La roca más antigua conocida de la Tierra puede haberse encontrado, en el último lugar donde cualquiera hubiera pensado buscarla: en muestras de roca de la Luna, traídas de regreso a la Tierra por los astronautas del Apolo 14 en 1971.

De acuerdo a un equipo internacional de científicos, hay pruebas de que la roca era de origen terrestre: es una pieza de 2 gramos de cuarzo, feldespato y circonita incrustada en una gran porción de roca llamada Big Bertha, minerales que son raros en la Luna, pero muy comunes aquí en la Tierra.

Y el análisis químico ha revelado que se formó en un sistema oxidado como el de la Tierra, en temperaturas similares a la Tierra, en lugar de condiciones de temperatura similares a las de la Luna. Si se hubiera formado en la Luna, eso requeriría condiciones nunca antes inferidas a partir de muestras lunares.

¿Cómo diablos llegó esa roca allí?

Según los científicos, fue lanzada fuera de la Tierra hace unos 4 mil millones de años cuando un asteroide o cometa se estrelló contra nuestro joven planeta de aproximadamente 540 millones de años, enviando fragmentos de roca al espacio.

Debido a que la Luna estaba mucho más cerca de la Tierra en ese punto, aproximadamente tres veces más cerca de lo que está ahora, estaba en una mejor posición para que las piezas de estos escombros terminaran allí.

La Luna estaba mucho más cerca de la Tierra que en la actualidad cuando se produjo el fragmento de roca y se expulsó de la Tierra a la Luna en un evento de gran impacto
La Luna estaba mucho más cerca de la Tierra que en la actualidad cuando se produjo el fragmento de roca y se expulsó de la Tierra a la Luna en un evento de gran impacto. Crédito: LPI / David A. Kring.

David Kring, científico del Lunar and Planetary Institute, dijo en un comunicado:

Es un hallazgo extraordinario que ayuda a pintar una mejor imagen de la Tierra primitiva y el bombardeo que modificó nuestro planeta durante los albores de la vida”.

El equipo pudo realizar análisis más detallados sobre la roca. La inclusión de zircon fue particularmente útil, ya que zircon contiene uranio, cuya vida media conocida permite una datación precisa.

La formación de la roca, por lo tanto, se remonta a aproximadamente de 4 a 4.1 mil millones de años. Se formó bajo la superficie del planeta a una profundidad de unos 20 kilómetros, donde permaneció hasta que un impacto violento la arrojó al espacio.

Fragmento de roca
Fragmento de roca.

Desde allí, se dirigió a la Luna, donde más eventos de impacto probablemente la fundieron parcialmente y la enterraron hace unos 3.900 millones de años.

Luego regresó a la superficie hace unos 26 millones de años, durante el evento de impacto que produjo el Cone Crater, donde permaneció hasta que Big Bertha fue recolectada por los astronautas del Apollo 14 hace unas décadas.

Es posible que el fragmento se formara en la Luna, pero las condiciones para eso serían diferentes a las que hemos visto en el satélite. Habría tenido que haberse formado de 30 a 70 kilómetros bajo la superficie, en un «ambiente magmático inusualmente oxidante» con niveles de oxígeno mucho más altos que los del manto lunar hace 4 mil millones de años.

Una representación artística de la Tierra Hadeana cuando se formó el fragmento de roca. Los cráteres de impacto, algunos inundados por mares poco profundos, cubren grandes franjas de la superficie de la Tierra. La excavación de esos cráteres expulsó escombros rocosos, algunos de los cuales golpearon la Luna
Una representación artística de la Tierra Hadeana cuando se formó el fragmento de roca. Los cráteres de impacto, algunos inundados por mares poco profundos, cubren grandes franjas de la superficie de la Tierra. La excavación de esos cráteres expulsó escombros rocosos, algunos de los cuales golpearon la Luna. Crédito: Simone Marchi.

Por el contrario, las condiciones terrestres parecen ser mucho más probables, incluso si parece una coincidencia espectacular que este pequeño fragmento fue devuelto más tarde a la Tierra.

Pero puede que no sea tan difícil de verificar. Si se pudiera encontrar un fragmento, debería haber otros, y los estudios de otras muestras lunares podrían ubicarlos. Además, con el plan de la NASA para devolver a los humanos a la Luna, podría haber oportunidades futuras para recolectar aún más muestras.

El estudio científico ha sido publicado en Earth and Planetary Science Letters.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here