¿Qué mató al Megalodón? Es muy probable que el cambio climático


312 shares
¿Qué mató al Megalodón? Es muy probable que el cambio climático
Representación de un megalodón. Crédito: David Faugier

Un equipo de investigadores han presentado recientemente sus hallazgos en la reunión anual de la American Geophysical Union (AGU) referidos al posible descubrimiento del responsable de matar a una de las criaturas más grandes y poderosas que han poblado nuestro planeta: el megalodón.

De acuerdo a los científicos, este gigantesco primo del tiburón actual desapareció hace 2.6 millones de años, y la fatídica causa fue el aumento de la temperatura del océano.

Los megalodontes son los tiburones más grandes que han existido en el planeta. Estas máquinas carnívoras podían alcanzar longitudes de 18 metros, lo que, para ponerlo en perspectiva, es del tamaño de dos autobuses.

Sus aterradores dientes  poseían el mismo tamaño que una mano humana. Sin embargo, a pesar de su tamaño monstruoso y dientes de pesadilla, la especie no era rival para el calentamiento global que se produjo hacia el final de la Era del Plioceno.

Otodus megalodon

Anteriormente se pensaba que Megalodon era parte de la familia Lamnidae y que se conocía como Carcharocles megalodon, lo que la relacionaba estrechamente con grandes blancos, pero ahora los científicos están de acuerdo en que pertenecía a la extinta familia Otodontidae y ahora se conoce como Otodus megalodon.

Para realizar el estudio, los científicos compararon la temperatura interna del cuerpo de los megalodones con los ancestros de los tiburones que viven en la actualidad, incluidos los makos y el gran blanco.

Utilizaron técnicas geoquímicas para analizar los isótopos de carbono y oxígeno en sus dientes. Debido a que los enlaces que forman los isótopos dependen de la temperatura de la muestra a medida que los dientes crecen, pueden usar dientes fosilizados para estimar su temperatura corporal promedio.

Diente de megalodón
Diente de megalodón. Crédito: Tomleetaiwan / Wikimedia Commons

Los investigadores hallaron que la temperatura corporal promedio de un megalodón podría haber sido tan alta como de 35 a 40 °C (95 a 104 °F), mucho más alta que la de los makos y los grandes ancestros blancos, que encontraron que tenían un promedio de 20 a 30 °C. (68 a 86 °F).

Alta temperatura y metabolismo muy alto

Entonces, ¿qué significa esto en términos prácticos? Significa que habrían tenido un metabolismo extremadamente alto que habría que alimentar constantemente. Esto los habría hecho especialmente vulnerables a las crecientes temperaturas del mar y la posterior migración de presas a aguas más frías. Una combinación letal de escasez de alimentos y la competencia de especies más jóvenes como la orca podría haber sido su perdición.

Los paleontólogos estiman que aproximadamente un tercio de todas las especies de mamíferos marinos grandes (incluido el 43 por ciento de las tortugas y el 35 por ciento de las aves marinas) perecieron aproximadamente en el momento en que el megalodon se enfrentó a la extinción. Al mismo tiempo, las ballenas que se alimentan por filtración (o barbas) evolucionaron para llenar los vacíos.

Tamaño de la mandíbula de un megalodón comparada con un humano
Tamaño de la mandíbula de un megalodón comparada con un humano. Crédito: Makuahine Pa’i Ki’i / Flickr

Aunque en muchas partes de Internet se ha mencionado que el megalodón aún vive en nuestros océanos (quizá impulsados por el reciente film), realmente hay muy poca evidencia para sugerir que este monstruo gigante todavía está al acecho en los océanos. No solo no hay fósiles menores de 2 millones de años, no hay evidencia visible (como marcas de dientes gigantes en animales más pequeños) para respaldar esta «teoría».

Los hallazgos del estudio han sido presentados en la reunión anual de la American Geophysical Union.


Like it? Share with your friends!

312 shares
CodigoOculto.com
La historia y sus misterios, civilizaciones antiguas, Ovnis, Vida extraterrestre, Complots. Información alternativa para liberar mentes.

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *