Esta es una historia de solidaridad y dignidad que Cuba realizó entre los años 1990 y 2016, en plena crisis económica de la isla. Hoy, este gesto ha salido a la luz a propósito de la popular serie de HBO que rememora el desastre nuclear de 1986.

A propósito de la elogiada serie televisiva, Chernóbil ha vuelto a estar en boca de todos. El desastre que inició aquel 26 de abril de 1986, en el reactor número 4 de la central atómica Vladimir Ilyich Lenin, dejó secuelas de dolor en numerosos niños y niñas.

Además del estrés post-traumático de vivir el horror nuclear, los menores venían desde Ucrania con atrofias musculares, deformaciones, problemas en la piel y graves dolencias estomacales. La mayoría arribó con cáncer de tiroides y leucemias, tras exponerse al yodo 131 o al celsio 173.

Médicos y profesores cubanos cuidaron por 21 años a los niños en Cuba
Médicos y profesores cubanos cuidaron por 21 años a los niños en Cuba. Cortesía: CubaDebate

La ayuda de Cuba

En 1990, el gobierno cubano liderado por Fidel Castro decidió dar una mano a la las víctimas habilitando la localidad de Tarará, como una verdadera ciudad-hospital. Más de 26.000 infantes recibieron tratamientos integrales a base de melagenina y pilotrofina, para así facilitar la pigmentación de su piel y el crecimiento del cabello. Los médicos cubanos Julio Medina, coordinador durante años del Programa; y Omar García, investigador del Centro de Protección e Higiene de las Radiaciones, dividieron a los pacientes en cuatro grupos, lo que implicaba estar desde 45 días a varios meses en la isla, para aquellos casos más graves.

Fidel Castro recibiendo el avión con los primeros 139 niños provenientes de Ucrania
Fidel Castro recibiendo el avión con los primeros 139 niños provenientes de Ucrania. Cortesía: CubaDebate

Sergio López, ex cónsul de la Revolución, reveló en el documental Chernóbil en nosotros:

Fidel me dijo ‘no quiero que estés yendo a la prensa, ni que la prensa esté yendo al consulado. Este es un deber elemental que estamos haciendo con el pueblo soviético, con un pueblo hermano. No lo estamos haciendo para publicidad'”.

A pesar de los problemas ocurridos en el mundo en ese momento, el documental revela que Cuba nunca puso en duda la continuidad del plan de ayuda a las víctimas de Chernóbil.

Hace pocas semanas, Cuba anunció que se retomará el programa para los hijos de las víctimas, quienes presentan muchas dolencias similares a las de sus padres. Esta vez serán tratadas en el Clínica Internacional de Siboney, al oeste de La Habana. Aunque la serie ya llegó a su fin, la solidaridad de los médicos cubanos sigue vigente.

Fuente: RevistadeFrente / CubaDebate

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here