Secretos no revelados del Monte Shasta – La Historia de Phylos el Tibetano


1.1k shares
Izquierda: Monte Shasta. (Ruben Garcia Jr. / Flickr) Derecha: Portada del libro «Un Habitante De Dos Planetas. Phylos El Tibetano».

En la década del noventa me topé con un libro inesperado, Phylos el Tibetano. Un Habitante de Dos Planetas o la División del Camino. Aquel curioso título captó mi atención, y que acrecentara mi interés descubrir la obra abordaba el enigma atlante, aunque desde una redacción novelada.

Suponía un texto más, sin darle mucha importancia a su contenido, que creía más de lo mismo. Había leído tanto sobre Atlántida, que pensaba nada podía sorprenderme. Me equivocaba. Su lectura fue toda una revelación, y con el tiempo uno de mis textos favoritos.

Aunque presentando como un escrito revelado, Phylos el Tibetano. Un Habitante de Dos Planetas. O la División del Camino, destaca por su intrigante información sobre la Atlántida, plagado de referencias tecnológicas, lo cual no dejaba de sorprender, teniendo en cuenta el libro se publicara en 1899.

Libro «Phylos el Tibetano. Un Habitante de Dos Planetas o la División del Camino»
Libro «Phylos el Tibetano. Un Habitante de Dos Planetas o la División del Camino».

Otra curiosidad remite su alusión sobre la existencia de logias secretas, funcionando en la clandestinidad, siendo uno de sus centros operacionales el enigmático Monte Shasta. Por muchos años medité en aquella información, y me pregunté sobre su veracidad. ¿Sería posible la existencia de un pasado tan sorprendente? ¿Canalización fantástica, o se oculta algo más? Llegó la hora de indagarlo.

Frederick Spencer Oliver – El Amanuence

Frederick Spencer Oliver y su mítico libro, Phylos el Tibetano. Un Habitante de Dos Planetas o la División del Camino
Frederick Spencer Oliver y su mítico libro, Phylos el Tibetano. Un Habitante de Dos Planetas o la División del Camino. Cortesía: mtshastanews.com

Sus datos biográficos remontan a Frederick Spencer Oliver, como nacido en Estados Unidos, estado de Washington D.C, 1866. Sus padres fueron el Dr. John Wing Oliver, y Mary Elizabeth Manley. Cuando cumplió dos años su familia se trasladó a Yreka, una región localizada al Norte del Monte Shasta. Desde temprana edad Oliver mostró creciente interés en la Ciencia, así como una fuerte inclinación por las doctrinas ocultas, encarnada la escuela Teosófica, como su máximo referente.

A la edad de catorce años escribió su primer ensayo, pequeño folleto sobre química, enrolado aquel trabajo dentro de la llamada ciencia mística. A pesar de su precocidad, muchos de sus maestros encontraban al muchacho como de escasa concentración, y falto de voluntad, llamándolo perezoso e indiferente.

Yreka, localidad de Monte Shasta, donde Oliver tuvo su contacto con Phylos
Yreka, localidad de Monte Shasta, donde Oliver tuvo su contacto con Phylos. Cortesía: etsy.com

Aquel joven intelectual por lo visto incomprendido, y con intereses tan peculiares, ignoraba que tres años después, con tan sólo 17 años protagonizaría una de las experiencias más excitantes, cuando Phylos el Tibetano se cruzara en su destino.

Según se narra, su encuentro con aquella misteriosa entidad, y más tarde centro de su canalización, ocurrió en el verano de 1883 plena fiebre de oro californiana, mientras Oliver «ayudaba a su familia a marcar los límites de su reclamo minero, que implicaba establecer estacas de madera en el suelo, y luego marcar su ubicación en un cuaderno. Al parecer, en algún momento durante esta ardua tarea, la mano de Oliver comenzó a temblar y convulsionar sin control, escribiendo cosas que aparecían por su propia voluntad. El joven corrió a su casa en pánico, donde su mano continuó actuando espontáneamente, escribiendo febrilmente todo el camino».

Aunque en un principio Oliver rechazó aquella intromisión, que describió como la de un espíritu tratando de comunicarse, calificando aquella experiencia como aterradora, luego cedió a los impulsos de esa entidad, quién se refirió así misma con Phylos el Tibetano. Durante un período de tres años, 1883-1886, un desconcertado Oliver se convirtió en el amanuense de Phylos, narrándole en aquellos encuentros sus encarnaciones en la Atlántida y Lemuria, así como de otras vidas.

Más tarde diría:

A veces me despertaba por la noche y escribía a la luz de la lámpara o en total oscuridad. Phylos me lo dictó, y fue como si ya tuviera preparado el manuscrito”.

Frederick Spencer Oliver y su mentor espiritual el enigmático Phylos el Tibetano
Frederick Spencer Oliver y su mentor espiritual el enigmático Phylos el Tibetano. Cortesía: todocoleccion.net

Por mucho tiempo Oliver mantuvo en secreto su extraño diálogo con Phylos, excluyendo a sus padres de estas memorias, pero luego hizo público lo sucedido, llegando a compartir sus experiencias con «el círculo teosófico de Yreka».

Finalmente en 1886 Oliver completó su manuscrito, compuesto de 442 páginas, y 25 capítulos dividido en tres partes. Lo llamó «Phylos el Tibetano. Un Habitante de Dos Planetas, o la División del Camino».

Allí se relataba no solo las encarnaciones de Phylos en continentes desaparecidos, así como encuentros con logias místicas, y la importante revelación, de una ciudad secreta oculta en los subsuelos de Shasta. También en el libro se hacía mención al enigma del karma, discutiéndose el concepto desde una perspectiva filosófica.

Una vez que el manuscrito estuvo listo, Oliver envió su escrito a varias casas editoriales, pero ninguna mostró interés. Tan solo una editora neoyorquina, Putman & Sons, se interesó por la obra, aunque el acuerdo luego se vio frustrado. Un incendio en un tren que trasladaba su trabajo, estuvo a punto de acabar con el mismo. Oliver se convenció que fuerzas oscuras atentaban contra su deseo.

En 1887 escribió:

Incluso si al principio, los esfuerzos de los seres malvados prevalecen por un momento, y tengo que seguir adelante, dejando que otro mantenga abiertas las puertas gloriosas, y no vea que el libro salga al mundo, todavía estoy contento”.

Pero Oliver no vería completado su sueño, y fallecería en 1899 a la edad de 33 años. Se dice el deceso del joven amanuence se produjo a causa de un envenenamiento, aunque quién escribe no encontró referencias aclaratorias. Durante su funeral un suceso inusual captó la atención. Fue después que una dama desconocida, vestida toda de azul, presentada como amiga del difunto, anunciara la publicación del manuscrito, financiado gracias a sus aportes.

En 1905 con la ayuda de esta misteriosa mentora, Phylos el Tibetano. Un Habitante de Dos Planetas, o la División del Camino, sería publicado finalmente, convirtiéndose en un clásico instantáneo.

La Tecnología Perdida de la Atlántida

Cuando me lancé a la lectura de este libro, una de las razones para mi adhesión inmediata fue su apasionada descripción de la Atlántida, que Phylos describe como una avanzada civilización tecnológica. Aunque estas menciones pudieran resultar como meras fantasías, la alusión a dispositivos modernos, recién ahora descubiertos, asombran por su precisión, teniendo en cuenta y vuelvo a repetir, todos estos conceptos se elaboraron a fines del siglo XIX.

El Misterioso Vailixi, nave atlante camuflada tras un cúmulo de nubes. Grabado que aparece en el libro. Cortesía: sacred-texts.com

Y me pregunto, ¿simple coincidencia, o influencia de relatos de la época, como el caso de Julio Verne? Y otro interrogante. ¿Cuál es el papel que le toca a la poderosa sociedad teosófica, que tuvo al joven Frederick S. Oliver, como un entusiasta practicante?

Secretos no revelados del Monte Shasta - La Historia de Phylos el Tibetano
Cortesía: sacred-texts.com

Y es que querido lector, Phylos enuncia los atlantes contaban con aeronaves similares a cigarros que además podían también sumergirse en el mar, transformándose en submarino. Phylos los llama Vailixis 1 ¿Antiguos Vimanas?

También alude a la antigravedad, conceptos de mecánica cuántica, utilización de máquinas de levitación, cura del crimen a través de la Frenología (medicina holística de última generación). Aparatos similares a nuestros actuales celulares, y hasta un prototipo similar nuestra actual televisión. Casi nada.

Aquí uno de sus pasajes más increíbles, describiendo una misteriosa energía cósmica, como método de propulsión aéreo, y para el funcionamiento de otros dispositivos.

Los Valixis podían andar bajo el agua, como los modernos submarinos. Grabado que aparece en el libro
Los Valixis podían andar bajo el agua, como los modernos submarinos. Grabado que aparece en el libro. Cortesía: sacred-texts.com
Fotografía de un extraño objeto captado en 1870, Estados Unidos. Los críticos dicen el fenómeno es producido por la escarcha. En Argentina 1952, se registro objeto similar ¿también producto de la escarcha?
Fotografía de un extraño objeto captado en 1870, Estados Unidos. Los críticos dicen el fenómeno es producido por la escarcha. En Argentina 1952, se registro objeto similar ¿también producto de la escarcha? Cortesía: Tempshill / Wikimedia Commons

El investigador Poseidano, pues, llegó a reconocer las maravillosas fuerzas de la naturaleza las que podía manejar para el uso de la Humanidad. El secreto se había descubierto; el descubrimiento era esa atracción de esa gravitación, la ley del peso, se había puesto contra la ‘repulsión de la levitación’; que la primera pertenecía al Lado Luminoso de la Naturaleza, y el segundo a Navaz, el Lado de la Noche; que la vibración gobernaba la oscuridad y el frío”.

A través de esta sabiduría, fue posible para la Atlántida ajustar el peso (positividad) a la falta de peso (negatividad), tan equitativamente que no se manifestaba una ‘lucha’. Este logro fue muy significativo. Significaba navegación aérea sin alas, o abultados tanques de gasolina, porque usaban la ventaja de la repulsión, por medio de la levitación opuesta en fuerza igual, a la atracción de la gravitación. Que la gravitación de la Substancia Única gobernaba y era parte de todos los reinos, fue un descubrimiento que resolvió el problema de la conducción de imágenes, de luz, fotos de formas, así como de sonido y calor, exactamente como el teléfono que conoces tan bien conduce imágenes de sonido, sólo que en Poseida, no se requerían alambres u otro material conductor, a ninguna distancia, ya sea teléfonos o telefotos, ni siquiera en la conducción de calor”.

La Hermandad Secreta del Monte Shasta

Grabado de la misteriosa Hermandad Lotiniana, orden oculta bajos los subsuelos de Shasta
Grabado de la misteriosa Hermandad Lotiniana, orden oculta bajos los subsuelos de Shasta. Cortesía: sacred-texts.com

En uno de los capítulos quizás más importantes del libro, se expone una extraordinaria aventura que implica según nuestro autor, la existencia de una antigua orden esotérica, oculta en los subsuelos de Shasta. Se trata de la Hermandad Lotiniana. Oliver describe el hallazgo de un túnel, camuflado bajo una roca ignota, señalando la misma se halla, «dentro de una de las paredes de los vastos cañones, que están en los lados del Monte Shasta, California del Norte».

Continúa narrando:

Empezamos a caminar por el túnel, yo seguí de cerca mi guía, a quién podía escuchar, pero no ver, porque desde que se cerró la puerta, la oscuridad fue total. No confiando en esta guía ciega, me acerqué a la pared para poder guiarme, cuando de pronto a todo mí alrededor, brilló una magnífica luz blanca. No venía de ningún punto, pero todo estaba luminoso, porque observé que nada tenía sombra, ni arriba, ni abajo, ni a los lados. Era la misma luz maravillosa, que había visto una vez antes en la caverna, que habíamos encontrado juntos.

Después de caminar unos cincuenta metros llegamos a una puerta hecha aparentemente de bronce, cubierta con artísticos camafeos con figuras de hombres y animales, puestos alrededor de un triángulo doble dentro de un círculo. Esta puerta es la entrada de una cámara grande, circular de no menos veinte metros de diámetros, con el cielo raso en forma de cúpula, con paredes de cuatro metros de altura, pero más de seis metros en el centro”.

Oliver también nos cuenta sobre paredes y techo engarzados, atravesados por minerales brillantes, añadiendo detalles en su relato, sobre entradas ahuecadas en plena roca viva, como si alguien hubiera derretido aquel mineral. Algunos estudiosos escribieron que Oliver en realidad, fue llevado astralmente hacia este complejo. Personalmente disiento de esa opinión, y tengo buenas razones para pensar Oliver, de quién se conoce muy poco acerca de sus actividades en vida, realmente visitó el lugar, y lo hizo en forma física. Además Oliver, como digo en el inicio de este artículo, estuvo involucrado en la minería. Y podría brindar más pistas, pero en el futuro prometo revelar más, sobre esta cuestión subterránea. Aunque Oliver nos describe aquel maravilloso complejo, se priva de mencionar si la Atlántida es la responsable de su construcción, o quizás Lemuria-Mu, que aparece brevemente mencionada en su texto. Quiénes más tarde se erigirían como continuadores de su legado, optaron por la segunda opción, Lemuria-Mu. Pero el legado de Oliver encontraría continuadores, desatando futuras controversias. Veamos.

Edgar Cayce versus Frederick S. Oliver. Un caso de influencia sospechosa

Edgard Cayce, el Profeta Durmiente, quién como Oliver, canalizara escenas atlantes
Edgard Cayce, el Profeta Durmiente, quién como Oliver, canalizara escenas atlantes. Cortesía: ufo-spain

Como sabemos Cayce destacó, como un extraordinario vidente que basó muchas de sus visiones en sus recuerdos sobre la Atlántida, denominadas como lecturas del archivo akashico. Muchas de ese legado, parece coincidir con lo establecido por Oliver en su trabajo, alimentando la sospecha sobre sobre cierta apropiación de esas ideas por parte de Cayce, quién en vida rechazó cualquier vinculación.

En 1932, Cayce se expresó sobre la controvertida cuestión

Como conocemos, se ha dado mucho respeto a un continente perdido por canales como el escritor de Dos Planetas, o Atlantis, o Poseida y Lemuria, que se ha publicado a través de la literatura teosófica. En cuánto si esta información es verdadera o no, depende de la credibilidad que los individuos otorgan a esta clase de información”.

Sin embargo Cayce presenta la visión de una extraña energía producida por los avanzados atlantes de cristales, usando la atmósfera como conexión, y que parecía alimentar el funcionamiento de ciertos aparatos, coincidiendo notablemente con lo expresado por Phylos al hablar del lado nocturno de la vida.

Cayce dijo los Atlantes usaban cristales, como medio de energía. Aquí fotograma de la conocida Vara Atlante
Cayce dijo los Atlantes usaban cristales, como medio de energía. Aquí fotograma de la conocida Vara Atlante. Cortesía: deskgram.net

Tenía la forma de una figura de seis lados, en la que aparecía la luz como medio de comunicación entre lo infinito y lo finito, o como medio por el cual se producían las comunicaciones con esas fuerzas de las que emanaban las energías, como centro del que salían las actividades radiales que guiaban las diversas formas de transiciones o de viajes durante aquellos periodos de actividad de los atlantes. Estaba dispuesta como un cristal, aunque de una manera muy distinta a la habitual entre nosotros. No confundáis las dos, por lo tanto, pues están a muchas generaciones de distancia. Era en aquellos periodos en que se dirigían los aeroplanos, o los medios de transporte: aunque ellos, en aquellos tiempos, podían viajar por el aire, o por el agua, o bajo el agua, indiferentemente. Pero la fuerza con la que se gobernaban estaba en esta central de energía, o piedra Tuaoi que era como el rayo sobre la que actuaba. En un principio, era la fuente de la que procedía el contacto espiritual y mental”. Edgar Cayce, Julio de 1940.

El profeta durmiente, no fue el único seducido ante el hechizo de Phylos el Tibetano y su legado, un tal Guy Warren Ballard líder del movimiento metafísico I’AM, llegó hasta los límites del plagio.

Misterios Desvelados y el culto I’AM, un plagio declarado

El Maestro Godfré Ray King, o Guy Warren Ballard (1878-1939), alcanzó notoriedad dentro de Estados Unidos, con su culto I’AM, que en la década de 1930, lo convirtió en una celebridad, al declarar el legendario conde Saint Germain se le apareció en Shasta.

Libro «Misterios Develados» de Godfré Ray King
Libro «Misterios Develados» de Godfré Ray King

Sobre sus experiencias escribió un libro, Misterios Desvelados, que esta autora después de examinarlo, considera no es otra cosa que un plagio 2 de lo narrado por Oliver.

El Regreso de Phylos el Tibetano

Libro «An Earth Dweller Return» (segunda parte de Phylos el Tibetano)
Libro «An Earth Dweller Return» (segunda parte de Phylos el Tibetano)

En 1940, casi treinta y cinco años después de darse a luz el primer trabajo de Frederick S. Oliver, se publica An Earth Dweller Return (El Regreso de un Morador de la Tierra), que no tiene edición en español. Este trabajo se presenta como continuación, o segunda parte de Phylos el Tibetano. Un Habitante de Dos Planetas o la División del Camino, aunque no ya con la pluma de Oliver, pero sin desconocer a Phylos como canalización principal.

Y aquí surgen algunas curiosidades. En esta nueva obra se vuelve a explorar la vida atlante, aunque desde una visión aún más pesimista. Quién se presenta como canal de Phylos en reemplazo de Oliver, es Lilian V. Bense, una espiritualista de línea rosacruz conocida en esos círculos esotéricos bajo el apelativo de Beth Nimrai 3, que declaró haber obtenido este nuevo material, a través de su amistad con el mismísimo Oliver. Este trabajo contaría con el beneplácito de John Howard Zitko, líder del movimiento Lemurian Fellowship, junto a Robert Stelle. Valga decir Zitko diría más tarde poder canalizar a Phylos el Tibetano.

El Colegio de Buscadores Radiantes – Canalizando a Phylos

«The tramp at my door and Our experiences on Mt. Shasta»
«The tramp at my door and Our experiences on Mt. Shasta» de Nora Van Valer

En 1930 Nora Van Valer se encontraba visitando Shasta cuando fue abordada por un hombre de túnica larga, que le dijo ella tenía una misión que cumplir. Durante una década Nora taquigrafió las enseñanzas de su misterioso educador.

Pasado un tiempo, fue conducida a una caverna donde en un templo que definió como de los antiguos atlantes, se encontró con Phylos el Tibetano. Según narrara después, Phylos le transmitió las verdaderas enseñanzas bíblicas. Su historia inspiraría la fundación en 1963 del Colegio de Buscadores Radiantes, dirigido por Kenneth Wheeler, disuelto en los ochenta.

Madre Mary Mae Maier – La Gurú de Shasta

Madre Mary Mae Maier, quién aseveró estuvo contacto, con la orden de Phylos el Tibetano
Madre Mary Mae Maier, quién aseveró estuvo contacto, con la orden de Phylos el Tibetano. Cortesía: dervish-healing-order.org

Esta ex trabajadora de la industria cinematográfica, originaria de Filadelfia nacida en 1894, se topó con el libro de Oliver en 1923, lectura que la llevaría a iniciarse en los misterios de Shasta. Sus memorias se revelarían en un libro hoy de culto, Atlantis Speaks Again, donde narra su vinculación con algunos de los grupos místicos vinculados a Phylos, llamados el grupo interno, y conocidos también, como la Hermandad de Shasta.

Durante décadas continuó impartiendo sus enseñanzas desde el mítico The Inn, uno de los lugares más reverenciados de Shasta, desde donde difundió un sistema oculto de numerología astrológica mágica, que se decía provenía de Los Hermanos Atlantes de la Soledad.

En 1962 Madre Mary Mae Maier convocó a una a una reunión de buscadores, que tuvo una asistencia de miles de personas acudiendo al llamado de la montaña. Algunos testigos aseguran durante aquella celebración extraordinaria, los adeptos de los retiros internos de la montaña, vestidos con ropas espirituales, emergieron de sus retiros subterráneos, mezclándose con los grupos participantes ¿Se trataría de la misteriosa Hermandad Lotiniana declarada por Oliver en el siglo XIX? Algunos creen que sí. Hasta aquí.

Película de 2007, donde se abordan los misterios de Lemuria, Tomando para base en la construcción de su guión, al libro de Oliver
Película de 2007, donde se abordan los misterios de Lemuria, Tomando para base en la construcción de su guión, al libro de Oliver. Cortesía: imdb.com

Nuevamente una pequeña semblanza de un tema que aún amerita más estudios, entregando tan solo una pequeña revelación, que esperamos continuar en futuros capítulos. Sin dudas el legado de Frederick Spencer Oliver sigue fascinando a las nuevas generaciones, no solo por su profundo mensaje, sino también por la enorme influencia que aún hoy día sobrevive como un testimonio, que aunque revelado, se destaca como un mensaje especial, y de significancia capital en la construcción de la mitología de Shasta. Por supuesto tenemos mucho trabajo por delante, pero espero que este artículo aporte a los buscadores nuevos datos, que por primera vez se publican en español. Continuará.

Curiosidades:

En 2012 el grupo sueco finalandés pepe Deluxe, orientado a la música electrónica, lanzó el álbum de ópera rock The Queen of Wave, donde se rinde un homenaje a Phylos el Tibetano y su historia.

Secretos no revelados del Monte Shasta - La Historia de Phylos el Tibetano

1 Curiosamente entre 1880 y 1890, tuvo lugar la famosa oleada mundial de las llamadas aeronaves fantasmas.

2 En 1941 se entabló una demanda por parte de familiares de Oliver, en contra de la Fundación Saint Germain, presidida por el culto I’AM, en reclamo de derechos de autor.

3 Lilian Bense, fue la fundadora de La Orden de Filosofía Directa, basada en los manuscritos inéditos de Frederick Spencer Oliver.

Bibliografía:

Libros:

  • Phylos El Tibetano. Un Habitante de Dos Planetas. Buenos Aires: Humanitas, 2012.
    An Earth Dweller’s Return by Phylos the Thibetan. Estados Unidos: sperman, 1970 (Enlace)

Sitios:

  • Eagle, J.
    Phylos Speaks – On The Demise Of The Last Island Of Atlantis (Enlace)
  • Gin, J.
    Study Group Topic: Mother Mary Mae Maier (Enlace)
  • Goldstern, D.
    La Tecnología Perdida de la Atlántida (Enlace)
  • LEGENDS OF MOUNT SHASTA TSEM RIMPONCHÉ (Enlace)
  • Medway, M.
    Beyond the Reality Barrier (Enlace)
  • Oliver v. Saint Germain Foundation, 41 F. Supp. 296 (S.D. Cal. 1941) District Court, S.D. California (Enlace)
  • QUEEN OF THE WAVE and esoteric pop opera in thrre parts (Enlace)
  • Swancer, B.
    The Mystical Mysteries of Mt. Shasta (Enlace)
  • THE ULTIMATE FRONTIER
    Howard. J. Zitko (Enlace)
  • Thompson, E.
    1905 Book: Dweller on Two Planets. Mt Shasta: Its origin as a mecca for spiritual seekers (Enlace)
  • Thompson. E.
    Mt. Shasta: its origin as mecca for spiritual seekers (Enlace)
  • Tuggle, J.
    The Mt. Shasta Lemurians: Origin of a Legend (Enlace)
  • Whittier, J.
    Good Is Never Lost (Enlace)

Una publicación de CodigoOculto.com – Todos los derechos reservados. Prohibida su copia sin autorización.


Like it? Share with your friends!

1.1k shares
Débora Goldstern
Bibliotecaria de Profesión, natural de Buenos Aires, Argentina. Presta servicios en la Universidad Abierta Interamericana desde hace 16 años. Además es escritora e investigadora, dedicándose al estudio de las civilizaciones andinas desaparecidas por más de 20 años. Ha participado como consultora de la revista Ufo Brasil, ha sido expositora en diversos congresos y es regularmente convocada por programas de radio, tv, documentales, films y canales de Internet. Ha publicado dos libros: «Secretos subterráneos de los mundos olvidados - Cueva de los Tayos» y «Tierra Hueca». Débora es colabora permanente en CodigoOculto.com desde Diciembre de 2018.

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *