No solamente el ser humano, sino todos los seres vivos tienen una conexión con el campo magnético terrestre. Un grupo de científicos ha investigado esta sincronía.

Grupo de científicos y estudiosos de la biología y fisiología ha investigado sobre los campos electromagnéticos generados en el cuerpo humano, creados por órganos principales como el corazón y el cerebro. Estos campos bioelectromagnéticos formarían un bucle de retroalimentación, una conexión con los sistemas eléctricos y magnéticos de la Tierra.

El grupo de investigadores forma parte del Instituto HeartMath, una organización internacional de investigación en campos como la neurología, cardiología, fisiología y psicología. Han publicado muchos estudios en revistas científicas prominentes.

El Instituto HeartMath ha expuesto que el corazón sería uno de los órganos más importantes por su emisión de un campo electromagnético. Este campo también se sincronizaría con el cerebro y todo el cuerpo, formando un gran campo electromagnético corporal. Dr. Deborah Rozman, del Instituto HeartMath, también considera que este campo influiría y afectaría a las personas cercanas:

La energía de cada individuo afecta el ambiente del campo [electromagnético] colectivo. Esto significa que las emociones e intenciones de cada persona genera una energía que afecta el campo.

Ilustración del campo magnético de la Tierra
Ilustración del campo magnético de la Tierra. Crédito: Peter Reid / typealt / YouTube.

Sincronía entre ondas cerebrales y el campo magnético de la Tierra

Ya está bien establecido que varios ritmos fisiológicos como las ondas cerebrales estarían sincronizados con el campo magnético terrestre. Este estudio es un ejemplo de ello, donde se descubrió que «las oscilaciones del Índice geomagnético K y las ondas alfa tienen períodos idénticos».

El índice geomagnético K calcula la cantidad de alteraciones en el campo terrestre y las ondas alfa son oscilaciones electromagnéticas de la zona del tálamo en el cerebro.

Las ondas del cerebro humano tienen un rango de frecuencias de entre 0 y 30 hertz, este rango ¡es igual al del campo geomagnético! La frecuencia de mayor amplitud es la de 10 hertz, igual que la de la onda alfa cerebral. Esta sería una de las mayores evidencias de una conexión del ser humano con la Tierra.

Imagen para fines ilustrativos
Imagen para fines ilustrativos. Crédito: geralt / Pixabay.

Es por esta sincronía que se ha argumentado que los cambios y perturbaciones en el campo magnético de la Tierra puedan generar efectos sensibles y hasta adversos en la salud humana (cerebro, sistema nervioso y sistema cardiovascular).

En este estudio se descubrió una mayor incidencia de casos de depresión durante tormentas solares o geomagnéticas. También se han relacionado a trastornos como el insomnio, el estrés y la ansiedad. Las erupciones solares son la principal causa de afectaciones del campo magnético terrestre.

Los investigadores de HeartMath opinan que debido a toda esta superposición de frecuencias electromagnéticas entre ondas cerebrales, ritmos cardíacos y la resonancia del campo magnético de la Tierra, no solamente seríamos receptores, sino emisores, y que podríamos afectar en algo de una forma energética (principalmente por las emociones, ya sean positivas y negativas).

Referencias: HeartMath / Collective-Evolution.

Una publicación de CodigoOculto.com – Todos los derechos reservados. Prohibida su copia sin autorización.

3 COMENTARIOS

  1. Me parece absurdo q millones d toneladas de metales fundidos a miles de grados centígrados y millones de atmósferas de presión conduciendo miles de millones de amperios revolviendose a kilómetros bajo el manto terrestre se vean influidos por minúsculos impulsos de energía como tú indicas en tu su puesto examen pseudo científico.

  2. La idea expuesta por el instituto HeartMath habla de una «información biológica» que es emitida por las ondas electromagnéticas del cuerpo humano.

    La afectación en el campo geomagnético tendría que ver con un desequilibrio en cuanto a las frecuencias de las ondas, una falta de armonía provocada por emociones negativas de cada persona.

    Aunque hay que tener en cuenta que HeartMath todavía están investigando este nivel de afectación.

    Aquí hay más información: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3833489/1q

  3. Si podemos afirmar que el campo magnético terrestre ,expresado en las lineas de Hartmann y Curly , incide directamente sobre el humano cuando este se sitúa prolongadamente en el cruce de lineas, en donde se genera un vórtice geomagnético . Estos vórtices son negativos para la salud , física y psiquica . Esto ya se ha comprobado cientificamente , pero que el cerebro incida en el campo magnético me parece que es atribuirle una potencialidad radiónica desmedida . Pensemos mejor en que nuestros pensamientos negativos ,lamentablemente ,SI contribuyen a desmejorar el Inconciente Colectivo de la raza humana, como podría mejorar pensando positivamente. Aunque sea un grano de arena , pero muchos hacen un desierto. Interesante nota, Erick

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí