Svalbard en Noruega no solo ha sido conocido por tener en su territorio la llamada «Bóveda del Fin del Mundo», también acoge mucha vida silvestre, pero que lamentablemente ahora están atravesando una dura y difícil etapa ante la falta de alimento.

Para los herbívoros más septentrionales de la Tierra, nunca ha sido fácil buscar comida. Ligados a las tundras heladas de un archipiélago ártico, los renos salvajes de Svalbard de Noruega están acostumbrados a la escasa vegetación.

Pero con lo que están tratando ahora es mucho más complicado que eso. Con el calentamiento global causando más lluvia y menos nieve, sus pastos de invierno habituales se han quedado atrapados bajo el hielo. Y para evitar el hambre, muchas de estas criaturas han recurrido a las algas marinas.

En un invierno particularmente malo, los investigadores locales contaron no menos de un tercio de los 20.000 renos del archipiélago que se alimentan en la costa.

Los renos de Svalbard están perfectamente adaptados al clima áspero del lugar. Una nueva investigación muestra que también parecen ser capaces de hacer frente al cambio climático extremo, en parte porque los animales más vulnerables, como este ternero, morirán durante los eventos extremos, dejando solo a los animales más fuertes para sobrevivir
Los renos de Svalbard están perfectamente adaptados al clima áspero del lugar. Una nueva investigación muestra que también parecen ser capaces de hacer frente al cambio climático extremo, en parte porque los animales más vulnerables, como este ternero, morirán durante los eventos extremos, dejando solo a los animales más fuertes para sobrevivir. Crédito: Erik Ropstad

Comiendo algas para sobrevivir

Brage Bremset Hansen, un biólogo de la Norwegian University of Science and Technology que ha estado estudiando esta subespecie durante décadas, dijo en un comunicado:

Parece que no pueden sostenerse con algas. Se mueven de un lado a otro entre la orilla y los pocos parches de vegetación sin hielo todos los días, por lo que es obvio que tienen que combinarlo con la comida normal, todo lo que puedan encontrar”.

Rodeados de una isla, sin un corredor de hielo para escapar (que también se ha derretido), Hansen y sus colegas han visto cómo los renos de Svalbard están desesperándose cada vez más.

En lugar de intentar atravesar una impenetrable pared de hielo o excavar en una pila de nieve excepcionalmente profunda, muchos renos están adaptándose a comer algas.

Sin embargo, esto tiene graves consecuencias en ellos. Este es un suplemento menos que ideal, y un último recurso absoluto. Mientras que el bocadillo salado proporciona algunas calorías adicionales, los investigadores dicen que a menudo causa diarrea al reno.

Un reno sobre el hielo. La investigación reciente muestra que los eventos de lluvia sobre la nieve que caracterizan cada vez más los inviernos en Svalbard no harán que los renos se extingan
Un reno sobre el hielo. La investigación reciente muestra que los eventos de lluvia sobre la nieve que caracterizan cada vez más los inviernos en Svalbard no harán que los renos se extingan. Crédito: Brage B. Hansen

El Ártico se calienta cada vez más

La región ártica se está calentando actualmente tres veces más rápido que el resto del mundo, y a medida que los cielos del norte descargan lluvia en lugar de nieve, la tundra helada se vuelve difícil, si no imposible, para que el reno pueda penetrar.

La buena noticia es que estos renos se están adaptando. La mala noticia es que el planeta se está moviendo más rápido.

Hace un par de años, un estudio descubrió que el peso promedio de los renos adultos en Svalbard había caído de 55 kg a 48 kg en la década de 1990, principalmente como consecuencia del calentamiento global y la sobrecarga de los paisajes árticos. Eso es aproximadamente 20 kg menos de lo que deberían ser idealmente.

Si los renos ya tenían poco de que alimentarse, ahora tienen mucho mucho menos.

El estudio científico ha sido publicado en la revista Ecosphere.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí