Un volcán en la isla indonesia de Bali ha estallado, arrojando lava y trozos de roca hasta 3 kilómetros de distancia. Una columna de ceniza se elevó a unos 2.5 kilómetros de altura sobre el volcán, según funcionarios locales.

La última erupción del Monte Agung arrojó ceniza sobre docenas de aldeas cercanas, pero no hubo informes de víctimas ni evacuaciones. Se aconseja a las personas que se alejen del cráter volcánico por temor a las emisiones venenosas.

Los vuelos hacia y desde el popular destino de vacaciones se interrumpieron durante la noche del viernes como resultado de la explosión volcánica, y algunos viajeros quedaron varados durante la noche en el aeropuerto antes de que los vuelos se reanudaran el sábado.

La isla sufrió una enorme erupción en el Monte Agung en 1963 que mató a más de 1.000 personas y destruyó varias aldeas en Bali. El volcán quedó inactivo durante décadas, antes de entrar repentinamente en un nuevo período de actividad en 2017.

Las autoridades indonesias dicen que se han detectado al menos media docena de erupciones menores en el Monte Agung durante el último mes. Advierten que el volcán todavía tiene el potencial de estallar en pequeña escala, pero dicen que no hay indicios de una erupción importante.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí