Científicos desarrollan un «minicerebro en movimiento» que puede contraer músculo


208 shares
Científicos desarrollan un «minicerebro en movimiento» que puede contraer músculo
Una imagen de los organoides cerebrales cultivados a partir de células madre por los investigadores de Cambridge. Crédito: MRC Laboratory of Molecular Biology

Los investigadores de Cambridge hicieron crecer «organoides» que se conectaron espontáneamente a la médula espinal.

Los científicos han desarrollado un cerebro en miniatura en un plato con una médula espinal y músculos unidos, un avance que promete acelerar el estudio de afecciones como la enfermedad de las neuronas motoras; según informa Futurism.

Se observó que la burbuja gris del tamaño de una lenteja compuesta de células del cerebro humano enviaba espontáneamente conexiones tipo zarcillo para enlazar con la médula espinal y el tejido muscular, que se tomó de un ratón. Luego se vio que los músculos se contraían visiblemente bajo el control del llamado organoide cerebral.

La investigación es la más reciente de una serie de aproximaciones cada vez más sofisticadas del cerebro humano que crece en el laboratorio, esta vez con algo que se acerca a un sistema nervioso central conectado.

Madeline Lancaster, quien dirigió el trabajo en el Medical Research Council’s Laboratory of Molecular Biology en Cambridge, dijo:

Nos gusta pensar en ellos como minicerebros en movimiento”.

Minicerebros en base a células humanas

Los científicos utilizaron un nuevo método para hacer crecer el cerebro en miniatura a partir de células madre humanas, lo que permitió que el organoide alcanzara una etapa de desarrollo más sofisticada que los experimentos anteriores. El último desarrollo muestra similitudes, en términos de la variedad de neuronas y su organización, con el cerebro fetal humano a las 12-16 semanas de embarazo.

Sin embargo, los científicos dijeron que la estructura todavía era demasiado pequeña y primitiva para que los pensamientos, los sentimientos o la que conciencia se acercaran.

Aunque el audio del siguiente vídeo se encuentra en inglés, usted puede activar los subtítulos en español. En caso desconozca cómo hacerlo, puede consultar esta GUÍA.

Lancaster dijo:

Todavía es una buena idea tener esa discusión cada vez que vamos un paso más allá. Pero estamos de acuerdo en general en que todavía estamos muy lejos de eso”.

Un par de millones de neuronas

Mientras que un cerebro humano completamente desarrollado tiene entre 80 y 90 mil millones de neuronas, el organoide tiene un par de millones, ubicándolo en algún lugar entre una cucaracha y un pez cebra en términos de volumen de materia gris.

Anteriormente, la sofisticación de los organoides que los científicos habían podido lograr se había visto limitada por la falta de un suministro de nutrientes al centro de la burbuja. Una vez que alcanzara un cierto tamaño, las neuronas en el centro se cortarían de su suministro de nutrientes y comenzarían a morir, y la estructura dejaría de desarrollarse.

En la investigación más reciente, los científicos cultivaron el organoide y luego usaron una pequeña cuchilla vibradora para cortarlo en rodajas de medio milímetro que se colocaron en una membrana, flotando en un líquido rico en nutrientes. Esto significaba que toda la porción tenía acceso a energía y oxígeno y continuó desarrollando y formando nuevas conexiones cuando se mantuvo en cultivo durante un año.

Incluye una médula espinal

Junto con el organoide, los científicos agregaron una médula espinal de 1 mm de largo, tomada de un embrión de ratón, y el músculo de la espalda que lo rodea. Las células cerebrales comenzaron automáticamente a enviar conexiones neuronales, se conectaron con la médula espinal y comenzaron a enviar impulsos eléctricos, lo que causó que los músculos se contrajeran.

Se planea aplicar este desarrollo para estudiar cómo se desarrolla el cerebro humano y el sistema nervioso y por qué las cosas van mal en enfermedades como la neurona motora, la epilepsia y la esquizofrenia.

Lancaster dijo:

Obviamente no solo estamos tratando de crear algo para divertirnos. Queremos usar esto para modelar enfermedades y entender cómo se configuran estas redes en primer lugar”.

Los hallazgos de la investigación han sido publicados en la revista Nature Neuroscience.


Like it? Share with your friends!

208 shares
Redacción CODIGO OCULTO
La verdad es más fascinante que la ficción.

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *