toda la tierra.» Al oír esto, llenos de furor se pusieron a gritar: ‘¡Grande es la Artemisa de los efesios!'” Hechos 19. Quinto Libro del Nuevo Testamento. La Biblia.

Cortesía: arcondebuenosaires.com.ar

En 2016 el icónico obelisco porteño celebró 80 años desde su edificación, donde distintos homenajes tuvieron lugar. Durante la exposición de datos recordando aspectos de su historia, el sitio donde actualmente se erige, pleno central capitalino, reveló un hecho significativo. Y es que antiguamente allí funcionó una iglesia, la de San Nicolás de Bari.

La parroquia había sido fundada en 1725, y funcionó hasta 1931, año en que fuera demolida. Dos cosas para señalar. Una referida a su importancia histórica, ya que allí en 1812, el General Manuel Belgrano uno de los máximos próceres argentinos, izó por primera vez la bandera nacional.

Retrato de San Nicolás de Bari, el santo turco, que combatió los cultos paganos
Retrato de San Nicolás de Bari, el santo turco, que combatió los cultos paganos. Cortesía: asociacionfatima.org.ar

Pero San Nicolás de Bari, también recibe el mérito de estar asociado con una popular figura navideña, la de Papá Noel. La segunda cuestión, y aquí prepárese el lector, tiene a San Nicolás de Bari, el santo mencionado como patrón de nuestra iglesia demolida, como protagonista insospechado. Según las biografías existentes, San Nicolás de Bari (conocido como Nikolaos de Myra, o el Hacedor de Milagros), 270-343 d.C. fue obispo en Myra, actual Turquía, que en su época alcanzó gran veneración gracias a sus obras de caridad, y milagros reportados. Fue conocido como el protector de los pueblos. Ahora bien, sus biógrafos registran también, San Nicolás persiguió encarnizadamente todo signo de idolatría dentro de Turquía, y cuyas directrices, condujeron a la destrucción del famoso Templo de Artemisa Eleuthera.

Aquí en una reseña turca, se rememora el trágico hecho.

Lycia el edificio más grande y más espléndido. Fue construido sobre grandes terrenos con hermosos jardines, y tenía una parte interior definida por columnas, un altar y una estatua de la diosa. Sin embargo, hoy no queda ni rastro de esto, ya que San Nicolás (el obispo de Myra en el siglo IV dc), en su celo por acabar con el paganismo en la región, destruyó el templo de Artemisa, junto con muchos otros templos”.

Artemisa, una de las deidades más importante del panteón griego, y de gran devoción como culto en la antigüedad
Artemisa, una de las deidades más importante del panteón griego, y de gran devoción como culto en la antigüedad. Cortesía: Ed Cormany / Flickr
Representación del famoso templo de Artemisa, que fue declarado por sus cronistas, como una de las siete maravillas del mundo
Representación del famoso templo de Artemisa, que fue declarado por sus cronistas, como una de las siete maravillas del mundo.

El culto de Artemisa es además uno de los más reverenciados de la antigüedad, y cuyo origen, se pierde en la noche de los tiempos.

Ya Homero en su célebre Illíada, hace mención de Apolo (hermano gemelo de Artemisa), «como Phoibos, que significa iluminado», y que es también, «arquero de Licia», un hijo del sol. Homero recalca en su poema épico, ambos hermanos ayudaron a los troyanos.

Centrándonos en Artemisa, recogemos su vinculación con deidades como Diana-Cibeles, diosas de la caza y fertilidad. Artemisa es además una diosa madre (simbología lunar femenina, y terrestre en su influencia), e integrante de importancia dentro del panteón griego.

Pero Artemisa guarda un misterio, ya que su nombre aparece asociado, con la enigmática esposa del rey babilónico asirio Nimrod, Semíramis. En Internet se encuentra mucho material acerca de esta reina, que no es mi intención abordar en extensión, pero si es necesario remarcar su conexión con el legendario Oannes, (que en la mitología de Sumeria, es reconocido como uno de sus instructores más celebrados, representado como cabeza de hombre y cuerpo de pez), de quién se señala Semíramis, habría sido una de sus consortes.

A estas alturas el lector se preguntará, si no estamos yendo muy lejos en nuestra elucubración, y pudiera ser, sino fuera, descubrimos Semíramis, es recordada por su pasión en la construcción de monumentos de elevadas alturas, según nos recuerda el gran historiador griego, Diodoro de Sículo, citando esta reina edificó un obelisco de 130 metros de altura. Increíblemente el Museo de Pérgamo, Berlín, Alemania, cuenta con una estela que según los especialistas, sería obra de la mismísima Semíramis, quién firma en cuneiforme con el nombre de Sammu-ramat (Shammuramat), otro de sus apelativos.

Estela obelisco donde aparece mencionada, la legendaria reina Semíramis. Actualmente conservada en el Museo de Pérgamos, Berlín, Alemania
Estela obelisco donde aparece mencionada, la legendaria reina Semíramis. Actualmente conservada en el Museo de Pérgamos, Berlín, Alemania. Cortesía: ancient.eu

¿Sugiere esta escritora, el obelisco porteño vincula a estos hechos? ¿Y de ser así? ¿Quiénes serían los responsables de instalar un monumento pagano, que en la historia Argentina, se impuso como símbolo de la modernidad, erigido en tiempo récord durante 1936, para conmemorar su fundación? Dato adicional, su constructor fue un reconocido masón y arquitecto tucumano, Albert Prebisch.

Me pregunto si estos hechos se inscriben dentro de una guerra invisible, y no declarada, entre poderes desconocidos (¿sociedades secretas?), o de paganos versus cristianos, si se quiere, sobre todo a ojos profanos, ocultándose cualquier indicio sobre ésta realidad perturbadora.

Restos del antiguo Templo de Artemisa, descrito como una de las siete maravillas del mundo, y que fuera destruido por San Nicolás de Bari
Restos del antiguo Templo de Artemisa, descrito como una de las siete maravillas del mundo, y que fuera destruido por San Nicolás de Bari. Cortesía: corresponsalenlahistoria.blogspot

Siendo éste el caso, al obelisco porteño le sería asignado tan solo un rol decorativo dentro del imaginario social, lejos de cualquier especulación, y negado el derecho a conocer su real funcionamiento, llámese elemento ritual, antena energética, o máquina catalizadora del éter. Por último, y como a continuación veremos, el obelisco como zona de stargate (portal).

La extraña abducción del Nostradamus Argentino

Fue en el 2001 cuando el vaticinio de Benjamín Solari Parravicini, sobre los eventos ocurridos en las Torres Gemelas, expresada en una de sus célebres psicografías, le granjearon a este vidente argentino, popularidad mundial. Sin embargo el llamado Nostradamus sudamericano, no era ningún desconocido, ya que dentro de ciertos círculos místicos gozaba de gran reconocimiento, especialmente por sus dotes como artista plástico, otras de sus habilidades poco referenciadas. Por supuesto a estas alturas Parravicini es hoy día nombre recurrente en el mundo del misterio, diariamente comunicado en miles de sitios de Internet.

Posando con lentes junto a uno de sus cuadros, el enigmático Benjamín Solari Parravicini
Posando con lentes junto a uno de sus cuadros, el enigmático Benjamín Solari Parravicini. Cortesía: enigmadelosovnis.blogspot
Parravicini durante retratado en su juventud
Parravicini durante retratado en su juventud. Cortesía: Youtube
Imagen de los seres que habrían contactado a Parravicini, que se definieron como de Venus
Imagen de los seres que habrían contactado a Parravicini, que se definieron como de Venus. Cortesía: ellitoral.com.ar
Uno de los pocos cuadros que se conservan de Parravicini, titulado “La Idea Fija”. Se cree el óleo representa, al enigmático hombre gris. Esta toma me fue remitida en 2008, por la investigadora argentina, y ya fallecida, Martha Núñez Vanderhoeven
Uno de los pocos cuadros que se conservan de Parravicini, titulado “La Idea Fija”. Se cree el óleo representa, al enigmático hombre gris. Esta toma me fue remitida en 2008, por la investigadora argentina, y ya fallecida, Martha Núñez Vanderhoeven.
Parravicini y la entrevista que concediera a varios medios argentinos, relatando su abducción alienígena, en las inmediaciones del obelisco durante 1960
Parravicini y la entrevista que concediera a varios medios argentinos, relatando su abducción alienígena, en las inmediaciones del obelisco durante 1960. Cortesía: enigmas.com.ar

Pero aunque su legado amerita una lectura profunda, que en otra oportunidad prometemos arremeter, vamos a centrar nuestra mirada en un pasaje de su vida poco conocido, pero el cuál creemos es de naturaleza vital, para el informe hasta aquí abordado. Veamos.

En junio 10 de 1968, el diario argentino La Razón publicó una impactante entrevista con el célebre Parravicini, donde por primera vez reveló una extraña experiencia sucedida casi una década antes, 1960. Según narrara a los absortos periodistas, mientras se encontraba una noche caminando en las inmediaciones del Obelisco, Parravicini fue abducido por un OVNI.

Señaló sus raptores, como de estatura elevada, ojos redondos descritos como sin párpados, y de cabellos platinados.

Dos psicografías de Parravicini, haciendo mención a la realidad extraterrestre, datadas de 1960
Dos psicografías de Parravicini, haciendo mención a la realidad extraterrestre, datadas de 1960. Cortesía: infouno.cl

Uno de los momentos que entiendo clave del testimonio brindando por Parravicini es el siguiente:

De repente empecé a ver que los cielos cambiaban, y vi un cielo colorado, como esos que se ven a la caída de la tarde. El horizonte de repente estaba así, después así (Solari mostraba con sus manos direcciones opuestas), inclinado, de un lado y del otro. En un momento dado, el sol. Un sol bárbaro. Entonces me di cuenta que estábamos dando vuelta por el mundo. Pues recuerde que yo había subido a la madrugada, en plena noche, oscura y en Buenos Aires, le garantizo que fue impresionante para mí ver el sol, enorme, grandote, refulgente. Simultáneamente, vi que mundo se torcía ¿no?, y entonces se nubló de nuevo. Ya le digo, fue impresionante. ¡Hasta que yo vi un sol verde…!”

Extraño objeto fotografiado en 1965 a metros del Obelisco, por un reportero de la época, durante una de las oleadas ovnis más importantes registradas en Argentina. La imagen es objeto de debate entre los investigadores, aunque nunca pudo ser descartada
Extraño objeto fotografiado en 1965 a metros del Obelisco, por un reportero de la época, durante una de las oleadas ovnis más importantes registradas en Argentina. La imagen es objeto de debate entre los investigadores, aunque nunca pudo ser descartada. Cortesía: academia.edu

En otro pasaje de su narrativa Parravicini señala, poco antes de su acceso al vehículo estelar, toparse con un ser, vestido con ropa metálica, aunque otros informes señalan que aquel hombre portaba un saco fosforescente de color verde. Y nuevamente este color, y la niebla, este último aspecto, elemento muy común en un numerosos casos OVNI reportados, como si la experiencia buscara camuflarse. Otro punto es que Parravicini podría haberse desmayado, o mejor dicho sufrido de pérdida de consciencia, durante su alucinante encuentro céntrico.

¿Quiere decir esto que Parravicini sufrió algún tipo de experiencia paranormal, quizás producido por un algún tipo de energía, generada o emitida en esa zona radial dominada por el Obelisco, que pudieran ayudar a provocar algún tipo de ruptura espacio-temporal, permitiendo la interacción con estos objetos y ocupantes? No lo sabemos. Aunque si es importante destacar, algunas de las psicografías de Parravicini, donde la cuestión OVNI adquiere rol destacado en sus grabados, datan precisamente de 1960. Es curioso destacar que, en 1965, cinco años después de la abducción de Parravicini, Argentina fuera eje de una importante oleada OVNI, generando aquellos sucesos uno de los expedientes más extensos, rescatándose gran cantidad de denuncias sobre OVNIs, observándose importante actividad ¿adivinen dónde?, sí en cercanías de nuestro querido obelisco. ¡Hasta aquí!

Posando esta escritora con una máscara medieval, 2018
Posando esta escritora con una máscara medieval, 2018. Archivo personal, Débora Goldstern

Curiosidad

A cuadras del Obelisco, se alza un importante centro masón (Gran Logia de la Argentina de Libres y Aceptados Masones), quizás el más importante del país, y que el año pasado tuve oportunidad de visitar. ¿Simple casualidad? Dejo al lector meditar sobre lo aquí expuesto. Como siempre digo, nada es lo que aparenta. Continuará.

Fachada de la Gran Logia de Libres, y Aceptados Masones
Fachada de la Gran Logia de Libres, y Aceptados Masones. Cortesía: adaro.blogspot

Bibliografía

Libros

  • Brandarin; Zembrorian. Obelisco. Icono de Buenos Aires: My Special Books, 2012.
  • Lappas, A.
    La Masonería Argentina a Través De Sus Hombres. Buenos Aires, 1966.
  • Zerpa, F.
    Benjamín Solari Parravicini. El Nostradamus Argentino. Buenos Aires: Continente, 2003

Sites

  • Arcón de Buenos Aires
    IGLESIA SAN NICOLÁS DE BARI (Enlace)
  • Bennet, M.
    Cultos religiosos asociados con las amazonas. (Enlace)
  • Cárdenas Currenti, G.
    Quién fue San Nicolás de Bari, el católico que inspiró a Santa Claus. (Enlace)
  • Cartwright, M.
    Templo de Artemisa en Éfeso (Enlace)
  • Flores, A.
    Simbología masónica y annunaki en Buenos Aires. (Enlace)
  • FOTOS RARAS (Enlace)
  • LA DIOSA ARTEMISA, biografía, significado, características y mucho más. (Enlace)
  • LA MADRE TIERRA DE ANATOLIA. (Enlace)
  • Muhammed Amin, O.
    Stela of queen Sammu-ramat. (Enlace)
  • MYRA (Enlace)
  • Núñez Vanderhoeven, M.
    10 años entre Ovnis y Profecias de Benjamín Solari Parravicini. (Enlace)
  • Obeliscos: Su verdadero simbolismo pagano y masónico. (Enlace)
  • Pitágoras y la tradición mistérica. (Enlace)
  • ¿Por qué la diosa Diana tiene tantos senos?. (Enlace)
  • Semiramis ¿”Madre de los dioses”?. (Enlace)
  • Santostefano, C. A.
    San Nicolás, Obispo (El verdadero Santa Claus, o Papa Noel). Fiesta 06 de Diciembre. (Enlace)
  • Urría, Carlos
    EL TRIÁNGULO ENERGÉTICO DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES Y EL OBELISCO. (Enlace)
  • Vector, D.
    Real Saint Nick (Enlace)

Una publicación de CodigoOculto.com – Todos los derechos reservados. Prohibida su copia sin autorización.


Like it? Share with your friends!

773 shares
Débora Goldstern
Bibliotecaria de Profesión, natural de Buenos Aires, Argentina. Presta servicios en la Universidad Abierta Interamericana desde hace 16 años. Además es escritora e investigadora, dedicándose al estudio de las civilizaciones andinas desaparecidas por más de 20 años. Ha participado como consultora de la revista Ufo Brasil, ha sido expositora en diversos congresos y es regularmente convocada por programas de radio, tv, documentales, films y canales de Internet. Ha publicado dos libros: «Secretos subterráneos de los mundos olvidados - Cueva de los Tayos» y «Tierra Hueca». Débora es colabora permanente en CodigoOculto.com desde Diciembre de 2018.

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *